Si una saga de videojuegos alcanza los veinte años no es por casualidad. Y menos si durante todo ese tiempo ha tenido una media de un lanzamiento por año. Entre esos pocos privilegiados encontramos la saga Atelier, que siempre ha hecho gala de un diseño artístico muy cuidado, una jugabilidad que mezcla conceptos de alquimia, rol y exploración; y unas historias muy bien elaboradas e hilvanadas, ya que muchas de las entregas comparten ambientación general. En este contexto se ha publicado a finales de marzo el videojuego Atelier Lydie & Suelle: The Alchemists and the Mysterious Paintings, que supone el cierre de la subsaga Mysterious.

El regreso de la saga Atelier


En este título nos tocará vivir las peripecias de las hermanas gemelas Lydie y Suelle, quienes trabajan en un taller familiar que ha vivido mejores momentos. Sin embargo, el descubrimiento de un misterioso cuadro desembocará en una serie de aventuras, ya que el cuadro es capaz de llevarlas a un mundo diferente, plagado de materiales excepcionales. A partir de este momento podrán convertir el negocio en uno más próspero y conocer a un montón de personajes que hacen que la aventura se haga más amena.

La trama nos ha convencido, pues tiene un ritmo ágil, nada frenético, pero donde las relaciones con otros personajes no resultan tan frías como en otras entregas. Y por supuesto, las protagonistas son tan diferentes entre sí en carácter que suponen un dúo muy interesante.

En materia jugable nos encontramos con las señas de identidad de la saga. Hay que reconocer que alguna de las ideas de Atelier Firis desaparecen, pero la base se mantiene en mayor medida. El combate por turnos propio de un RPG se resuelve de manera similar a lo que ya vimos con anterioridad. Hay que mencionar que ahora podremos escoger la posición dentro del campo de batalla, lo cual puede suponer una ventaja si escogemos unas habilidades en concreto. Además, tras descubrir un objeto en concreto podremos sintetizar durante los combates, algo que nos sacará de algunos atolladeros.

De la misma manera vemos que la sucesión de misiones es tan rápida y eficiente como ya vimos. Somos alquimistas… pero más que esto parecemos “recaderas” que van de un lado a otro en busca de materiales, objetos, enemigos, etc. Lo más habitual es conocer a un personaje, nos pide el favor, y nosotros corremos raudo a resolverlo. Cierto es que ahora el tiempo no apremia, por lo que podremos mejorar y desarrollar a nuestros personajes tanto como queramos.

Una de las novedades más interesantes es el mejorado sistema de síntesis, que nos permitirá mejorar nuestras habilidades gracias a la alquimia. Cada vez se ofrece un mayor abanico de posibilidades. Además, resulta divertido tener que buscar los diferentes ingredientes y combinarlos en su justa medida. Digo esto porque el sistema de cuadrículas para englobar todos los ingredientes resulta relativamente complejo.

Sobre la exploración decir que ofrece unos escenarios que embelesan y que muestran una gran variedad de localizaciones. El hecho de ambientarse en mundos diferentes gracias al cuadro mágico aporta mucho. Eso sí, aspectos clásicos de la saga como los pequeños tiempos de carga entre escenarios nos acaban sacando un poco de la ambientación general y de la exploración en general. Además, se pierde buena parte de la sensación de libertad que tenía Atelier Firis (que esto gustará a algunos y disgustará a otros). De hecho, la exploración es el factor que peor parado sale de todo el conjunto.

También es importante aclarar lo que es el diario de ambiciones, puesto que las protagonistas podrán escoger el rumbo de sus acciones. Podremos centrarnos más en las relaciones interpersonales, combates, hacer favores a otros personajes… o concentrarnos en que nuestro taller vaya lo mejor posible.

Apartado Técnico


En materia gráfica vemos que Gust sigue apostando por un diseño artístico de muchos quilates. En este caso destaca la variedad de localizaciones, con unas tonalidades muy logradas y unos mundos bastante diferenciados entre sí. Tampoco se quedan atrás en el diseño de personajes, donde el dúo protagonista destaca por encima del resto… aunque también regresan algunos personajes de otras entregas que no le andan a la zaga. En este caso prefiero no desvelar nada para que los verdaderos fans de la saga descubran por sí mismos quién aparece y quién no.

Dentro del apartado sonoro podemos escuchar una banda sonora muy atractiva, amena, melodiosa y que no nos ha cansado en ningún momento. A esto se suma un elenco de voces en versión original (japonés) y unos correctos efectos de sonido. Sobre la localización decir que se han incluido textos en inglés. Esto era lo esperado si tenemos en cuenta cómo nos llegaron anteriores entregas de la saga.

Conclusión


Los fans de la saga o quienes disfruten con JRPG no muy complejos ya saben lo que se pueden encontrar en un Atelier, y en este sentido vemos que Atelier Lydie & Suelle: The Alchemists and the Mysterious Paintings no defrauda. Cierto es que no innova mucho, y por ello es posible que les sepa a poco a quienes demandasen más cambios o quienes disfruten de RPG más complejos o profundos. De todas formas, divierte, tiene un bonito diseño artístico y la trama resulta interesante, y con eso ya nos llega más que de sobra para disfrutar con él.

 

  • Es divertido
  • El diseño artístico
  • La trama resulta interesante y tiene mucho peso
  • La síntesis aporta horas de diversión en vez de ser un complemento como en otros títulos

 

  • Aunque lo esperásemos, llega en inglés
  • No presenta muchas innovaciones
  • Echamos de menos una exploración de escenarios más interesante

 

7.5 Nota
Historia8
Jugabilidad7
Gráficos7.5
Música/Sonido7.5
Edición Española4