Titutitech es un estudio español que ha desarrollado el videojuego Oh My Godheads: Party Edition. Se trata de un título ideado para jugar con varios amigos (hasta cuatro) en partidas cortas, de “acción directa” y sin más pretensiones. Algo que hay que reconocer que le viene como anillo al dedo a Nintendo Switch.

¡Hazte con esa cabeza!


Oh My Godheads podría resumirse como un videojuego multijugador que apuesta por alguna de las modalidades más antiguas de las que hemos visto en títulos multijugador de acción. Seguro que los más veteranos sabrán de sobra lo que es un Capture the Flag o un Last Man Standing… opciones de juego que están presentes aquí.

El sistema de control es sencillísimo, y de la misma manera lo es la premisa básica del título. Nos tocará asumir el rol de uno de los personajes disponibles (bastante irreverentes en su diseño) y combatir contra el resto. Dependiendo del modo escogido lo haremos por parejas (2 vs. 2) o todos contra todos. El modo más llamativo es el llamado Captura la Cabeza. En este tendremos que intentar llevar hasta nuestro altar la cabeza de la deidad que hay en el centro del escenario.

El problema es que cada cabeza aporta una serie de ventajas o desventajas que habrá que tener en cuenta. Zeus lanzará rayos, pero otros podrán invertirnos el control, congelarnos, etc. Por ello será fundamental conocer a cada Dios antiguo aquí incluido y maniobrar en consonancia.

Pero ojo, porque no estaremos solos. Es cierto que tendremos un amigo, pero es que además está el equipo rival, que nos intentará quitar la cabeza para llevarla hasta su altar… y para ello contará con opciones como atacar, embestir o atacar con alguno de los objetos disponibles. En este sentido hay que reconocer que el diseño de los escenarios hace mucho porque el desarrollo de las partidas sea intenso, rápido y divertido.

Otra modalidad que utiliza el componente clave de las cabezas de los Dioses es el modo Rey de la Cabeza, donde vencerá aquel jugador que consiga tener durante más tiempo la cabeza del Dios.

Pero la cosa no se acaba aquí. Existen otras opciones de juego disponible como Cazadores de Cabeza, que no es otra cosa más que un Deathmatch. Aquí vencerá el que más muertes consiga. Esta modalidad es igualmente intensa, aunque menos inspirada. Y también tenemos el modo El Último Hombre, que viene a ser un modo Survival (venga, vale… digo que es un Battle Royale sencillito, ahora que están tan de moda) en el que vencerá el último que quede con vida.

Todo lo citado hasta ahora tiene una clara vocación multijugador, siendo poco apropiado para jugar en solitario. Eso sí, se han incluido una serie de treinta desafíos (que pueden superarse con medallas de bronce, plata y oro) para conocer mejor los entresijos de Oh My Godheads y de paso servir como incentivo para quien quiera jugar de vez en cuando en solitario. Aun así, está bien como modo de práctica o tutorial… pero la verdadera gracia de este título reside en jugar con tres amigos más.

Y llegados aquí me gustaría aclarar que se echa de menos un modo online, para poder jugar en cualquier momento contra amigos u otros usuarios. Y de paso también comentar que el propio desarrollo de las partidas (cortas, intensas y sin mucha profundidad) hace que en sesiones largas de juego perdiera un poco de interés.

Apartado Técnico


El apartado gráfico destaca por el diseño de personajes y de los escenarios, que son bastante variados. Tenemos una representación del Olimpo de los Dioses de Grecia y otras ubicaciones ambientadas en lugares como una pirámide egipcia, una pirámide azteca, un volcán que parece recordar al Vesubio, un poblado vikingo, etc. Está muy logrado, aunque hay que reconocer que el nivel de detalle no es muy allá.

En términos sonoros tenemos una banda sonora aceptable, con algunas melodías un tanto machaconas, pero que ambientan perfectamente la acción. Ya por último señalar que Oh My Godheads: Party Edition nos llega con textos de pantalla en castellano y a cambio de 14,99 euros.

Conclusión


Si acostumbras a jugar con tus amigos en torno a una consola, una manera rápida, directa y divertida de desahogarse es este Oh My Godheads, que incluye una colección de modos muy interesante y una idea de concepto muy lograda. Echamos de menos la inclusión de un modo online para poder usarlo con más frecuencia… y es que no es recomendable si solo jugas en solitario.

 

  • Diversión multijugador desde la primera partida
  • Buena colección de modos de juego
  • Las diferentes cabezas aportan un extra de tensión y emoción a las partidas
  • Ideal para sesiones cortas de juego con tus amigos… y Switch parece la plataforma ideal para ello

 

  • No es un título para jugar en solitario
  • A largo plazo o tras largas sesiones pierde parte de su gracia
  • No tiene online

 

 

7 Nota
Jugabilidad6
Multijugador8
Gráficos6
Música/Sonido7
Edición Española7