Compartir

Coincidiendo con las fechas en las que transcurre el juego llega a PS4, tras un año de espera desde su lanzamiento, Dead Rising 4: Frank’s Big Package. Esta edición incluye todos los contenidos descargables y parche que han salido hasta el día de hoy, así como un nuevo modo como reclamo principal llamado Capcom Heroes, el cual hará que Frank West se disfrace de los personajes más emblemáticos de los títulos más famosos de la compañía de videojuegos nipona (este contenido también llega de manera gratuita como descargable a Xbox One y PC). Así pues, nos metemos de lleno a analizar qué tal le ha sentado al periodista más aventurero este año que ha tardado en llegar a la consola de Sony. Un juego que promete mucha acción, humor y multitudes enormes de zombis que desean hincarnos el diente. Nunca las fiestas navideñas fueron tan peligrosas… y divertidas.

Pesadilla antes de navidad en Willamette


El argumento de juego tiene lugar un año después de la epidemia zombi que tuvo lugar en Los Perdidos en Dead Rising 3. Frank West, un periodista que ganó la fama tras la primera epidemia ocurrida en Willamette, es ahora un profesor de fotografía en una universidad. Una de sus alumnas Vicky Chu, le lleva mediante un engaño a una base militar a las afueras de la ciudad en la que sospecha que se están produciendo investigaciones secretas del gobierno. Una vez allí, ambos se dan cuenta de que están llevando a cabo estudios relacionados con los zombis. No pasan mucho tiempo allí, ya que los descubren y Vicky deja tirado a Frank, recayendo sobre él toda la culpa y siendo catalogado como un fugitivo buscado por la ley. Varios meses después, Brad Park, un agente de la  agencia ZDC (Zombie Defense and Control) y que quienes jugaron a DR3 recordarán, acaba encontrando a Frank. Aunque lo hace no para detenerlo, sino para pedirle ayuda con un nuevo caso de epidemia zombi que se ha desatado en Willamete. Seducido ante la idea de tener una nueva oportunidad de dejar al descubierto la trama oculta del gobierno, Frank no duda en aceptar.

Esta cuarta entrega de Dead Rising (sin contar Case Zero y Dead Rising 2: Off the Record) nos llevará nuevamente a la ciudad de Willamette, tanto como el ya característico centro comercial como el resto de la misma. A pesar de que en un principio solo podemos movernos por una zona, llegaremos a poder acceder hasta un total de cuatro zonas claramente diferenciadas, cada una con su respectivo refugio en el que podremos conseguir, a cambio de chatarra que obtendremos rebuscando y de los zombis, suministros tales como armas, planos, mapas, comida o vehículos. Estos refugios podrán subirse de nivel rescatando a supervivientes de la zona para que vayan a él. Y para reclutarlos tendremos que realizar todo tipo de misiones secundarias, ya sean de escolta, hacer fotos, conseguir un objeto o liberarlos de las habitaciones secretas ubicadas por la ciudad. Y es que el juego cuenta con una enorme cantidad de coleccionables y actividades secundarias de todo tipo, como suele ser ya la norma en los títulos de mundo abierto como es el que nos ocupa. Tendremos muchas cosas por hacer, tanto que de unas 12-15 horas que dura la campaña, si queremos hacer el 100% puede llegar a subir hasta las 30, prácticamente el doble de horas.

Pero vamos a lo verdaderamente importante en este juego, la acción. Con una epidemia desatada por toda la ciudad, allá donde vayamos estará atestado completamente por zombis. Es algo que está realmente conseguido ya que nos creará la sensación de estar completamente rodeados y de no estar a salvo en ningún momento, ya que en pocos segundos podemos estar rodeados de enemigos, cuya IA suele ser bastante agresiva y que provoca que no paren de seguirnos. Para defenderse, Frank West no ha perdido ese toque que le haría ser el mejor experto en bricomanía del mundo, y podrá seguir creando todo tipo de armas combinando dos objetos que van son lo más variado. Conforme vayamos completando misiones y acabando con enemigos iremos subiendo de nivel, lo que nos proporcionará puntos que podremos gastar en cuatro posibles grupos de habilidades para potenciar diferentes aspectos como son nuestra resistencia, supervivencia, uso de armas físicas o armas de fuego. También contaremos con la ayuda del exotraje, un poderoso dispositivo que, por tiempo limitado, (salvo en determinados momentos de la historia) nos hará mucho más poderosos y capaces de llevar armas más devastadoras y pesadas. Estos además podrán potenciarse para conseguir nuevos tipos de ataques de tipo hielo o viento, por ejemplo.

Pero desafortunadamente los chicos de Capcom Vancouver en el desarrollo de este juego, y con ánimo de hacerlo más accesible para todos los públicos, han hecho que nos encontremos ante un producto bastante más casual que reniega de la estrategia de entregas anteriores para convertir esta cuarta entrega poco más que en un mata mata humorístico. La pérdida de posibilidades a la hora de combinar objetos (como en el caso de las bebidas), su nula dificultad debido a los numerosos recursos que encontraremos a lo largo de la aventura o la pérdida del factor contrarreloj, son varios de los motivos que harán que sea todo bastante asequible y los zombis un mero entretenimiento para que el jugador queme adrenalina.

Otro cambio, y bastante doloroso para cualquier aficionado, es que los psicópatas (llamados maniacos en este juego) han perdido todo el encanto y la dificultad que tenían. Cómo olvidar las secuencias de presentación o cuando acabábamos con ellos en juegos anteriores, además de su diseño y el mal rollo que podían llegar a dar. Aquí se limita todo a que aparezca un enemigo con un disfraz de los que pueda llevar Frank y simplemente se ponga a atacarnos con movimientos que no son demasiado diferentes a los de los demás enemigos. Se nota muy poca dedicación en este apartado por parte de los desarrolladores, así como ocurre también con los jefes, que son todos muy parecidos (variante de soldado con exotraje) y demasiado sosos.

Una vez terminada la campaña, muchos se quedarán un poco a cuadros con el final del juego que deja cosas en el aire. En esta versión no hay nada que temer ya que incluye el DLC que sirve a modo de epílogo y acaba atando todos los cabos de la historia. “Frank Triunfante” nos sitúa justo al finalizar la aventura principal con un Frank West que es infectado y transformado en zombi. Afortunadamente, acaba siendo capturado y tratado por la Dra. Blackburne lo que le permite recuperar algo de su humanidad. Nuestra misión será realizar una serie de encargos para la doctora por toda la ciudad con la finalidad de curarnos completamente. En este contenido vuelve el factor contrarreloj, ya que tendremos una hora y media para cumplir los objetivos y escapar de Willamette antes de que acabe siendo bombardeada. La jugabilidad de este nuevo Frank será completamente diferente, ya que no podremos usar armas ni vehículos. En su lugar usaremos tres habilidades que recuerdan poderosamente a las que utilizan los zombis evolucionados del juego. Estas habilidades las iremos ganando a medida que vayamos progresando, aunque también podremos hacer desafíos y buscar coleccionables para potenciarlas.

Tal y como ocurría en el original, también tendremos un modo multijugador online para hasta cuatro jugadores. Aquí, igual que en la campaña principal, también tendremos que subir niveles y desbloquear las habilidades, con la novedad de algunas exclusivas para este modo que se conseguirán completando desafíos. En total son cuatro los escenarios, aunque en principio solo podremos acceder al primero, los siguientes irán estando disponible según finalicemos escenarios y vayamos haciendo misiones. El objetivo de este modo es simple: sobrevivir durante el día a las hordas de zombis. Aquí también jugará un papel fundamental el tiempo, ya que las horas irán pasando mientras hacemos todas las misiones posibles antes de que acabe el día y tengamos que volver al refugio. Cada escenario se compone de dos días y a medida que completemos esas misiones irán apareciendo nuevas que incluyen hasta enfrentamiento con jefes. Estas van desde matar a zombis, fotografiar objetos o encontrar coleccionables. La conexión suele ir bastante bien y tenemos la posibilidad de jugar solos, aunque no sea recomendable si lo que queremos es conseguir todos los objetivos posibles.

Otro modo de juego, el cual se tiene en cuenta más como una curiosidad que otra cosa, es el que tiene el estrambótico nombre de Super Ultra Dead Rising 4 Minigolf. Como indica, se trata de un pequeño juego de minigolf en el que tendremos que intentar conseguir la mejor puntuación en cada hoyo para ganar a nuestros rivales. Cada uno de los campos está compuesto de cuatro hoyos y caracterizados con multitud de zombis, explosiones y potenciadores desperdigados. Con el dinero que consigamos jugando podremos obtener elementos cosméticos, nuevos palos y bolas de golf con diversos atributos. Puede jugarse solo o con otros jugadores, aunque hacerlo en solitario aburrirá más pronto que tarde. Nos servirá para echar alguna otra partida y poco más.

Por último, y como gran novedad y aliciente del lanzamiento de esta nueva versión, tenemos el nuevo modo de juego llamado Capcom Heroes. Esta modalidad es una variante de la campaña, quiere decir que los escenarios, secuencias y jefes son exactamente los mismos y lo que cambiará será la jugabilidad. Y es que Frank West no contará en esta ocasión con el poder de sus creaciones a lo MacGyver, ya que no utilizaremos las armas que encontremos o fabriquemos. En su lugar Frank se defenderá de sus enemigos transformándose en los personajes más conocidos de las sagas de Capcom. Cada transformación tiene tres poderes disponibles, además de multitud de combos y ataques característicos de personalidades tan famosas como Dante, Ryu, Jill Valentine, Mega Man, Amateratsu, Arthur o Morrigan, entre otros muchos más.

Aunque todos no estarán disponibles de inicio y habrá que ir desbloqueándolos durante la historia. Una vez lo hagamos, habrá que buscar máquinas recreativas donde podremos activar el traje que deseemos. El tiempo que podremos llevarlo será limitado (como ocurría con los exotrajes) y cada uno de ellos tendrá dos pruebas repartidas por todo el mapeado que, de completarlas, nos permitirá añadir nuevos movimientos a nuestro repertorio e incluso una versión oscura de esos trajes. Otras novedades de este modo son la presencia de coleccionables en forma de cofres del tesoro o posters de los juegos de Capcom.

Apartado Técnico


Gráficamente el juego no es que sea sorprendente, aun teniendo en cuenta que se puso a la venta en otras plataformas hace un año. Aunque hay que decir que es muy satisfactorio poder movernos libremente por una ciudad de Willamette infestada completamente de zombi. El aspecto técnico cumple con unos modelados correctos para los protagonistas del juego, aunque no podemos decir lo mismo de los secundarios npc quienes muestran una calidad muy por debajo en comparación. También encontramos algunas texturas más discretas en ocasiones, además de fallos como que los enemigos atraviesen texturas, se queden atrapados dentro de objetos del escenario o directamente congelados. Los efectos visuales hacen gala de partículas muy vistosas cuando usamos determinadas armas, a pesar de que luego otros efectos como los de sombras o iluminación no son lo buenos que debieran. El juego se muestra en pantalla a una resolución de 1080p y una tasa de 30 fps que suele sufrir bajones en los momentos de más carga.

El apartado sonoro incluye una banda sonora de lo más variada. Y es que hay que decir que la música que acompaña las secuencias pasa bastante desapercibida, los temas musicales que suenan por la radio mientras conducimos o mismamente en el centro comercial gustarán mucho más (no faltarán los típicos temas navideños, por supuesto). Los efectos de sonido sobresalen también, y es que es todo un placer escuchar comentarios de los otros atacantes humanos, anuncios en la radio, o todo el despliegue de sonidos que acompaña a cada una de las armas que usemos. El doblaje de los diálogos viene en inglés y no al español, y es algo que no se entiende teniendo en cuenta que si esta doblado a otros idiomas como el italiano o el latino, más si recordamos que Capcom suele estar por la labor de hacerlo habitualmente. Eso sí, todos los textos que encontremos estarán traducidos al castellano.

Conclusión


Dead Rising 4: Frank’s Big Package se descubre como la edición más completa del juego al incluir todo el contenido y las mejoras lanzadas hasta el día de hoy. Capcom nos ofrece un juego lleno de acción ininterrumpida con un título que busca divertir de un modo simple pero efectivo. Desgraciadamente, el equipo de Capcom Vancouver se ha dejado atrás varios elementos característicos de la saga por el camino. Por ello tenemos un juego bastante sencillo sin mucho reto que ofrecer, debido también a que posee con diferencia los peores jefes y psicópatas de todas las entregas que han salido, pérdida de posibilidades a la hora de realizar nuestras creaciones o una dejadez en determinados elementos técnicos que lo relegan a la cola en comparación a lo que supusieron los anteriores Dead Rising en su día. Pero si mantenemos al margen la saga y nos centramos con el juego en sí, encontramos un título entretenido, que sin grandes artificios nos tendrá delante del mando varias horas gracias a todo su contenido y modo multijugador. En definitiva, puede que nos encontremos ante el Dead Rising menos inspirado de la serie, pero aun así, aquellos que sepan dejar de lado el nombre y le den una oportunidad hallarán un título que, sin suponer sobresalir en nada, proporcionará buenos momentos y alguna que otra sonrisa.

 

 

  • Acción pura y dura con una gran variedad de posibilidades
  • El modo multijugador es bastante entretenido
  • Tiene incluido todo el contenido lanzado para el juego
  • El nuevo modo Capcom Heroes es un festival de guiños y detalles

 

  • La pérdida de varios elementos característicos de la saga
  • Los nuevos maniacos son genéricos y sosos
  • Ausencia de dificultad o algún tipo de reto
  • Determinados problemas técnicos y de jugabilidad

 

 

7.5 Nota
Historia7
Jugabilidad7.5
Multijugador7
Gráficos7.5
Música/Sonido7.5
Edición Española7