Como ya hemos comentado y recordado en alguna otra ocasión, hubo una época en la pasada generación, en la que Microsoft apostó muy fuerte por atesorar en su catálogo para Xbox 360 con una buena cantidad de juegos de origen japonés, con la esperanza de ganar cuota de mercado en el país nipón. Muchos de esos títulos acabaron saliendo posteriormente en la consola de competencia, otros permanecieron exclusivos. El caso de Tales of Vesperia fue curioso, saliendo en 2008 con una exclusiva temporal en Xbox 360, y saliendo un año más tarde en PS3 con extras, aunque desafortunadamente esta versión no traspasó las fronteras de Japón y allí se quedó. Eso ha sido hasta este año 2019, en el que Bandai Namco nos trae Tales of Vesperia: Definitive Edition, una remasterización que llega a consolas y PC acompañada de ciertos extras y novedades, contando encima con un buen lavado de cara en el aspecto técnico. Os contamos a continuación y en detalle, todo lo que nos ofrece esta nueva edición de un clásico dentro de la saga Tales of.

Un Tales of para recordar


El argumento nos lleva a un mundo de fantasía donde la supervivencia de sus habitantes depende en gran medida de unos artefactos llamados blastias, los cuales ofrecen barreras de protección frente a los monstruos, o permiten controlar elementos de la naturaleza como el fuego o el agua. Yuri Lowell, el protagonista de esta historia, es un joven espadachín impulsivo que, junto a su compañero canino llamado Repede, acaba preso en la ciudad de imperial de Zaphias, al investigar el robo de una blastia que provee de agua a los barrios más pobres de ese lugar. Al intentar escapar, termina conociendo a Estellise, una chica noble que intenta huir del castillo para avisar a un caballero amigo suyo.

Todo esto acaba desencadenando en una espectacular fuga, en la que Yuri se acaba convirtiendo en fugitivo y en la que comienza su aventura por todo el mundo para encontrar al ladrón de la blastia. Lo que no sabe es que en ese viaje se dará cuenta que todo forma parte de un plan mayor que puede acabar con la vida pacifica de la gente y llevarla a un mundo de devastación. La campaña nos durará bastante, entre 45 y 50 horas, y la historia y sus personajes acabarán ganándose la simpatía del jugador. En parte será gracias a las conversaciones opcionales que irán surgiendo de manera espontánea y nos permitirá conocerlos mucho mejor.

El sistema de combate no supone una gran diferenciación o revolución al respecto de otras entregas de la saga, de hecho en realidad es bastante continuista, y quienes tengan experiencia con algún otro episodio cercano a Tales of Vesperia, podrá hacerse con las mécanicas sin apenas esfuerzo al resultarle tan familiares. Estos combates están orientados a la acción, permitiéndonos realizar una serie de ataques y combinaciones normales, además de movimientos especiales que seremos capaces de combinar para lograr de este modo un mayor daño en el enemigo. En cada pelea podrán participar hasta cuatro miembros a la vez de nuestro grupo, nosotros solamente controlaremos a uno y el resto será manejado por la IA (tendremos la opción de elegir un estilo de lucha para que ese personaje actúe de una manera u otra).

A la hora de viajar entre las diferentes localizaciones disponibles en el mundo, en un principio tendremos que hacerlo moviéndonos por un mapamundi, en el que irán apareciendo enemigos de manera espontánea y será nuestra decisión evitarlos o hacerles frente. Nuestros destinos serán ciudades y mazmorras. En las primeras, podremos descansar en una posada para recuperarnos y guardar partida, comprar y vender objetos y averiguar más sobre el siguiente objetivo para avanzar en la historia. En las segundas, investigaremos esos escenarios en forma de laberintos llenos de enemigos y cofres por descubrir. Algunas mazmorras son bastante simples, pero otras nos ofrecerán un mayor reto, con diversas bifurcaciones y algún enigma o pequeño puzle que resolver.

Además de combatir o explorar, el juego nos ofrece otras mecánicas adicionales que nos servirán para mejorar nuestro equipo, como ocurre con la síntesis, una forma de crear o hacer más poderosas nuestras armas; o también podremos cocinar y obtener así una serie de beneficios adicionales para nuestro equipo de manera temporal. No hay que olvidar la presencia de algunos minijuegos, como por ejemplo uno de dados en el que tendremos que conseguir derrotar a nuestros rivales y así obtener nuevos título o recompensar bastante interesantes. Y tampoco podía faltar el típico jefe opcional oculto, el cual nos proporcionará un mayor reto que los normales que nos encontramos durante el viaje.

Dejando de lado las mejoras técnicas, esta Defintive Edition incluye novedades en forma de contenido extra, como por ejemplo es el caso de nuevos trajes, nuevas técnicas para usar aprender y usar durante las peleas, o nuevos combates y enemigos a los que tendremos que hacer frente. Realmente no es una cantidad de contenido inédito demasiado grande, y queda en un detalle más que en un verdadero motivo de peso para rejugarlo nuevamente si ya lo hicimos en su día, pero se agradece igualmente su inclusión y quién sea fan de esta entrega de la serie seguro que disfruta bien de las nuevas características introducidas y que amplían un poco más lo que nos ofrece  el título de Bandai Namco.

Apartado Técnico


En lo referente al apartado gráfico, el juego ha soportado relativamente bien estos 10 años desde que se lanzó por primera vez a la venta. Es una de las virtudes del estilo cel shading que presenta, con un enfoque colorido y vivaz, aunque se note el tiempo transcurrido en detalles como un mapamundi o escenarios de batalla algo vacíos. Los efectos visuales van a la par, con iluminaciones o explosiones que acompañan a algunas de las técnicas que usaremos en la batalla. Una de las novedades de la remasterización es la de mostrarse en pantalla a una resolución de 1080p y una tasa de 60 fps, lo que supone una diferencia notable respecto a cómo se veía en su momento.

La banda sonora, sin ser el mayor exponente dentro de la serie, incluye un listado de temas musicales que acompañan bastante bien, aunque ninguno de ellos alcance la excelencia y quede grabado a fuego en nuestra memoria. Los efectos sonoros son abundantes en las peleas y dentro de mazmorras y ciudades, ambientando así el mundo en el que discurre nuestra odisea. En lo referente al doblaje se nos dará la opción de elegir entre poder escuchar las voces en inglés o en su versión original en japonés, quedando así al gusto del jugador. Todos los textos se encuentran traducidos al castellano.

Conclusión


Tales of Vesperia: Definitive Edition nos brinda una oportunidad magnífica para poder disfrutar de una entrega dentro de la saga bastante querida por los fans. Con un trabajo bien realizado en este remaster, seremos capaces de jugar a una resolución HD y una tasa de frames mejorada una aventura que durará un buen puñado de horas y se caracteriza por su buen argumento y personajes entrañables, además de unas mecánicas jugables interesantes. Aquellos que ya lo pasaron en su momento, tienen motivos suficientes para darle caña una vez más gracias al buen lavado de cara y los extras que incluye, y los que no lo jugasen ya pueden conocer de primera mano y de la mejor manera posible un JRPG de gran calidad. Es por ello, que solamente nos queda recomendarlo a todos los fans del género, convirtiéndose en una excelente opción para empezar el año 2019 de la mejor forma posible.

 

  • Argumento interesante y personajes carismáticos
  • Gran variedad de técnicas y estilos de pelea
  • Los minijuegos y demás objetivos secundarios
  • Se nota la mejora técnica a nivel de resolución y fps
  • Traducido al español

 

 

  • Las mecánicas de combate apenas se aprovechan en la práctica

 

8 Nota
Historia8
Jugabilidad8
Gráficos7.5
Música/Sonido7.5
Edición Española8