Pese a que Masashi Kishimoto pusiese fin a la serie Shippuden, el universo ninja de Naruto y compañía continúa con una nueva obra que sigue la historia principal bajo el punto de vista del joven Boruto Uzumaki. La fiebre por la serie está muy presente en los videojuegos, es normal encontrarse con que a lo largo de un año se lancen varios pares de títulos de la franquicia y hoy nos toca hablar de uno que aporta algo de aire fresco en cuanto a género.

El estudio Soleil, subsidiario de Valhalla Games Studios y formado por antiguos miembros de Team Ninja, ha lanzado un nuevo juego de Naruto dirigido por Katsunori Ehara (Ninja Gaiden 2), pero no uno de lucha como suele suceder, sino que se ha optado por el planteamiento de acción multijugador en línea para fomentar la cooperación entre usuarios y la competitividad a nivel global. Los fans encontrarán aquí un título que apuesta exclusivamente por una vertiente multijugador trabajada pero que podía haber ofrecido algo más a nivel jugable.

Ganar una batalla no significa ganar la Guerra


La primera novedad que nos encontramos al iniciar el juego es el tener que crearnos un avatar totalmente personalizable a través de un editor bastante completo y lleno de elementos que hacen referencia a decenas de personajes del universo de Naruto. El lobby del juego, que por supuesto permite interactuar y hablar con otros usuarios, está ubicado en la versión moderna de la Villa Oculta de la Hoja que podemos ver en el manganime de Boruto: Next Generations y consta de varios puntos de interés regentados por personajes tan reconocibles como Sakura o Kakashi. En la Arena de Misiones de RV se pueden realizar decenas de tareas clasificadas por rangos para ganar experiencia, aprender a jugar o simplemente ganar rollos para posteriormente canjearlos por artículos cosméticos. Algunas de estas misiones, que se pueden jugar tanto en solitario como online, cuentan con cinemáticas debido a que narran hechos importantes de la historia principal de la serie pero sin entrar en demasiado detalle y extensión, por lo que no esperéis revivir las aventuras de Naruto y compañía ni un modo historia en condiciones en este videojuego.

Otras opciones que ofrece el lobby son visitar la Tienda de Herramientas Ninja para tasar los pergaminos que obtengamos en misiones y desbloquear ítems, la Posada para modificar cualquier parámetro de nuestro avatar (ya sea vestimenta, colores, armas, técnicas o estilo de lucha) o la Biblioteca de Técnicas Ninja para poder asignar un Maestro a nuestro personaje, el cual le acompañará en misiones offline e irá subiendo de nivel a la par que nosotros para poder enseñarnos a utilizar movimientos más poderosos. A día de hoy hay más de 25 personajes del manganime que pueden convertirse en sensei o bien estar disponibles para ser controlados en misiones de RV, y el número va en aumento mediante la llegada de varios DLC, por lo que los que se cansen se batallar con su ninja personalizado podrán manejar a Sasuke, Rock Lee, Hinata o hasta a los cuatro primeros Hokage.

El modo estrella de Shinobi Striker es la Liga Mundial Ninja, la gran competición que enfrenta ninjas de todas partes del mundo mediante combates de cuatro contra cuatro y que se basa en un sistema de  cinco divisiones con cinco rangos cada una. Con el sistema de combate planteado en este título, Soleil busca ofrecer una experiencia de juego accesible muy parecida a la de los MOBAs y repleta de acción en la que podemos hacer uso de cuatro habilidades, herramientas ninja arrojadizas y un movimiento final que se irá cargando a medida que encajemos golpes. Pese a que hacerse con los controles no es algo demasiado complicado de hacer, dominar un estilo de lucha y coordinarse bien con los demás integrantes del grupo es donde reside la verdadera gracia del juego, porque efectivamente, aunque se esté dando mayor énfasis a los encontronazos constantes contra enemigos siempre hay que tener clara cuál es la estrategia a seguir. Los modos de juego son variados pero en su mayoría son los típicos que encontramos en títulos similares: capturar la bandera, defender zonas, ver qué equipo consigue más eliminaciones, etc. De una licencia tan “rica” en contenidos y universo esperábamos algún planteamiento más innovador que nos sacase de los tópicos.

Cada miembro del equipo debe desempeñar un rol diferente según el tipo de ninja que sea, pudiendo elegir entre Ataque, Defensa, Sanador o Rango. Como es lógico existen diferentes debilidades y fortalezas en cada luchador, y hay un número de técnicas ninja limitadas a cada clase. Cumplir el rol que se nos asignar es crucial para hacerse con la victoria en las partidas competitivas, pero lo cierto es que en la mayoría de casos esta estrategia se deja de lado por la acción directa. Otro aspecto que echamos en falta es la ausencia de la posibilidad de combinar ataques con otros compañeros para provocar grandes daños en el rival, limitando así el trabajo de equipo en emboscadas y defensa de zonas. Los enemigos son una gran amenaza si, pero a nuestro parecer la cámara ha sido lo que más nos ha perjudicado. En títulos similares es frecuente que en momentos determinados en los que haya intercambios de golpes muy diversos o persecuciones, la cámara juegue malas pasadas, pero en Shinobi Striker se vuelve algo tremendamente incómodo y que no se soluciona ni fijando a nuestro objetivo.

Los escenarios destacan por ofrecer bastante libertad de movimiento. Como buenos ninjas que somos, caminar por las paredes es tarea fácil para nosotros y hasta tenemos la capacidad de realizar grandes saltos de chakra para llegar rápidamente a zonas alejadas, eso sí, hay que tener cuidado de calcular bien para no caer al vacío o aterrizar en una zona llena de enemigos. En total hay cinco mapas diferentes, una cifra que esperamos que aumente en un futuro no muy lejano para evitar que se haga repetitivo jugar en ellos.

Apartado Técnico


En este título se difiere de lo que hemos visto en los Ultimate Ninja Storm al hacerse un uso peculiar de la técnica de cell shading para conseguir un resultado que nos recuerda más a ilustraciones a color del manga que al propio anime, en parte debido al tipo de sombreado que vemos en cada escenario. En líneas generales el rendimiento se mantiene estable a 60 cuadros por segundo cuando se está en plena partida, pero sí que es cierto que cuando nos movemos por el lobby sufrimos caídas frecuentes. En todo caso se asegura que la experiencia jugable sea lo más fluida posible y esto se agradece enormemente en este tipo de juegos. El machmaking nos había dejado muy fríos cuando probamos la beta abierta del juego, pero nos alegra comprobar que se han solucionado las esperas eternas y ya es posible encontrar partida en pocos segundos.

Por otro lado, las voces de los personajes (que pueden escogerse entre inglés y japonés), los efectos de sonido y la música presentan un nivel correcto sin llegar a destacar demasiado, sobretodo en el caso de las melodías que suenan mientras jugamos, que pasan a un completo segundo plano. También hay que señalar que todos los textos están completamente traducidos al castellano.

Conclusiones


Naruto to Boruto: Shinobi Striker es un título que se aleja de los títulos de lucha a los que están acostumbrados los fans de la licencia para ofrecer unos enfrentamientos por equipos en línea llenos de acción directa y en los que prima la competitividad. Si bien nos quedamos con muchas dudas cuando probamos el juego hace unos meses, éstas se han despejado para dejarnos con la sensación de estar ante un juego accesible y que puede llegar a ser muy entretenido si se juega con amigos y dándole importancia al componente estratégico. No obstante nos es difícil recomendar esta entrega a aquellos usuarios que quieran jugar en solitario, ya que no encontrarán apenas contenidos centrados en ofrecer ese tipo de experiencia. Soleil ha centrado sus esfuerzos en hacer que Shinobi Striker funcione de una manera parecida a los Dragon Ball Xenoverse, pero todavía consideramos que hace falta más variedad de contenidos originales para que podamos hablar de un juego variado y completo.

 

 

  • Su acabado visual recuerda mucho al manga.
  • Escenarios que dan pie a mucha libertad de movimientos.
  • Competir online siguiendo estrategias es lo que hace que las partidas sean intensas…

 

 

  • …pero es demasiado fácil caer en la acción directa pura y dura.
  • La cámara se puede volver muy incómoda en los combates.
  • Se echa en falta algún modo de juego más original.

 

7 Nota
Jugabilidad7
Multijugador7.5
Gráficos7.5
Música/Sonido7
Edición Española7