Muchos años han transcurrido desde el lanzamiento del primer juego de mesa BATTLETECH, y ahora, Harebrained Schemes y Paradox Interactive, lanzan esta fantástica adaptación en la que controlaremos enormes Mech armados hasta los dientes con los que destruir todo lo que se nos ponga por delante. Arriesgando en un terreno como el de los juegos de estrategia, han conseguido ser muy fieles a los orígenes del clásico de mesa, alg que los que hemos disfrutado con lápiz, dados, papel y tablero esperábamos con avidez y además han tenido arte para añadirle unos efectos y escenarios muy impactantes.

Una historia venidera de la humanidad


El juego nos introduce en un futuro muy lejano en el que la humanidad evoluciona y se expande por todo el universo, gobernado por las 5 grandes familias (Davion, Steiner, Kurita, Marik y Liao) y en el que tendremos que ayudar a Kamea Arano a recuperar el trono que le arrebató su prima Victoria con un golpe de estado. Después de unos combates junto a Kamea y Mastiff, toca escapar del planeta para salvar la vida. Acto seguido aparecemos junto a unos mercenarios para empezar nuestra aventura de reconquista.

Adaptando lo que ya funciona


Nos encontramos ante un juego de estrategia y táctica con el protagonista absoluto de los Mechs, que no son otra cosa que máquinas futuristas gigantescas de guerra manejadas por seres humanos, sobre un tablero tridimensional, limitado, pero con un nivel de detalle bastante elevado. Tenemos un terreno rocoso, que nos permite escondernos de nuestros enemigos y coger una posición de ventaja, dependiendo de a qué enemigos nos enfrentemos, puesto que nuestro Mech puede disparar misiles teledirigidos que sobrepasan estos acantilados.

El control es algo complicado de entender al principio, pero tras el pequeño tutorial y unos pocos minutos de juego, nos acostumbraremos a él. La cámara se puede mover en las 4 direcciones o bien rotar a izquierda o derecha. El Mech tiene varias funciones, ataque, movimiento, sprint, salto, localizar, multi-target, tiro preciso, vigilancia y posición de defensa,junto con otras que dependen del tipo de máquina que controlemos.

El juego se desarrolla por turnos, en los cuales podremos mover el armatoste en cualquier dirección, controlando siempre de no exponernos demasiado e intentando colocarnos en una posición de ventaja para atacar. Dependiendo del armamento que usemos  (se puede hacer un ataque cuerpo a cuerpo si estamos lo suficientemente cerca) y la distancia de la que estemos, infligimos más o menos daño, pudiendo destruir partes de los Mech enemigos, haciendo que sus ataques sean más limitados.

Los primeros combates transcurren fácilmente, pero conforme nos adentramos en el juego, nos daremos cuenta de que necesitamos una buena estrategia para poder eliminar a todos nuestros enemigos. El posicionamiento de nuestra escuadra puede ser fundamental, ya que si dejamos a nuestras máquinas más endebles en primera línea, no podrán soportar el daño recivido y acabaremos mordiendo el polvo. Otro punto a tener en cuenta, es el de poder usar partes del escenario, como depósitos de combustible, que podremos hacer volar por los aires, llevándose por delante todo lo que esté en su radio de explosión.

Por otro lado, tenemos entre más de 30 Mech para elegir, con un amplio abanico de posibilidades de personalización, pudiendo adaptar estos a cada situación para tomar ventaja frente a nuestros enemigos, algo que se puede hacer tedioso puesto que nos aparece todas las descripciones en inglés.

La lucha sigue en el multijugador


Hoy dia, un juego de estrategia sin multijugador, es un juego sin sentido, y más con lo fuerte que están pegando los eSports. Todas las empresas intentan coger su trocito de pastel en este sentido, y Battletech no iba a ser menos.

Para poder acceder al multijugador, será necesario crearnos una cuenta en Paradox Interactive o usar una ya creada. Una vez logueados, podremos entrar a trapo y enfrentarnos contra otros jugadores para demostrar quién tiene la maquina mas grande y poderosa. Lo que no podremos hacer es una campaña en modo cooperativo.

El juego nos llega en la lengua de Shakespeare por completo, algo que puede hacer que no disfrutemos del juego completamente si no controlamos este idioma. A la hora de configurar el mech puede ser muy tedioso y puede hacer que dejemos a un lado el juego.

Conclusión


Estamos ante un gran juego de estrategia, el cual puede ser algo complicado al principio, pero que una vez le vamos cogiendo el gusto, hacer que queramos seguir avanzando y mejorando nuestro Mech, la historia no es su punto fuerte, pero compensa con un multijugador que hace que puedas rejugar el juego tantas veces como quieras.

Es una adaptación muy fiel al juego de mesa, que hace que vuelvas a tu niñez y te veas jugando con tus amigos esas interminables tardes de sábado en el garaje de tu casa.

 

  • Cuando menos te das cuenta, te tiene enganchado y te hace estar pegado al teclado y ratón durante horas.
  • Funciona perfectamente y fluido en cualquier ordenador con menos de 5 años.
  • La personalización de los Mechs.

  • Completamente en inglés.
  • Los tiempos de carga pueden ser un poco largos con consejos en inglés.
  • La curva de aprendizaje es algo endiablada.