Los amantes del anime y el manga tenemos motivos para estar contentos. En lo que va de año han salido a la venta videojuegos basados en licencias tan conocidas como Dragon Ball, The Seven Deadly Sins, Little Witch Academia o Sword Art Online, y todavía son un mero entrante si se tiene en cuenta que aún están por llegar títulos como One Piece World Seeker, My Hero One’s Justice, Naruto to Boruto: Shinobi Striker o el recientemente anunciado Tokyo Ghoul:re Call to Exist. Casi todos los de esta lista vienen de manganimes del género shōnen, y precisamente hoy toca hablar del que será el primer juego de Black Clover, uno de los últimos grandes éxitos entre los lectores nipones.

Durante el pasado fin de semana tuvimos acceso a la beta cerrada de Black Clover: Quartet Knights, un título de acción que propone frenéticas batallas mágicas de 4 vs 4 en las que la cooperación, la habilidad y la estrategia son elementos esenciales para obtener la victoria, y del que ya os adelantamos que nos ha sorprendido en más de un sentido.

Sacando a relucir los Grimorios


Durante esta prueba del juego pudimos tener acceso a 13 personajes diferentes pertenecientes a cuatro clases específicas: Guerrero, Lanzador, Sanador y Apoyo; entre ellos estaban Asta, Yuno, Mars, Noelle, Mimosa, Yami, Magna, Vanessa, Gauche, Charmy, Klaus, Luck y Yami joven, y al jugar con varios de ellos pudimos comprobar el nivel de profundidad de cada luchador. Asta y Yami son devastadores en el cuerpo a cuerpo, Noelle puede atacar a distancia sin descanso y levantar escudos protectores para los aliados, Yuno y Magna pueden quedarse más alejados del meollo y rematar a todos los que intenten huir, Vanessa posee habilidades de apoyo que se pueden combinar a la perfección con los ataques de otros, y así podría seguir hasta hablar de todos y cada uno de ellos.

El variedad de escenarios y modos de juego fue otra de las cosas que nos sorprendió. Pudimos disputar batallas de control de zonas, caza de tesoros y obtención de cristales de poder (al más puro estilo Atrapa la Bandera) en terrenos nevados, ruinas subterráneas, las calles de una ciudad y hasta en una fortaleza en las que acechaba el riesgo de precipitarse al vacío en algunas zonas concretas; fueron diseñados para moverse con libertad (prescindiendo de pasillos y brindando la oportunidad de correr superar muros con facilidad) y presentan una serie de elementos con los que interactuar para obtener ventajas para el equipo y hasta algunos objetos que pueden ser útiles para salir de un aprieto, como una bomba o una mejora de velocidad. También debemos señalar que pese a que son escenarios abiertos, no son demasiado extensos como los que podemos encontrar en el MOBA Paladins, por ejemplo.

El sistema de combate se basa en la utilización de cuatro habilidades recargables y un ataque final, que se obtiene al realizar múltiples impactos hasta llenar una barra. Lo malo es que al no poder acceder a un modo Entrenamiento o una opción para consultar previamente y con calma cada uno de movimientos de los personajes, no tuvimos más remedio que tirar para adelante e ir probando hasta familiarizarnos. Un detalle que nos sorprendió fue que cuando un enemigo estaba mal de vida, aparecía un círculo que lo rodeaba y que nos indicaba que al utilizar la habilidad de R1 podríamos hacerle un gran daño, así escrito parece que estemos hablando de una casualización, pero lo cierto es que conseguir dar en el blanco no es tan fácil como parece y añade un cierto grado de emoción a mayores en las refriegas.

Al final de las partidas obtuvimos una serie de puntos según nuestra actuación personal y del equipo y avanzamos en el sistema de rangos, que promete dotar al juego de ese componente competitivo que tan bien le sienta. Y por si fuese poco, cada miembro del equipo podía votar al MVP, otorgando así al ganador una mayor cantidad de puntos. Además, con cada enfrentamiento fuimos ganando una serie de monedas que se podían invertir en personalizar nuestra tarjeta de luchador.

Apartado Técnico


Para comenzar cada partida, primero tuvimos que experimentar unas esperas de hasta más de cinco minutos de reloj para que el matchmaking nos emparejase con otros siete usuarios, y cuando al fin logramos acceder al campo de batalla nos encontramos con unos gráficos que se mantienen en la línea que caracteriza a los juegos anime pero que destacan en cuanto a animaciones y modelados de cada luchador, recreando muchos de los movimientos que ejecutan en el anime. El rendimiento se mantuvo sólido como una roca en todo momento, ofreciendo una tasa de 60 imágenes por segundo que sienta de maravilla a la jugabilidad al dinamizar los enfrentamientos.

Las melodías que sonaban en los menús y en las partidas casaban mucho con la ambientación mágica de la obra, los efectos de sonido nos parecieron correctos y las voces de los personajes lograban el mismo nivel que los de la serie, incluyendo incluso muchas citas célebres de Asta y compañía antes y después de los combates.

En Resumen…


Pese a presentar muchas similitudes con Naruto to Boruto: Shinobi Striker, este título protagonizado por magos derrocha aún más acción en cada esquina de los escenarios y ofrece muchos más enfrentamientos directos para lograr cada uno de los objetivos. Por supuesto tampoco podemos obviar que la cooperación entre los miembros del equipo y las estrategias a la hora de proteger, emboscar y combinar ataques son vitales para ganar, aunque también es cierto que no hemos podido profundizar más en ello, ya que en las betas la gente suele ir por su cuenta a ver quién consigue más bajas. En lo técnico nos hemos encontrado con un rendimiento de 60 fps muy estable y unas animaciones y modelados bastante logrados, pero le pasa lo mismo que al próximo juego de Naruto, el matchmaking genera demasiadas esperas entre partidas.

Con todos los juegos basados en grandes anime que están previstos para este año, Black Clover: Quartet Knight quizás era uno de los que más estaba “pasando desapercibido”, pero tras jugar largo y tendido a sus batallas competitivas online y probar por primera vez su jugabilidad, es inevitable que a partir de ahora le prestemos tanta atención como a los demás títulos de Bandai Namco que están por llegar.

 

Black Clover: Quartet Knights se pondrá a la venta a partir del próximo 14 de septiembre para PlayStation 4 y PC.