Antes de la entrada del verano Bethesda sorprendió a todos con el anuncio de una nueva entrega de Fallout, una de sus sagas más emblemáticas, sin embargo ésta sería diferente a las anteriores. La compañía conocida por ofrecer grandes experiencias para un solo jugador realizó una gran apuesta y nos presentó Fallout 76, un videojuego enfocado únicamente al multijugador online y que ha generado bastante división en los fans. Desde hace unos días ha dado comienzo su beta cerrada en consolas, y tras jugar y explorar durante horas por los escenarios de Virginia Occidental, es hora de ver si esta ambiciosa propuesta tiene opciones para destacar o más bien para fracasar.

Un movimiento arriesgado


Este spin-off de la saga principal, a pesar de estar muy centrado en la supervivencia y el combate, presenta una narrativa muy fiel al estilo de la saga pero que destaca por la total ausencia de NPC’s a lo largo y ancho de todo el mapa. Todos los personajes que encontremos durante la partida serán enemigos o usuarios reales, por lo que todo el peso de la historia recae en los textos de los terminales y las cintas de audio que vayamos recogiendo con el paso de las horas. El número de misiones parece bastante cuantioso y también hay que tener en cuenta la presencia de numerosos eventos públicos abiertos a toda la comunidad, que de ser cumplidos otorgan distintos tipos de recompensas. Todavía debemos echar muchas más horas para ver si la trama es lo suficientemente profunda como para enganchar, pero de momento os podemos asegurar que cumple y nos mantuvo entretenidos en todo momento. El editor de personajes vuelve a ser muy completo, y esta vez ofrece la posibilidad de cambiar la apariencia del avatar en cualquier momento y sin ningún tipo de precio a cambio.

La mecánica de supervivencia funciona y está bien medida. Recoger recursos es muy importante para poder desmontarlos posteriormente en los bancos de trabajo y fabricar con ellos los objetos necesarios para valernos por nosotros mismos, pero más vital es saber cómo descontaminar y filtrar los alimentos y el agua para su consumo, pues la contaminación y la radiación siempre estarán ahí para sabotear nuestra salud. El nivel de exigencia es accesible y permite que exploremos con comodidad, y de tener que consumir algo con urgencia, el juego nos avisará con tiempo suficiente para buscar en el inventario y recuperarnos.

Una de las novedades de Fallout 76 es la renovación de su sistema S.P.E.C.I.A.L. para adaptar la progresión de nuestro personaje a un videojuego más enfocado a la supervivencia online. A medida que subimos de nivel iremos recibiendo unos sobres que nos otorgarán una serie de ventajas aleatorias para mejorar parámetros específicos como Carisma, Percepción, Suerte o Fuerza. Estas tarjetas pueden combinarse para subirlas de nivel y así acceder a bonificaciones aún mayores. Otra modificación necesaria ha sido la del sistema V.A.T.S., el cual ahora desempeña sus funciones en tiempo real y añade mayor dinamismo y precisión al gunplay.

La construcción de infraestructuras también es un apartado importante en esta entrega, y más teniendo en cuenta que los grupos de varios jugadores necesitan alguna guarida para refugiarse y guardar sus objetos. Para comenzar a hacer de albañil tan sólo hay que buscar un espacio alejado de asentamientos conocidos y establecer allí nuestro C.A.M.P., la unidad especial que permite gestionar nuestra base y que puede trasladarse en cualquier momento y a cualquier parte por un módico precio de cinco Átomos. Precisamente esta moneda de cambio será la que se utilice para adquirir productos cosméticos en la tienda in-game, la cual por cierto no presenta ningún tipo de micropago con dinero real, y la manera de conseguirla es a través del cumplimiento de determinados desafíos.

El mapa es realmente grande y está dividido en seis regiones distintas que esconden más de un secreto. Desde Bethesda llevan tiempo avisando que el folclore y las leyendas urbanas de Virginia Occidental tendrán gran presencia en el juego, y aunque no nos hayamos topado todavía con alguna de las criaturas de sus historias populares, sí que nos hemos topado con indicios que apuntan a su presencia en lugares concretos del escenario. Explorar el mundo en solitario no nos ha parecido aburrido ni mucho menos. A pesar de que todavía tenemos que esperar a la versión final para comprobar si la experiencia no termina volviéndose monótona, sí que podemos decir alto y claro que jugar en compañía de un grupo de aliados es más gratificante y divertido, como cabría esperar en un título de estas características.

Apartado Técnico


Lo que más temíamos encontrar era un rendimiento irregular, no obstante nos sorprendió comprobar que el juego se desempeñaba a unos 30 fps más estables de lo que esperábamos. A pesar de ello todavía hay trabajo que hacer en cuanto a optimización, pues en los momentos en los que varios jugadores se encuentran disparando en una misma zona el título se resiente bastante y presenta unos tirones bastante incómodos que dificulta el apuntar correctamente. Encontrar un mundo de juego es una tarea que dura menos de cinco segundos, y la estabilidad de cada uno está asegurada gracias a la inclusión de servidores dedicados que acogen hasta 32 usuarios simultáneos.

El motor gráfico y la gran parte de elementos del escenario están reciclados de Fallout 4, pero también se aprecian mejoras en determinados aspectos como la iluminación o la distancia de dibujado. El mapa de Fallout 76 es el más grande jamás creado por Bethesda, y al ser únicamente online es comprensible que el nivel de detalle no sea tan llamativo como otros juegos de 2018. Esto se “maquilla” gracias al tratamiento de la luz, que logra aportar un gran colorido al entorno y hacer que nos olvidemos de alguna que otra textura demasiado plana.

La música del juego vuelve a presentar una amplísima selección de temas de distintos géneros como country, clásico o rock de los años 70, que marcan un estilo que ya es todo un icono dentro de la saga. Durante la beta nos encontramos con más de una radio que presentaba su propia línea temática y hacían muy amena nuestra exploración, pero en el apartado sonoro queremos destacar sobretodo el esfuerzo de Bethesda por localizar y doblar al castellano el videojuego, haciendo la experiencia mucho más gratificante.

En resumen…


Antes de comenzar a jugar teníamos bastantes dudas acerca de si realmente funcionaría esta gran apuesta de Bethesda. Después de jugar durante horas a Fallout 76 y perdernos por los variopintos parajes de Virginia Occidental hemos despejado muchas de estas incógnitas, pero todavía conservamos algunas que no podrán disiparse hasta que profundicemos más en la versión final del juego. La ausencia de NPC’s afecta negativamente a una narrativa que cumple pero no va más allá, aunque el componente de supervivencia combinado con la formación de alianzas entre jugadores para avanzar logran que la inmersión siga siendo un punto fuerte del título. Jugar en solitario está bien, quizás a la larga pueda hacerse monótono, pero sin duda lo más recomendable y divertido es hacerlo por equipos para exprimir al máximo un mundo lleno de recursos, misterios y toda la esencia de Fallout.

Fallout 76 se pondrá a la venta a partir del próximo 14 de noviembre para PlayStation 4, Xbox One y PC.