Tras participar en grandísimos proyectos como Quake 4, Wolfenstein o Singularity, Raven Software es, desde el lanzamiento del primer Black Ops, una de las principales encargadas a la hora de colaborar mano a mano con los estudios principales – Infinity Ward, Treyarch y Sledgehammer Games – en el desarrollo de los últimos títulos de la franquicia Call of Duty. Ahora, sin embargo, vuelven a la carga con el objetivo de actualizar uno de los capítulos más sobresalientes de toda la saga, realizando un viaje que nos llevará unos diez años atrás en el tiempo, hasta el lanzamiento de, efectivamente, Call of Duty: Modern Warfare.

No deja de ser cierto el hecho de que esta generación se encuentra actualmente repleta de remasterizaciones, pero, si algún título old-gen merecía pisar los catálogos de PS4 y Xbox One, esa era la cuarta entrega numerada de la franquicia bélica por excelencia de Activision, ya sea por las ganas que muchos veteranos teníamos por volver a rememorar la historia del soldado Soap, porque el multijugador actualmente se encuentra hasta los topes de ‘hackers’ y ‘modders’ o, simplemente, porque era una propuesta que desde un inicio merecía ser jugada por más gente.

call_of_duty_modern_warfare_remastered_13

En tierra hostil


Como ya es costumbre, comenzamos el artículo hablando de uno de los puntos clave de este Modern Warfare Remastered, el modo Campaña, aunque antes de entrar en materia nos gustaría plantar cara a uno de los puntos más negativos que presenta el conjunto, y que, si bien nada tiene que ver con la aventura en sí, impedirá a muchos jugones echarle el guante a este estupendo shooter en primera persona. Tal y como muchos supondréis a estas alturas, hablamos del modelo de negocio del que hace gala el título, y es que únicamente puede acceder a él todo aquel que se haga con una edición especial de Call of Duty: Infinite Warfare, la nueva entrega de Infinity Ward cuyo análisis podréis leer en Gaming eSports en escasos días. Lógicamente, este hecho no hace a Modern Warfare Remastered peor juego, pero, al no venderse de forma independiente (al menos, de momento), sí que lo hace menos accesible, y no deja de ser un elemento que nos vemos obligados a resaltar.

Dicho esto, es hora de teletrasportarnos a la Rusia de 2011, donde acaba de estallar una guerra civil entre su gobierno y los ultranacionalistas del país, que buscan acabar con el estado tal y como lo conocemos para instaurar una nueva era soviética. Tras un pequeño tutorial que pondrá a prueba nuestra habilidad en la batalla, es en ese preciso instante cuando entramos en acción, metiéndonos en la piel del soldado Soap MacTavish, que, junto a un numeroso escuadrón aliado S.A.S encabezado por el emblemático Capitán Price, deberá de enfrentarse a una difícil situación sociopolítica que no dejará de complicarse y ramificarse hasta los últimos compases de nuestra cruda vuelta al mundo.

modern-warfare-1Durante este macabro y sangriento ‘tour’, disfrutaremos de uno de los mejores guiones que podemos encontrar en toda la franquicia, repleto de giros argumentales, personajes memorables y de auténticos momentazos que marcaron un antes y un después en la serie, así como de míticas misiones como “Todos camuflados”, “Charlie no hace surf” o “Muerte aérea”, en la que, sin entrar en detalles, nos pondremos a los mandos de un avión de ataque AC-130.

Para goce de muchos, cabe destacar que todas estas situaciones, con el excelente trabajo de remasterización realizado, son tan épicas como las recordamos (o incluso un poquito más), pues elementos como el gunplay se perciben igual de contundentes que por entonces. Por su parte, ciertas mejoras adicionales, como los veinte puntos de sensibilidad introducidos o la gran fluidez general que presenta la entrega, no hacen más que mejorar una campaña soberbia, a la que únicamente le podríamos haber pedido algo más de duración y la supresión de ciertos momentos predecibles, pero igualmente impactantes y disfrutables.

call_of_duty_modern_warfare_remastered_15Otro día más en la oficina


Finiquitado el modo Historia, llega la hora de meternos de lleno en la modalidad multijugador de la aventura que tantas horas nos mantuvo enganchados frente al televisor en su día, y que ahora vuelve más fuerte que nunca. En primer lugar, destacar cabe que todo lo que engloba a la vertiente online de la entrega ha recibido una más que notoria modificación en su interfaz, pues se han cambiado elementos clásicos como la feed, se han agregado nuevos camuflajes y se ha introducido el ya estandarizado sistema de medallas emergentes, presente en la saga desde Modern Warfare 2. Si bien no se tratan de grandes inclusiones – pues, de hecho, están muy lejos de afectar a la jugabilidad de la entrega – son pequeños cambios que, sin embargo, no serán del agrado de los más puristas.

call_of_duty_modern_warfare_remastered_14

Lo que sí ha afectado considerablemente al apartado jugable de la entrega es, como muchos ya sabréis, el nuevo sistema de progresión que se ha introducido. Esta nueva forma de avanzar y desbloquear nuevas armas y perks ya no se basa en niveles como la aventura original, sino que hace uso de un sistema de tokens (fichas de desbloqueo) con los que poder comprar desde un primer instante el armamento que deseemos. Así, el multijugador se ha querido asemejar a entregas anteriores como Black Ops III, dando, en nuestra opinión, un pequeño paso atrás, y modificando un apartado que no debería de haber sido tocado dado su más que correcto funcionamiento original.

A pesar de este pequeño detalle, las sensaciones siguen siendo igual de buenas que años atrás, y volvemos a encontrarnos, por tanto, ante una modalidad tremendamente divertida. Y si a esto sumamos el mero hecho de que se hayan introducido nuevas modalidades – como es el caso de Baja Confirmada, ue apareció en la saga por primera vez en Modern Warfare 3) – podemos plantarle cara a un modo frenético con sabor añejo, que fácilmente nos entretendrá durante decenas de horas sin que nos demos cuenta.

call_of_duty_modern_warfare_remastered_16Por último, cabe destacar que Modern Warfare Remastered cuenta, de lanzamiento, con diez de los dieciséis mapas multijugador que presentaba la propuesta original. De esta forma, el resto de escenarios llegarán a nuestras consolas a través de contenidos descargables gratuitos, que estarán a nuestra más plena disposición a partir del 31 de diciembre de este año, aunque ya desde un primer momento se nos permite meternos de lleno en algunos de los mapeados más queridos por los fans, como Crash, Backlot o Crossfire. Nostalgia en estado puro.

Apartado Técnico


Y, una vez más, dejamos lo mejor para el final. No nos cabe la menor duda de que los chicos de Raven Software han invertido mucho tiempo en esta remasterización, y es que probablemente estemos ante una de las mejores que se hayan realizado nunca. Desde grandes modificaciones en la iluminación y en los efectos de partículas hasta los nuevos modelados, pasando por las increíbles texturas que presenta el juego (hallándonos en el contexto de remasterización, lógicamente), Modern Warfare luce ahora mejor que nunca, moviéndose, además, a 1080p y 60 imágenes por segundo extremadamente estables en consola.

Basta con echarle un ojo a cualquier comparativa gráfica, como a la que os dejamos bajo estas líneas, para darse cuenta del grandísimo esfuerzo invertido en este proyecto, y es que, obviando las animaciones que presentan los personajes más secundarios, luce mejor que muchos grandes juegos lanzados en PS4 y en Xbox One, y eso, para un título que cuenta con casi diez años a sus espaldas, es un cumplido muy, muy grande.

Por su parte, no encontramos peores noticias en el apartado sonoro, con un doblaje al castellano de grandísima calidad, y con una banda sonora que, pese a no haberse retocado ni un ápice, sigue acompañando estupendamente bien todo lo que ocurre en nuestra pantalla. El sonido de las armas se ha modificado en su plenitud, y aunque puede que ciertos usuarios hubiesen preferido que se hubieran conservado los efectos originales, nos parece muy buena idea haber vuelto a grabar dichos sonidos, y más aun teniendo en cuenta lo correcto que ha acabado siendo el resultado final.

call_of_duty_modern_warfare_remastered_17Conclusión


Call of Duty: Modern Warfare Remastered es, en pocas palabras, la remasterización que merecía el Juego del Año de 2007. Una aventura mítica y épica en el más pleno sentido de la palabra, que sigue fresca y divertida aún diez años después de su lanzamiento original, y que, haciendo todo lo posible por mantenerse actual, ha sabido incorporar ciertas novedades que, sin romper ni modificar la esencia original, mejoran considerablemente el resultado final. Un título que lo cambió todo, y que, sin lugar a dudas, merece ser recordado por todo jugón que se precie como uno de los mejores shooters de la pasada generación.

Lo mejor baner

  • Campaña sorprendente, memorable y variada como pocas; única dentro de Call of Duty
  • Un lavado de cara espectacular, más propio de un remake que de una remasterización
  • Los efectos de sonido siguen siendo tan contundentes y agradables como por entonces
  • El modo multijugador sigue siendo tan divertido como recordábamos…

lo peor banner

  • … Aunque ciertas novedades, como el nuevo sistema de progresión o la inclusión de medallas, pueden no ser del gusto de los más puristas
  • Ciertas carencias originales del guion
  • Que no se pueda adquirir por separado
9 Nota final
Historia8.5
Jugabilidad9.5
Multijugador9
Gráficos8
Música/Sonido9
Edición Española9
Compartir
Redactor en Gaming eSports desde el 2014. Sueño mucho y duermo poco. Alérgico a la picadura de la viuda negra, estrella de los Zanarkand Abes, brujo y héroe de mil y un aventuras. Intento de informático, de batería y de desarrollador. YouTuber a tiempo parcial.