Compartir

Ovosonico regresa a la primera línea con un videojuego que llega al corazón. Su único propósito parece ser el de presentar una historia tierna, triste, melancólica y con cierto mensaje que acaba calando. Para ello han apostado por un trabajado y original apartado artístico, una expresividad de los personajes muy lograda y una historia muy bien hilada.

Sin spoilers, prometido


Qué difícil es hablar de Last Day of June sin hacer ni una sola referencia a algún spoiler. Yo tengo que decir que he tenido la suerte de llegar “virgen”, y por ello mismo intentaré transmitir lo mismo y obviar muchos detalles. Nos tocará manejar a una joven pareja, que se encuentra en un lago idílico, y a los vecinos de estos. El hecho en sí sobre el que gira esta historia es el amor, la culpabilidad, el arrepentimiento y la nostalgia. Ya desde bastante temprano conoceremos un hecho desgarrador, que luego irá desenvolviéndose diferentes maneras gracias a los flashbacks y los puntos de vista de diferentes personajes.

La historia nos ha parecido conmovedora, con un mensaje muy bonito, y con mayor desarrollo del que pueda parecer en primera instancia. Además, hechos como la elección de gruñidos para la expresión entre personajes es algo que le suma muchos enteros, y es que en Last Day of June no hay ni una sola línea de diálogo. Entenderemos perfectamente el devenir de la historia gracias a cómo se nos presenta, y las emociones y sentimientos de los protagonistas gracias a la acentuación de sus gruñidos.

Sobre la fórmula jugable decir que estamos ante una aventura tan sencilla que casi podríamos catalogarla como walking simulator. Hay interacción con ciertos objetos, algún que otro coleccionable en forma de recuerdo y una concepción muy simple como videojuego, ya que pretende dar toda la importancia a la trama y a los personajes.

Otro apunte interesante tiene que ver con la duración, pues en poco menos de cuatro horas lo podréis finalizar. Cierto es que tenemos esos coleccionables ya citados o la oportunidad de desbloquear ciertos logros/trofeos al realizar ciertas acciones en momentos concretos, pero no tiene mucho más que ofrecer. Aun así, no creemos que Last Day of June merezca ser juzgado en base al número de horas de diversión que ofrece, ya que la calidad de las mismas es bastante elevada, y eso sí que merece ser tenido en cuenta.

Apartado Técnico


El diseño de los personajes resulta cuanto menos curioso. El aspecto cabezón y la ausencia de ojos y boca, pese a que sí tienen los huecos donde irían es algo que choca desde el primer instante. Pero muy pronto les cogeremos cariño gracias a sus expresiones y sus movimientos. A esto hay que sumarle una paleta de colores tremendamente viva, con tonos pasteles que nos hacen pensar en cuadros del impresionismo como los nenúfares de Monet. Además, el diseño de los escenarios, que parecen coloreados a mano, también aporta identidad propia.

En términos sonoros también consigue destacar, gracias a los ya citados gruñidos que salen del cuerpo de los protagonistas; y una banda sonora espectacular, realizada por Steve Wilson, que acompaña perfectamente a la historia. Esta última se une a la historia para añadir más dramatismo a los sentimientos que afloran en determinadas situaciones.

Conclusión


Last Day of June es una aventura excelente, de esas que consiguen “remover algo” en nuestros corazones. Es cierto que como videojuego en sí no es nada complejo, y superarlo es cuestión de pocas horas, pero ha conseguido que se nos erice el pelo de los brazos en determinados momentos, conmoviéndonos ante ciertas situaciones y reacciones. En definitiva, que si buscas nuevas experiencias en videojuego, esta aventura es justo lo que estabas buscando.

 

     

  • La trama
  • La lograda expresividad de los personajes gracias a los gruñidos
  • La excelente banda sonora
  • El diseño artístico

 

  • Se acaba relativamente pronto y no hay mucho más que hacer después de vivir la historia

 

8 Nota
Historia8.5
Jugabilidad7
Gráficos7.5
Música/Sonido9
Edición Española7