Compartir

Los aficionados a la serie de animación japonesa, Little Witch Academia, se encuentran sin duda de enhorabuena. Y es que en breves podrán disfrutar del videojuego basado en el anime, el cual nos llegará de la mano de la desarrolladora APLUS y Bandai Namco y recibirá el nombre de Little Witch Academia: Chamber of Time. En esta ocasión, viviremos otra aventura protagonizada por Atsuko Kagari, la joven aprendiz de bruja, quien con la ayuda de sus compañeras de clase, tendrán que buscar solución a un problema que puede condenarlas para siempre. Una curiosa propuesta que mezcla conceptos de los beat’em up y los JRPG, y en la que a continuación, os detallamos lo mejor y lo peor de lo que nos espera en este título ya disponible para PS4 y PC.

Unas vacaciones de verano que no tienen fin


Todos hemos pensado en alguna ocasión que nos gustaría que las vacaciones de verano no se acabasen nunca ¿verdad? Pues esto mismo es lo que le sucede a la joven Atsuko Kagari, una aprendiz de bruja que estudia en la Academia Mágica Luna Nova, y que, por cosas del destino, acaba descubriendo durante un castigo una sala oculta en la biblioteca que lleva a una cámara con un reloj enorme. Todos los que conozcáis a Atsuko sabéis también su tendencia a liarla destrozando todo lo que tiene por delante, así que no pasa mucho hasta que acaba estropeando el reloj y provocando que, el primer día de vacaciones de verano, no para de repetirse una y otra vez. Ahora le tocará, junto a sus compañeras de clase, internarse en una serie de mazmorras e investigar la academia mientras no para de vivir continuamente el mismo día.

La mecánica jugable se divide en dos partes bastante diferenciadas: exploración y combates. En la primera de ellas, nos tocará recorrernos toda la academia en busca de pistas u objetos que nos sirvan para avanzar en la historia. Mientras estamos en ello, podremos hacer cerca de 80 misiones secundarias que irán surgiendo paulatinamente. Estas secundarias se verán muy influenciadas a la hora de resolverlas por la repetición del día, por lo que si ocurre algo que no deba suceder, tendremos que volver antes de que ocurra cuando retroceda el tiempo y evitarlo. El problema es que el diseño y desarrollo de las misiones no puede resultar más intrascendente y anodino, no dando ningún incentivo o atractivo para completarlas, ni siquiera por la recompensa.

La exploración de la academia, aunque en un principio algo caótica debido a que el mapa no es todo lo claro que nos gustaría, una vez la hayamos recorrido de arriba abajo varias veces, sabremos bien en qué lugar se encuentra situada cada sección. Lo malo es que las transiciones, con continuos cortes entre pantallas, hacen que este desplazamiento pueda llegar a ser un suplicio. Y eso que aun contaremos con un hechizo para tele trasportarnos entre puntos de guardado, pero tener que estar haciéndolo cada dos por tres, es sinceramente tedioso. Tampoco ayuda mucho que la academia no sea demasiado grande y que acaben tornándose estos paseos en algo de puro trámite y muy repetitivo.

La segunda parte, como explicamos antes, se centra en los combates. Se trata de la parte de más acción y dinámica. Usando el estilo jugable de los beat’em up, tendremos que ir atravesando una serie de mazmorras y acabar con el Jefe para ir completando objetivos. Una buena propuesta a priori, que se viene abajo porque el diseño de las mismas es bastante cutre, con unas salas minúsculas y una disposición poco inspirada. Si a esto le sumamos una jugabilidad simplona, acompañada de una IA no demasiada buena tanto por parte de enemigos como de aliados, hace que estas incursiones mazmorreras pierdan bastante encanto.

Ya comentamos anteriormente, que hay una serie de elementos propios de los JRPGS. Este apartado es de lo que más nos ha gustado. A medida que vayamos subiendo niveles, tendremos la opción de ir distribuyendo puntos para mejorar a cada personaje como más creamos conveniente. Cada uno de los siete que hay en total, tiene unas estadísticas particulares. También podremos equiparlos con armas y diferentes tipos de accesorios que se podrán potenciar en el laboratorio para añadir propiedades extra. Además, será posible equipar hasta 6 hechizos en total a cada aprendiz de bruja. Si queremos lanzarnos nos costará una determinada cantidad de PM, y esperar un tiempo de recarga antes de volver a usarlo. La disposición de los botones para realizarlos, por desgracia, no es todo lo intuitiva que debería, y provocará una cierta incomodidad a la hora de usarlos.

Siendo un título orientado principalmente al offline, también no da la posibilidad de disfrutar de la experiencia online con otros jugadores, tanto de manera cooperativa como competitiva. El cooperativo online nos invitará a adentrarnos en la la mazmorra infinita, donde los jugadores tendrán que ayudarse para avanzar hacia las profundidades de la mazmorra. Podremos crear nuestra propia sala para que se unan otros participantes o, en cambio, ir nosotros a una sala creada por otra persona. En la modalidad competitiva, libraremos enfrentamientos uno contra uno a tres rondas, además de poder elegir diferentes modos de juego para cada una de ellas. Siendo el cooperativo bastante entretenido y lo que realmente merece la pena, el competitivo no nos ha dado tantas buenas impresiones, y esto es debido a la jugabilidad tosca que tienen las aprendices de bruja, resultando en movimientos bastante toscos. Aun con todo, para aumentar la longevidad y las horas de entretenimiento que nos puede llegar ofrecer, se trata de una inclusión acertada.

Apartado Técnico


El aspecto gráfico está bien conseguido, la recreación de los personajes y los escenarios en los que se basa de la serie animada, es sin duda, bastante fiel. Haciendo uso del motor gráfico Unity, y con la conocida técnica de Cel Shading, nos hará parecer que estemos viendo un capítulo del anime. Además las animaciones durante las conversaciones, ayudan a dotarlas de algo de más dinamismo (aunque sean algo reiterativas). También hay que agradecer la inclusión de secuencias animadas para narrar determinadas escenas. El apartado de efectos, bastante sencillote y sin demasiadas pretensiones, no esperéis ver grandes artificios. En pantalla se muestra en una PlayStation 4 Pro, a una resolución de 1080p y una tasa de frames de 60 fps, con varias caídas en determinados momentos.

La banda sonora incluye una serie de composiciones muy agradables, quizás no sean temas musicales de los que queden grabados a fuego en nuestra memoria, pero si nos acompañarán en nuestro recorrido a lo largo de esta aventura. Los efectos de sonido tampoco son memorables, pero el doblaje al japonés (no hay otro idioma disponible) es notable, con la colaboración de los actores que dan vida a esos mismos personajes en el anime. Todos los textos que nos aparezcan, estarán perfectamente traducidos al castellano.

Conclusión


Little Witch Academia: Chamber of Time nos ha parecido un videojuego con una buena base, el cual desafortunadamente se ve algo lastrado por su regulera jugabilidad. Con la presentación de un estilo visual llamativo, y el que transmita de manera tan acertada el espíritu de la serie, han dado de lleno y es algo que agradecerán todos los fans del anime. Sin embargo, su lento desarrollo, llegándose a volver bastante repetitivo, un diseño de misiones secundarias que ni llaman, ni merecen la pena realizar, y una jugabilidad bastante torpe y simple, provocan que, lo que podría haber sido un juego de notable bajo otras circunstancias, se quede finalmente en un título correcto, que atraerá principalmente a los fans de la serie, quienes serán sin duda los que más disfruten de esta aventura.

 

  • Estilo visual atractivo que imita a la serie
  • Las posibilidades de personalización de las protagonistas
  • El modo multijugador online alarga las horas de juego

 

  • Ritmo de juego bastante lento
  • Sistema de combate muy simple y con fallos de la IA
  • La exploración y las misiones secundarias llegan a ser tediosas

 

6.5 Nota
Historia6.5
Jugabilidad6
Multijugador6
Gráficos7.5
Música/Sonido7
Edición Española7