La semana pasada acudimos, invitados por Sony, al nuevo establecimiento que la marca ha abierto en el centro de Madrid (calle Sánchez Bustillo 7, junto al Museo Reina Sofía, y a menos de cinco minutos de la estación de Atocha) para poder probar la experiencia de la realidad virtual de PlayStation. Se inaugarará el próximo 23 de septiembre, y la entrada será gratuita y como única condición habrá que tener una edad de 12 años o más, además de realizar una reserva previa en la siguiente página web (http://trypsvr.com/es_ES) para concertar la hora. Decir, antes de nada, que todas las pruebas se realizaron con un modelo de PlayStation 4 normal, por lo que en el modelo Pro la experiencia puede ser mejor.

2La duración de la sesión estandar será de una media hora, y se podrán probar diferentes demos de los juegos disponibles para la nueva tecnología. En nuestro caso, pudimos probar las demos de las versiones para realidad virtual de DriveClub o Until Dawn, DriveClub VR y Until Dawn: Rush of Blood, aunque la lista se ampliará en un futuro según haya más lanzamientos para PlayStation VR.

La primera demo que probamos fue la de Until Dawn, y la experiencia fue bastante satisfactoria. Una vez ajustadas las gafas y calibrado el control por movimiento, proceso bastante rápido y preciso, empezamos la demo, con la ambientación en una casa del terror unido al factor montaña rusa tan explotado en este tipo de experiencias. La demo, de unos 5 minutos de duración, pasaba por partes plenamente visuales como por otras jugables, en las que tenemos que disparar a zombies haciendo uso de los controladores PS Move. Gráficamente estaba bien, y pese a que ciertos elementos si se notaban pixelados, la iluminación y las partículas cumplían su función con creces.

3Si bien la sangre no estaba tan bien hecha, y en algunos momentos el control por movimiento no termina de funcionar del todo bien, recolocando los brazos en ocasiones algo desplazados respecto a nuestra posición, y nos sacaba algo de la experiencia. Por lo demás, buena demostración de lo que se puede hacer gracias a esta tecnología.

Después, probamos la versión de DriveClub con una carrera. Jugamos con volante y pedales, para una experiencia todo lo realista posible. Disputamos dos carreras, y ciertamente la vista que mejor casaba con el juego era la de “a pie de pista”, ya que aprovechaba mucho más el control de la cámara con la cabeza y la sensación de velocidad era mucho más apreciable. Aun así, en este título si se notaba más la baja resolución, con ciertos elementos muy pixelados, pero en general cumpliendo con lo esperado de las PlayStation VR.

1

En general, como prueba de las PlayStation VR, el resultado es satisfactorio, y de cara al público puede ser una buena experiencia o llevar incluso a obtener ventas durante el tiempo que el lugar esté operativo.