Compartir

Air Conflicts nos lleva a la Segunda Guerra Mundial con una propuesta muy divertida, pero igualmente irregular y, en ocasiones, deficiente

Desde luego, no han sido pocas las compañías que, año tras año, se han ido sumando al carro de las remasterizaciones, pues esta generación ha sido especialmente prolífica en cuanto a este tipo “reediciones en HD” (aunque en la mayoría de los casos, el salto sea un mero reescalado de 720p a 1080p).

Ahora, a archiconocidas revisiones como las de la trilogía Bioshock o la de la saga Assassin»s Creed se suma la Ultimate Edition de Air Conflicts: Secret Wars, una divertida e interesante apuesta por la aviación arcade lanzada originalmente en PC que, llevándonos de la mano hasta la Segunda Guerra Mundial, supondrá todo un respiro de aire fresco a los fans de este género tan abandonado por parte de las grandes desarrolladoras.

Mercenarios de altos vuelos


Comenzando por el enfoque narrativo de la entrega, podemos decir, sin entrar en demasiados detalles argumentales, que el modo Campaña del juego nos mete en la piel de Dorothy Derbec, una joven que, conocida como Deedee, es hija de un reconocido piloto que participó en la Primera Guerra Mundial, y que en el momento en el que da comienzo la entrega se dedica al contrabando de licor en el norte de África. Sin embargo, ya han pasado unos cuantos años desde el anterior conflicto, y la Segunda Guerra Mundial está a punto de estallar. Es aquí donde, una vez la batalla de comienzo, deberemos de formar filas con las escasas tropas británicas restantes a cambio de un buen sustento económico, haciendo una vez más el rol de mercenario.

4Toda esta trama, que con el paso de las horas se hace algo más compleja hasta desembocar en un satisfactorio final, se nos cuenta siempre a través de diferentes secuencias semi-estáticas de animación 2D, en las que veremos determinadas escenas concretas mientras nuestra protagonista nos narra los hechos que están teniendo lugar en pantalla. Esta forma de contar la historia, teniendo en cuenta la estructura basada en misiones independientes de la que hace gala la aventura, no nos parece mala en absoluto, aunque creemos que el resultado podría haber sido algo más notable de haber contado con unos mejores actores de doblaje y con unas secuencias algo más trabajadas.

Cabe destacar, por último, que la Campaña principal se divide en un total de casi 50 misiones (49, para ser más exactos), las cuales se agrupan en episodios que nos llevarán a lo largo de siete ubicaciones diferentes. También habrá lugar, está claro, para los flashbacks de la Primera Guerra Mundial, en las que controlaremos al padre de Deedee. Eso sí, si bien la cantidad de misiones nos parece más que apropiada, debemos de admitir que no estamos igual de conformes con la variedad de las mismas, pues en todas ellas deberemos de bombardear un determinado objetivo, de transportar una carga sin ser derribado o de atravesar el mapeado sin ser detectado por los cazas enemigos. Si bien inicialmente todos estos contratos nos pueden parecer muy atractivos (e incluso resulta fácil disfrutarlos durante un buen par de horas), con el paso del tiempo el modo Historia, gracias también a sus múltiples clichés y a su pobre presentación, se nos hará bastante monótono.

3Un trabajo de remasterización discutible


En cuanto a términos jugables respecta, Secret Wars es tan divertido como lo recordábamos. Como ya hemos citado más arriba, se trata de un juego puramente arcade, por lo que los paneles de control y las demás opciones de simulación se echan a un lado para dar paso a los esquemas más simples y directos, buscando la diversión ante todo. Por todo ello, se merece una mención especial el mapeado de los botones, que nos ha parecido óptimo teniendo en cuenta la procedencia del juego.

Por otra parte, la variedad en el arsenal de cada avión brilla por su ausencia, pues solo dispondremos de ciertos misiles y de algunas bombas, estando estas últimas más enfocadas al acto de acabar con una determinada base, y siendo los misiles una mejor opción para el combate aéreo. También hay una escasez notable en la variedad de los propios cazas, que, de paso sea dicho, desbloquearemos acabando misiones concretas o cumpliendo determinados desafíos. Esto se debe a que no se han introducido nuevos aviones ni elementos destacados en esta «Ultimate Edition», reduciéndose el valor de la revisión a un mero port de PC a consola.

1Al margen de lo ya citado, hay un último punto que nos gustaría tratar, y que, ya os adelantamos, no es positivo, aunque tampoco es necesariamente negativo. Se trata del modo multijugador que se incluye en la entrega, y que, tal y como pasaba en la versión de compatibles, nos permite competir contra otros jugadores del mundo en diferentes ubicaciones, siendo una modalidad divertida y trabajada a partes iguales, pero que, sin embargo, no añade ningún valor al título, pues está muerto. Hemos tratado de jugar online unas seis o siete veces, y en ninguna de estas ocasiones nos hemos encontrado con algún jugador conectado.

Apartado Técnico


Empezando por lo más positivo, lo cierto es que la última entrega de Air Conflicts consigue mantener un nivel más que aceptable en lo artístico, pues hace gala de una representación de las ciudades bastante fiel al panorama real, y de unos escenarios considerablemente amplios y variados.

A pesar de esto, ninguno de estos elementos consigue compensar un apartado técnico nefasto, que se corona como uno de los más pobres de toda la generación. Basta con ver cualquier gameplay o algunas de las capturas que acompañan a este mismo artículo para darse cuenta de que esta propuesta la podría correr perfectamente cualquier teléfono móvil actual, y es que el conjunto gráfico, a pesar de contar con una resolución de 1080p y con unos 60fps estables en todo momento, es propio de PlayStation 2.

2La banda sonora, por su parte, no es nada del otro mundo, aunque cuenta con ciertos temas con personalidad y buen hacer, que se adecuan de buena forma a lo que sucede en pantalla. Algo similar ocurre con los efectos de sonido, cuya calidad, si bien no es del todo mala, no es para tirar cohetes.

Conclusión


Como port, Air Conflicts: Secret Wars lleva a nuestras consolas una de las propuestas de aviación arcade más divertidas que hemos recibido los usuarios de PC en estos últimos años. Sin embargo, como trabajo de remasterización, esta Ultimate Edition está muy por debajo de lo que cabría esperar de cualquier revisión, pues no se han incluido novedades de peso a nivel jugable ni se ha mejorado lo más mínimo un apartado técnico que ya de por sí estaba suficientemente desfasado cuando el juego original aterrizó en nuestros PC en 2011 de la mano de Games Farm. Una aventura peculiar que, aunque cuente con una buena tanda de fallos, sabrá entretener durante unas pocas horas a los fans del género Siempre y cuando no busquen jugar en línea, claro.

Lo mejor baner

  • Gran cantidad de misiones a nuestra disposición
  • Jugablemente es bastante divertido
  • Abastece a los fans de este tan poco concurrido género

lo peor banner lo mejor

  • Escasez de novedades para tratarse de una «Ultimate Edition»
  • Artísticamente es potable, pero a nivel técnico es nefasto
  • El multijugador, muerto, no añade ningún valor al conjunto

No review found! Insert a valid review ID.