La última entrega protagonizada por el entrañable Bomberman fue uno de los juegos que se pusieron a la venta a la vez que la consola Nintendo Switch, y Konami no pudo dar más en el clavo, pues en pocas semanas se convirtió en el juego más vendido de la saga en toda su historia. Un año más tarde el título debuta en PlayStation 4, Xbox One y PC con todos los contenidos lanzados hasta fecha y con la premisa de continuar en la senda del éxito. ¿Que tal le habrá sentado el salto a las demás plataformas? Vamos a comprobarlo.

Diversión con amigos asegurada


A estas alturas es muy probable que todos sepáis de qué trata un Bomberman, pero por si todavía hay alguien que lo desconozca, se puede resumir como controlar a un carismático personaje que debe abrirse paso por distintos escenarios mediante el uso de bombas (para reventar obstáculos o eliminar a los enemigos que nos salgan al frente).

El juego cuenta con un Modo Historia que presenta a todos los hermanos y hermanas Bomber practicando sus hobbies favoritos mientras gozan de tiempos de paz, pero rápidamente deben embarcarse en un viaje por el universo para detener a un villano que busca dominar todos los planetas. El planteamiento de este modo es bastante simple: superar unas ocho fases en cada planeta, cumpliendo los desafíos de cada nivel (como eliminar cierta cantidad de enemigos o activar determinados interruptores) hasta alcanzar un enfrentamiento directo con un jefe final. El camino hasta el boss es bastante entretenido, pero la verdadera diversión llega en el multijugador.

Jugar con amigos a Super Bomberman R seguramente haya sido una de las claves del éxito del juego en Nintendo Switch, y en su versión de PlayStation 4 no iba a ser menos. Por un lado tenemos el Modo Batalla, para hasta cuatro jugadores en modo offline y para hasta ocho en multijugador online, que presenta frenéticos enfrentamientos contra la CPU o contra amigos y amigas en los que el objetivo es eliminar al rival lo más rápido posible, o de lo contrario el escenario se irá volviendo más peligroso.

Y por el otro lado está el Gran Premio, un modo de juego bastante novedoso que plantea batallas de 3 vs 3 en equipo y que tiene lugar en un gran estadio. El objetivo es ganar y obtener puntos para subir lo máximo posible en el ránking global, pero por si eso no fuese suficiente, esta competición también cuenta con un hilo narrativo en el que los Bomberman deberán aliarse con unos seres desconocidos y hacer frente a un nuevo villano y a sus marionetas, y estos individuos y esbirros no son ni más ni menos que personajes icónicos de los juegos más famosos de Konami. A través de la tienda es posible comprar con dinero in-game a Belmond y Drácula de Castlevania, a Anubis de Zone of the Enders, a Solid Snake y Raiden de Metal Gear Solid, Pyramid Head de Silent Hill o incluso a personajes invitados exclusivos dependiendo de la consola en la que se juegue (Ratchet en PS4, Jefe Maestro en Xbox One, etc.)

Si nos centramos en los cambios más notorios entre el juego que salió para Switch hace más de un año y el que tenemos ahora entre manos, tenemos varios puntos a señalar. El control se ha pulido y ha mejorado bastante, facilitando la tarea de movernos por el escenario mientras plantamos bombas en el lugar exacto, y aunque el juego guarde su encanto en la vertiente multijugador, lo cierto es que es tremendamente complicado encontrar alguien con quien jugar una partida online, y es una verdadera lástima.

Apartado Técnico


Durante nuestras primeras partidas pudimos comprobar que el nivel de detalle de los escenarios ha mejorado con respecto a la versión de Switch, obteniendo como resultado unos diseños de personajes y efectos especiales más resultones; También hay que agradecer que, gracias a estos gráficos HD, es posible apreciar aún más las expresiones de los enemigos al ser afectados por las explosiones. El rendimiento se mantiene estable en todo momento y ofrece una tasa de 60 imágenes por segundo.

Las melodías que suenan durante las partidas son frenéticas y encajan a la perfección con la diversión y la emoción de escapar de las bombas a punto de estallar, los efectos de sonido cumplen su cometido y, una vez más, el juego llega totalmente traducido a nuestro idioma.

Conclusión


Tras su paso por Nintendo Switch, Super Bomberman R se convierte en un título multiplataforma que plantea unas mecánicas jugables sólidas que ofrecen grandes dosis de diversión, sobretodo al jugar con amigos.

Ahora es posible disfrutar de todo el contenido lanzado hasta ahora tanto en Switch como en PS4, Xbox One y PC, teniendo como únicas diferencias la presencia de ciertos personajes exclusivos, y todo con unos gráficos en alta definición que ayudarán a apreciar aún más algunos de los diseños y animaciones de los personajes. Y aunque la comunidad del juego en la consola de Sony sea escasa (al menos de momento) lo cierto es que la vertiente multijugador puede llegar a ser realmente divertida y adictiva. Queráis o no, los piques están asegurados.

 

 

  • El diseño de los enemigos.
  • La variedad de escenarios y personajes.
  • Grandes dosis de diversión al jugar con amigos.

 

 

  • El Modo Historia es simplón.
  • La dificultad para encontrar partidas online a las que unirse.

 

7 Nota
Historia5
Jugabilidad7
Multijugador6
Gráficos7
Música/Sonido7
Edición Española7