Anunciado el verano pasado con el nombre de Sonic Project 2017 junto a Sonic Mania con motivo del 25 aniversario de la saga, ha llegado finalmente el lanzamiento de Sonic Forces. Un juego que pretende homenajear toda la trayectoria del erizo azul a lo largo de todos estos años desde su primera aparición en 1991 para la consola SEGA Mega Drive. Y lo intenta hacer con una mezcla entre las dos corrientes diferenciadas y protagonizadas por el Sonic clásico y el Sonic moderno, como ya ocurriese en Sonic Generations, aunque en esta ocasión han decidido realizar una serie de innovaciones y cambios para darle otro enfoque, con elementos con la introducción de un avatar personalizado que nos volverá el protagonista de esta nueva aventura. Os contamos a continuación si los cuatro años de desarrollo que ha tenido este juego han dado como fruto un juego a la altura de los esperado por los fans, o por el contrario cae en la maldición del famoso Sonic Cycle.

La velocidad sin control, no sirve de nada


El argumento de esta nueva aventura de Sonic, nos narra el nuevo intento del Dr. Eggman por conquistar el mundo y acabar con su archienemigo y némesis. Y para esta ocasión cuenta con la ayuda de un aliado conocido con el nombre de Infinite, quien posee un artilugio conocido como Rubí Fantasma consigue derrotar al erizo azul sin apenas esfuerzos. Seis meses después, y con el héroe desaparecido, la resistencia a la ocupación del villano Eggman liderada por Knucles, Tails, Silver y todo el resto de amigos de Sonic necesita toda la ayuda posible para volver las tornas a la preocupante situación. Y ahí es donde entramos nosotros, con la creación de un avatar personalizado, donde podremos elegir entre diferentes razas para nuestro personaje como pueden ser gato, erizo, perro, lobo, conejo… y la cual tiene cada una sus ventajas particulares como por ejemplo, atraer anillos cercanos o no perderlos todos si nos consiguen atacar. Una vez hemos acabado comenzará la verdadera misión, averiguar que ha sido de Sonic y descubrir el secreto tras el misterioso personaje de Infinite.

El modo historia es francamente corto, nos durará si vamos estrictamente a las misiones principales unas 3 horas aproximadamente. Si decidimos optar por repetir fases para desbloquear nuevos ítems y recompensas, nos podrá llegar a durar unas 4 o 5 horas, no mucho más, ya que la duración de los escenarios no llegará a sobrepasar el tiempo de 1 o 2 minutos, y en varios de sus segmentos están francamente automatizados. Conseguir el 100% con todo no supondrá una duración total de más de 10 horas. Una duración cortita que no se ve ayudada por la absoluta facilidad de la que hace gala este juego, y con unos jefes que tampoco nos supondrán un problema para acabar con ellos incluso a la primera.

Pero vamos a lo realmente importante y al elemento esencial que se precie en todo juego de plataformas, y más todavía si hablamos de un juego de Sonic: la jugabilidad. Y desafortunadamente, es aquí donde se cae todo el equipo. Con un control tosco que nos responde del todo bien a nuestros comandos, y que provoca que muchas veces el personaje salte como quiere y no podamos medir todo lo bien que deseemos si intentamos hacer movimientos más ajustados. Es ahí donde se le ven más las costuras en este apartado, ya que en las partes automatizadas no suele haber problemas, pero cuando nos encontremos en las partes “más plataformeras” empezaremos a sufrir su nefasto control y nivel de físicas, llegando a desesperarnos en más de una ocasión. Todo esto da como consecuencia que muchas veces no nos sintamos que tenemos control sobre lo que ocurre en pantalla y que todo lo que sucede es algo aleatorio.

La principal novedad y lo que ha intentado publicitar más el Sonic Team de cara al lanzamiento de este juego: el avatar. Como ya explicamos al principio, se tratará de un personaje creado por nosotros, donde podremos elegir entre una serie de razas y personalizarlas con opciones como tipo de ojos, colores, voces o incluso poses de victoria. Aunque en un principio no dispondremos de muchos objetos para customizar su aspecto, a medida que completemos desafíos dispondremos de una gran cantidad de ítems para cambiar el aspecto de nuestro personaje. No estaremos desarmados, ya que contaremos con la ayuda de los Wispons, que vienen a ser como un tipo de pistolas con diferentes propiedades como actuar de lanzallamas, látigo eléctrico o encerrar en cubos a los enemigos. También dispondrán de un ataque especial y nos permitirán desplazarnos con más libertad por los personajes. A medida que desbloqueemos nuevos Wispons, estos tendrán propiedades tales como ofrecernos un escudo o ganar anillos y velocidad de diferentes maneras.

Además de la historia principal, podremos elegir realizar una serie de desafíos de diversa naturaleza (contrarreloj, sacar rango S, realizar determinada acción con Sonic…) y que nos recompensará con nuevo equipo para al avatar. También tendremos misiones diarias que nos otorgarán un incremento de experiencia conseguida para nuestro personaje durante un corto periodo de tiempo, pero que se notará bastante. Sin olvidar las misiones S.O.S, que nos invitarán a ayudar a un avatar de otro jugador volviendo a repetir un escenario, y que tendrán como objetivo jugar con su ayuda, con él directamente o rescatarlo de una capsula. Por último, si conseguimos suficientes anillos rojos en cada misión, iremos liberando escenarios extra, de corta duración pero que serán algo más desafiantes de lo normal.

Apartado Técnico


En el apartado gráfico, salta a primera vista que nos encontramos ante un juego de bajo presupuesto. Y es que es difícil aceptar que juegos de anteriores generaciones, se vean mejor en algunos aspectos y más cuidados que este Sonic. Luego existen otros factores como que la IA de los enemigos ha sufrido también un retroceso en su comportamiento con respecto anteriores juegos y veamos cómo tienen una animación más restrictiva en su patrón de movimientos. El juego en la versión para PlayStation 4 se muestra a una resolución de 1080p y va a una tasa de 60 FPS.

Si nos fijamos en el apartado sonoro, tenemos sentimientos encontrados con su banda sonora original y una sensación agridulce. Mientras algunos temas musicales como el principal “First Bump” destilan bastante calidad, luego hay otros como el que oímos en Green Hill con el Sonic clásico que destrozan esas buenas sensaciones con unas composiciones machaconas. Luces y sombras en este apartado, aunque por lo general acabará gustando si nos quedamos con los más interesantes. Los efectos sonoros están en la línea de lo esperado, cumpliendo sobradamente y sin poder faltar el típico sonido al coger un anillo o saltar con Sonic. El doblaje de los diálogos se encuentra en castellano, con un nivel de interpretación bastante bueno en nuestro idioma. Todos y cada uno de los textos están traducidos también al español.

Conclusión


Sonic Forces se ha convertido, desgraciadamente, en otro intento fallido de Sonic Team de intentar realizar un título 3D a la altura del icono legendario de la compañía como es el erizo azul. Con un diseños de niveles y jefes aburridos, se hace difícil aceptar que un juego de plataformas como éste, nos encontremos un control tosco y unas físicas que harán que nuestros saltos sean una lotería y respondan a veces como le dé la gana. A esto hay que sumarle su duración excesivamente corta, ya que podremos acabarlo en dos o tres tardes y nos quedará poco más que sacar los anillos secretos y desbloquear elementos para el avatar. Esto último es quizás uno de las novedades rescatables de este juego, ya que su nivel de personalización y numerosos ítems que podremos conseguir nos invitarán a intentar conseguir desafíos y entretenernos algo más. En definitiva, un juego protagonizado por la mascota de SEGA muy olvidable, para acabarse y no acordarse más de él. SEGA tiene que tomar nota si quiere volver a sacar algo que devuelva la ilusión a los fans, porque este no es el camino.

 

  • El avatar y su nivel de personalización
  • Algunos temas musicales de la OST

 

  • El control puede ser demasiado tosco en ocasiones
  • Sorprendentemente fácil incluso en la mayor dificultad
  • Diseños de escenarios poco inspirados
  • Duración excesivamente corta
  • Enfrentamientos con Jefes muy sosos

 

 

5.5 Nota
Historia5
Jugabilidad4.5
Gráficos7
Música/Sonido7
Edición Española7.5
Jugador desde hace casi 30 años. Aficionado sobre todo a los fighting games y hack & slash. Psicólogo a tiempo parcial, optimista a tiempo completo.