Los amantes de los JRPGs sufrieron un pequeño revés en la anterior generación cuando, el juego de rol japonés Shining Resonance, una nueva entrega de la veterana saga Shining, se quedó sin salir de territorio oriental, y solamente allí pudieron disfrutar en PS3 de esta aventura de fantasía y magia. Pero como dice el refrán “nunca es tarde si la dicha es buena”, y ahora llega a la actual generación Shining Resonace Refrain, una remasterización con muy buena pinta que desembarca en occidente con una edición que incluye tanto la versión original del juego, como otra nueva con contenido extra. A continuación, os contamos todo lo que necesitáis saber de este título y veremos si, realmente, la espera ha acabado mereciendo realmente la pena.

Un poder para proteger o destruir lo más querido


El argumento del juego nos traslada a la isla Alfheim, una tierra en la que en el pasado vivieron en armonía elfos y dragones, hasta que una gran batalla con una entidad conocida con el nombre de Deus, la cual amenazaba con destruir el mundo, acabó por dejar ese territorio arrasado y a los dragones prácticamente extintos. Los elfos migraron y con el tiempo los humanos pasaron a ocupar esa isla, fundando el reino de Astoria y volviendo a surgir así un periodo de prosperidad. O eso pensaban sus nuevos habitantes hasta que el Imperio decidió invadir la isla para hacerse con el control del territorio.

En medio de este conflicto bélico, un joven llamado Yuma, se encuentra cautivo dentro de una torre perteneciente al Imperio. Objeto de múltiples tortura y experimentos por llevar en su interior el alma de uno de los dragones más poderosos de antaño, el Shining Dragon, parece resignado a pasar allí hasta el fin de sus días. Todo eso cambia con la irrupción de Sonia Blanche, la princesa y capitana de las fuerzas de Astoria, quienes ven en Yuma y su poder, la única esperanza para sobrevivir al asedio del imperio. Comienza así una aventura llena de aliados y enemigos, en la que la sobra de Deus se volverá a cernir sobre la isla de Alfheim.

La historia en sí no es nada del otro jueves. Está bien escrita y llevada, pero no se sale de lo típico y no depara demasiadas sorpresas, tornándose en algo previsible. Afortunadamente, los protagonistas y personajes que encontraremos, son bastante carismáticos, y a través de los numerosos eventos opcionales y conversaciones, acabaremos cogiéndoles bastante aprecio y nos arrancarán alguna que otra sonrisa. La campaña puede llegar a durar entre 30 o 40 horas, dependiendo del tiempo que le dediquemos a realizar tareas secundarias.

El sistema de combate se lleva a cabo mediante peleas en tiempo real. Como ocurre en tantos otros juegos del género, nos moveremos por el mapa y si interactuamos con un enemigo, pasaremos a posición de pelea. Nuestro poder ofensivo se caracteriza por ataques básicos (dos tipos, uno ligero y otro fuerte que puede tumbar al enemigo) que consumirán AP o ataques especiales que gastarán MP. Estos dos tipos de golpes podrán combinarse de diferente manera, ya seamos nosotros solos o con otros aliados, para realizar cadenas de ataques devastadoras. Además, Yuma podrá transformarse en dragón para ayudar a decantar la victoria a favor de su equipo, aunque a costa de MP.

Una característica bastante llamativa, es que aquí no tendremos que cambiar de armas o equipo. Nuestros personajes llevarán siempre el mismo armamento. En su lugar, para dar variedad a las posibilidades ofensivas y defensivas de los protagonistas, podremos “afinar” las armas de cada uno de ellos, de manera que cada estilo nos brindará diferentes estadísticas de ataque físico, mágico o musical. Para añadir más posibilidades todavía, tendremos la opción de equipar “aspectos” (entre 3 y 5, dependiendo del tipo de afinamiento), que potenciarán movimientos, aumentarán determinados estados o brindarán características especiales a los ataques.

El trabajo en equipo será algo fundamental en este Shining Resonace Refrain. Tal es así que influirá bastante el modo en que los personajes se relacionen entre sí. Para ello contaremos con un “diagrama de vínculos”, donde podremos editar como se llevan entre ellos asignando a cada uno un “rasgo” del tipo que prefiramos. Estos rasgos los iremos ganando observando eventos principales o secundarios, o también los encontraremos en cofres, y nos permitirá determinar que vínculo queremos que exista entre los protagonistas. Esto determinará el tipo de acciones que haga la cpu durante los combates, haciendo que unos personajes se ayuden a otros de una manera o de otra.

Una buena cantidad de nuestras horas totales de juego, las pasaremos en la ciudad de Marga. Será la única ciudad que podremos visitar a lo largo de la aventura, y no es que sea demasiado grande. Aun con todo, tendremos variedad de posibilidades de acciones, ya sea ir a la tienda, afinar nuestras armas, crear objetos mediante alquimia, adentrarnos en las mazmorras opcionales del grimorio, o dedicarnos a cumplir con los recados que nos propondrán sus habitantes. Sin olvidar tampoco los eventos opcionales con el resto de personajes, y que permitirá a Yuma conocer mejor a sus compañeros de aventura.

Desafortunadamente, una de las pegas que encontramos en este juego, es la escasez de escenarios que visitar. Solamente hay una ciudad, y el resto serán escenarios que se extenderán a partir de la misma como si fuera todo una gran mazmorra. Esto provoca que tengamos que ir y volver constantemente por las mismas zonas enfrentándonos a los mismos enemigos. También hay que reconocer que estos adversarios van subiendo de nivel conforme vamos subiendo nosotros, cosa bien pensada ya que sí tenemos que atravesar doscientas veces los alrededores de Marga, se nos quedarían cortos los enemigos del principio. Otro elemento incluido para paliar esta pega, es la presencia de climatología, que alterará el entorno y algunos de los enemigos, volviéndolos más fuertes o cambiando algunos de ellos.

Por último, hay que reseñar que esta remasterización incluye dos versiones del juego. La original, que ofrece la experiencia tal y como salió en PS3 en el año 2014; y otra nueva acompañada de la palabra “refrain”, la cual entre sus novedades, añade una historia paralela y la posibilidad de unir a nuestro equipo a dos personajes que no estaban disponibles en el original. A parte, las dos versiones incluyen sobre 150 DLCs que vieron la luz en Japón en la pasada generación, en forma de trajes y eventos focalizados en los protagonistas.

Apartado Técnico


El apartado gráfico hay que reconocer que, a pesar de ser un título original de la generación pasada para PS3, debido a la calidad que atesoraba en su día, luce bastante bien en esta remasterización. Es por ello que podremos observar un estilo visual muy llamativo, con unos personajes y escenarios coloridos y bien detallados. Podría pasar perfectamente por un juego de la actual generación, ha aguantado bastante bien el tipo. En lo referente a los efectos visuales, destacan sobre todo las explosiones y efectos de luces que acompañan a buena parte de los ataques durante los combates.

Esto tiene como contrapartida que en las situaciones de mayor carga en pantalla, el juego sufra unas relantizaciones muy notorias, haciendo que se resienta algo la jugabilidad. Si bien en principio no da tanto problema, cuando los personajes aprenden ataques más poderosos que conllevan explosiones y grandes artificios, si se juntan varios de estos ataques a la vez, sumados a los de los enemigos, provoca esta bajada de fps momentánea. Por lo demás, el título se muestra en pantalla a una resolución de 1080p y 60 fps.

La banda sonora del juego se convertirá, desde el principio, en uno de los elementos que más nos hechizará de este juego. Y no es raro viendo que la temática de esta entrega de la serie Shining hace fuerte hincapié en los instrumentos y en la música, que del mismo modo podamos deleitarnos con toda una recopilación de melodías llenas de ritmo y de gran calidad. Junpei Fujita compone de esta manera, una lista de canciones que no nos cansaremos de escuchar, ya sea en los combates o explorando los escenarios. Los efectos de sonido son variados e irán de la mano de los golpes o interacciones durante las peleas. El doblaje de los diálogos podrá seleccionarse tanto en inglés como en japonés, con un nivel más que bueno sea cual sea la opción que elijamos. Todos los textos en pantalla se encuentran totalmente en inglés.

Conclusión


Shining Resonance Refrain llega finalmente al mercado occidental con una edición que incluye tanto la versión original como una nueva con diferentes extras. Esta remasterización para la actual generación de consolas se presenta como una oportunidad ideal para poder disfrutar de una entrega de la famosa y longeva saga Shining que destaca por un estilo visual, un sistema de combate entretenido y una banda sonora que merece una mención aparte. Viviremos así una historia que quizás sea demasiado sencilla y sin sorpresas, pero con unos protagonistas muy simpáticos a los que acabaremos cogiendo, sin duda, bastante aprecio. En la otra cara de la moneda, tenemos un rendimiento bastante irregular en los momentos de más intensos de los combates, y el hecho de que la exploración por el mundo nos obligue a pasar mil veces por el mismo sitio para enfrentarnos a los mismos enemigos, dando lugar a un mundo bastante más reducido de lo que nos gustaría. Con todo, no podemos hacer otra cosa que recomendar este juego, el cual se convierte en una de las mejores experiencias JRPG para este año en PlayStation 4.

 

  • Protagonistas carismáticos que conectan con el jugador
  • Sistema de combate muy divertido y personalizable
  • La banda sonora es de lo mejorcito del juego
  • Las misiones secundarias y las mazmorras secundarias brindan horas extra de duración

 

  • Algunos problemas de rendimiento y caídas de fps
  • Repetición de escenarios y enemigos constante
  • Textos en inglés

 

 

8 Nota
Historia7.5
Jugabilidad8
Gráficos8
Música/Sonido8.5
Edición Española4
Jugador desde hace casi 30 años. Aficionado sobre todo a los fighting games y hack & slash. Psicólogo a tiempo parcial, optimista a tiempo completo.