Devolver Digital, Croteam y Binx Interactive nos traen este arcade de acción donde nos tocará recorrer el camino inverso a la mayoría de los shoot ’em up. Como el propio nombre indica, tendremos que correr hacia atrás mientras disparamos a oleadas y oleadas de enemigos.

Odio correr hacia atrás, pero es lo que toca


El nuevo título de Binx Interactive nos propone el único objetivo de sobrevivir a la ingente oleada de enemigos que se nos viene encima. La gran diferencia es que los enemigos aparecerán por la parte inferior de la pantalla, aunque alguno lo hará por los laterales; mientras nosotros avanzamos caminando hacia atrás en la parte superior de la pantalla.

No esperéis una narrativa compleja ni cuidada, pues I Hate Running Backwards nos ofrece lo justo para situarnos. Donde sí destaca más es en el plano humorístico, que ya se deja notar en el plantel de personajes disponibles. Uno de ellos es una bala, que tiene una espada por arma. Luego también hay referencias a Chuck Norris (Chux), Serious Sam (Croteam tenía que dejar su sello), un personaje con cara de gallina o un ingeniero que va por ahí como si fuera Diógenes.

El armamento empieza siendo básico, pero poco a poco se irá completando con otras más potentes. Tenemos una para largo alcance, una pistola con munición infinita y otro hueco para armas de corto alcance. Estas últimas pueden ser muy útiles para romper objetos cercanos del escenario o para resolver situaciones peliagudas. A esto se suma el hecho de que cada personaje tendrá habilidades y movimientos especiales. Estas nos permitirán disponer de ventajas en momentos puntuales, tales como disponer de un escudo más poderoso, que los botiquines restauren el doble de salud, balas más dañinas, etc.

Los niveles son creados de manera procedural, por lo que cada partida es diferente. Ahora bien, el diseño de algunas trampas y su disposición en determinadas ocasiones es tan reiterada que elimina parte de ese concepto procedural. Por fortuna, no resta diversión. Además, se han incluido fases en las que iremos montados en un Jeep, teniendo que sortear a enemigos como gigantescos toros que nos intentan embestir.

En el catálogo de enemigos destacar una amplia variedad (con referencias a Serious Sam), aunque como suele ser habitual, son los jefes finales los que más nos harán sudar (en este caso bastante) y los que protagonizan los enfrentamientos más divertidos. En líneas generales hay que reconocer que I Hate Running Backwards es un videojuego complicado, que al principio nos castiga mucho con continuas muertes, pero la sensación de progreso no se estanca, ya que mientras perecemos iremos consiguiendo nuevos elementos de equipamiento para ser más efectivos cada vez que volvamos a jugar.

Ahora bien, I Hate Running Backwards no consigue despuntar tanto como hubiera querido. Quizá sea porque su fórmula es básica y acaba repitiéndose pronto. Le falta algo de profundidad, aunque por fortuna lo compensa con su nivel de dificultad y su frenetismo. Y por cierto, incluye un multijugador local, con el que ofrece su mejor versión.

Apartado Técnico


Este título vive de unos escenarios destructibles, un estilo que nos puede recordar a Minecraft y un continuo devenir de balas, explosiones y demás efectos de luz. Además, el diseño de personajes nos ha parecido original. En términos de rendimiento no tenemos queja, aunque es justo reconocer que no exprime la potencia de la consola.

En término sonoro hay una banda sonora que ambienta, aunque lo más relevante es el constante sonido de los diferentes proyectiles y explosiones. Por último, señalar que I Hate Running Backwards nos llega con textos de pantalla en castellano y a cambio de 14,99 euros.

Conclusión


Si te van los arcades de acción, I Hate Running Backwards es una opción más para tu entretenimiento. Divierte, es frenético y tiene sus dosis de humor para entretener en sesiones de juego cortas, pero le falta identidad y profundidad jugable para convertirse en tu próximo videojuego de referencia.

 

  • Elevadas dosis de humor.
  • Las posibilidades que ofrecen los diferentes personajes.

 

  • A largo plazo le falta profundidad.

 

7 Nota
Jugabilidad6.5
Multijugador7
Gráficos6.5
Música/Sonido7
Edición Española7