Si nos ponemos a pensar en los mejores videojuegos de la pasada generación y en los que lograron marcar un antes y un después, lo normal es que se nos venga a la mente Dark Souls. Ahora no es muy raro encontrarse con un título de acción y aventuras que presente una dificultad muy exigente, un diseño de jefes y niveles muy trabajado y una jugabilidad cuidada en la que el ensayo y error se vuelve algo común; seguro que más de una vez habréis oído decir Code Vein es un Dark Souls de estética anime o que The Surge es un Dark Souls futurista o incluso que Nioh es ese Dark Souls de samuráis, y es que el juego de FromSoftware ha conseguido convertirse en todo un referente tanto para compañías como para jugadores.

Siete años después, el nombre Dark Souls regresa al panorama actual con el anuncio de una versión remasterizada (que muchos pedían a gritos) a cargo de Bandai Namco que ofrecerá importantes mejoras visuales y en la vertiente multijugador para poder disfrutar de la mejor manera posible de un juegazo con todas las letras. Ayer comenzaron la pruebas de red a través de una beta abierta para los usuarios de PS4 y Xbox One, y tras haber jugado en profundidad, hoy os ofrecemos nuestra opinión sobre esta versión mejorada del inolvidable Dark Souls.

Has muerto (sí, otra vez)


El escenario escogido para la prueba es La Parroquia de los no muertos, uno de los primeros lugares que se visitan en el juego y que resulta más “accesible” para los principiantes en este tipo de juegos, y para adentrarse en sus peligrosos pasillos ofrecen la opción de escoger entre ser un Guerrero, un Caballero, un Hechicero, un Piromántico e incluso poder jugar como un Caballero Negro o como el mítico Solaire de Astora (quien tendrá su propio amiibo en Switch).

Lo primero en llamar nuestra atención sin duda fue el renovado apartado visual del juego, que destaca por una iluminación totalmente renovada y que aporta más realismo y belleza al diseño de cada una de las estancias. Las texturas (no todas) también se han revisado y ofrecen un mayor nivel de detalle, pero si hay algo que se agradece muchísimo es la tasa de 60 imágenes por segundo, la cual se mantiene estable en todo momento y aporta una fluidez enorme en los combates que buena falta le hacía en comparación con los 20 fps a los que iba en ocasiones en su versión original para PS3 y Xbox 360. Gracias a ello las batallas ganan en dinamismo y resulta más eficaz para esquivar ataques enemigos y rápidamente asestar nuestras estocada mortales. Y a todo esto hay que sumarle el aumento de resolución, ofreciendo 1800p en PS4 Pro y 1080p en una PS4 “estándar”.

Pero las novedades no son sólo visuales, sino que la jugabilidad del título también se ha actualizado y optimizado. Si erais de los que odiaban tener que usar objetos de uno en uno estáis de enhorabuena, pues en Dark Souls Remastered se incluye la opción de seleccionar el número de consumibles que se quieran usar de una sola tacada. Los experimentados en la saga ya conocerán las deferentes mecánicas de la jugabilidad, pero para los iniciados, en la zona de detrás de la hoguera donde se inicia la beta hay una docena de mensajes que explican los comandos básicos. Como gran innovación en el control, esta el hecho de que el panel táctil del DualShock se ha aprovechado de manera bastante eficaz para la utilización de los gestos para el personaje,

Las manchas de sangre y los mensajes dejados por otros jugadores regresan en mayor cantidad que nunca, y como no, si seguimos al pie de la letra todo lo que nos dicen pueden causar que tomemos malas decisiones. En nuestro caso, por ejemplo, pecamos de inocentes e hicimos caso de un texto que decía “camino seguro delante” (tenía mucha puntuación de hecho) y al aventurarnos por ese camino nos encontramos con un enemigo inesperado a la vuelta de la esquina que nos propinó un corte que nos mandó al otro barrio.

Y como no, debemos hablar de que el multijugador es, junto al apartado gráfico, el aspecto que más se ha trabajado y mejorado en esta versión remasterizada. El título contará con servidores dedicados que mejoren la estabilidad online y se podrá convocar hasta a seis jugadores en nuestra partida, aunque debemos decir que en la beta nos hemos encontrado con numerosos errores de red a la hora de realizar varias invocaciones, unos problemas que esperamos ver solucionados de cara al lanzamiento oficial en un par de semanas. Por otro lado, las invasiones de jugadores enemigos ahora serán aún más tensas y breves, pues los desarrolladores han optado por permitir solamente el uso de los frascos de Estum para curarse; se acabaron los duelos eternos.

En resumen…


La beta de Dark Souls Remastered en PS4 y Xbox One se está realizando para comprobar la estabilidad de los servidores de cara al lanzamiento del juego de aquí a dos semanas, y aunque es cierto que nos hemos encontrado con problemas a la hora de realizar las invocaciones, es imposible irse con un mal sabor de boca de esta prueba. La iluminación, el aumento de resolución y la mejora de algunas de las texturas aumentan aún más el nivel de un diseño artístico soberbio, en el que ahora se puede combatir de manera muy fluida y disfrutable gracias a unos estables 60 fps. Los cambios en el multijugador son muy acertados, pero todavía necesitan un reajuste en la estabilidad de los nuevos servidores para asegurar el éxito total en las invocaciones, pero por lo demás, esta prueba del juego nos ha dejado con muchas ganas de más y esperaremos impacientes a ver el resultado final en un par de semanas.

Dark Souls Remastered se pondrá a la venta para PlayStation 4, Xbox One y PC a partir del próximo 25 de mayo, mientras que la versión de Nintendo Switch llegará más adelante.