La arriesgada apuesta de Firesprite Games ha salido bien. La mezcla de conceptos como roguelike, shooter en primera persona, realidad virtual, sigilo y survival horror parecía tener demasiados ingredientes como para cuajar, pero el estudio británico ha sabido tomar las dosis justas de cada uno y ha “parido” un título que pasa a engrosar la lista de videojuegos recomendables para PlayStation VR.

El sigilo y el horror unidos suelen funcionar


El horror y el sigilo se dan la mano en The Persistence, que gracias a la inmersión que ofrece PlayStation VR alcanza cotas difícilmente alcanzables fuera del mundo VR. Las sensaciones que se consiguen transmitir en esta nave espacial son angustiosas por momentos, teniendo que enfrentarnos a los que hasta hace poco eran nuestros compañeros de misión. Sin embargo, algo parece salir mal y de repente nos vemos atrapados junto a un montón de sanguinolentos enemigos.

La trama no adquiere una especial relevancia, pues queda claro que nuestro único objetivo es el de escapar con vida de esta nave. Ahora bien, las sensaciones que ofrece durante el transcurso de la aventura son muy acusadas. Liberación cuando conseguimos derrotar a algunos enemigos, tensión cuando intentamos pasar desapercibidos, terror cuando nos vemos rodeados, etc.

Pero Firesprite Games no se conforma con este binomio y añade más elementos a la fórmula. El concepto roguelike parece metido a calzador, y es posible que a algunos jugadores ya les salga urticaria con tan solo imaginarse escenarios procedurales. Pero tranquilos, porque en este caso hay que reconocer que el sistema de progresión es evidente y notorio; y el propio diseño de las estancias de la nave – aunque cambien – se sienten naturales y lógicas dentro del desarrollo.

Con cada muerte conseguiremos un poco más de experiencia, así como también iremos consiguiendo nuevas habilidades o mejoras para las armas. Cierto es que tras cada muerte volveremos sin armas… pero para eso el juego se toma un respiro y nos permite volver a hacernos con todas de manera poco forzada (al menos dentro de lo que un roguelike suele ofrece). Por ello nos parece una idea acertada, al no mostrarse muy exigente dentro de lo que este tipo de videojuegos suele ofrecer.

¿Y el sigilo? Pues se convierte en parte fundamental. Somos más inteligentes que los enemigos, y habrá que dejar constancia de ello atacando en el momento justo… o rehusando un enfrentamiento. Además, la libertad que aporta la Realidad Virtual nos permitirá asomarnos por salientes para ver qué nos espera tras cada esquina. Y de la misma manera contaremos con una cámara térmica para ver dónde se esconde nuestro posible verdugo. Con todo esto y el interesante conjunto de habilidades disponible tenemos más que suficiente para divertiros.

Pero lo que ofrece The Persistence no acaba aquí. El modo principal ofrece un conjunto de misiones muy interesantes, que gracias al concepto roguelike incluso gana más enteros. Pero por si os pareciese poco, también tenéis un modo supervivencia que, aunque desluce en comparación con el modo aventura, se agradece.

Apartado Técnico


El apartado técnico de The Persistence ofrece un nivel de detalle bastante elevado para lo que viene siendo habitual en PlayStation VR. El diseño de los escenarios quizá sea un poco genérico, pero al menos se contrasta con la sensación de escala y nivel de detalle que ofrecen los enemigos, que están bastante cuidados. Con todo esto se convierte en uno de los videojuegos visualmente más atractivos del catálogo del sistema de PS VR.

En materia sonora vemos que los efectos de sonido cobran un especial protagonismo, algo que le sienta de fábula. A esto se suma una BSO que sabe cuándo sumar medios o cuando dejar que el silencio se adueñe de la escena. Por último, hay que destacar que The Persistence nos llega con textos de pantalla en castellano y voces en inglés. Una pena que no haya llegado con voces en castellano.

Conclusión


Si bien no es perfecto, hay que reconocer que The Persistence nos ha sorprendido para bien. Su fórmula jugable parecía una amalgama de ingredientes difícil de encajar, pero la síntesis ha sido muy buena y acaba destacando. A pesar de tener algunos pequeños defectos, como que el movimiento libre maree; hay que reconocer que en términos generales es muy bueno. Tal es así que incluso sin ser corto, uno de los aspectos que más me ha “dolido” de The Persistence es que no siga ofreciendo más y más contenido una vez que acabemos el modo aventura… ya que el modo Supervivencia no deja de ser relleno.

 

  • Apartado técnico muy cuidado
  • Los conceptos de roguelike, sigilo y terror se dan la mano y casan a la perfección
  • No penaliza demasiado tras cada muerte y ofrece un cuidado sistema de progresión

 

  • Ojalá ofreciese más horas de diversión (aunque no es para nada corto)

 

 

8 Nota
Jugabilidad8
Gráficos8
Música/Sonido7.5
Edición Española7