Tras hacer lo propio con Bayonetta, Donkey Kong: Tropical Freeze, Hyrule Warriors y muchos otros exclusivos, uno de los poquitos grandes lanzamientos de Wii U que todavía se resistían a llegar a Switch no era otro que Captain Toad: Treasure Tracker. Dicha particular aventura de plataformas y puzles en 3D, lanzada originalmente en 2014, resultó ser, años atrás, una de las joyas ocultas del catálogo del anterior sistema, tratándose de un producto verdaderamente redondo al que poquitas cosas se le podían echar en cara. Hoy, no obstante, a pesar de la reticencia inicial de la empresa, la entrega protagonizada por Toad y Toadette se encuentra finalmente disponible en la eShop de la citada consola híbrida, y, además, a un reducido precio de 29,99€. ¿Contará con los suficientes añadidos como para que merezca la pena volver a pasar por caja?

A medio camino entre las plataformas 3D y el puzle más accesible


La premisa inicial de Captain Toad: Treasure Tracker es bien sencilla. La pareja protagonista está próxima a una estrella cuando son sorprendidos por un ave de grandes dimensiones que se la lleva consigo. A partir de este momento comienza una aventura en la que deberán hacerse con el mayor número de tesoros posibles, mientras que, al mismo tiempo, acaban con todos los enemigos finales que se les ponen de por medio. Sin embargo, esta ardua tarea no la llevarán a cabo desde la confrontación, sino más bien desde el ingenio y el uso de la materia gris, pues como quedará demostrado, Toad y Toadette no son muy hábiles, pero sí muy inteligentes.

La fórmula de juego se asienta sobre una mezcla que contiene una importancia dosis de puzles y exploración de escenarios, aunque tampoco se le hace ascos a las plataformas o a algunos toques de acción. Toad se muestra como un personaje con un movimiento muy fiel y cuidado, pero que no podrá saltar o realizar otras muchos movimientos de los que hace gala su gran amigo Mario. Así pues, se tendrá que conformar con caminar, correr y agarrar objetos.

A su vez, dispondrá de dos habilidades especiales bastante interesantes, siempre esparcidas por los escenarios a modo de power-ups. Por una parte está la cereza, que nos permitirá clonar al protagonista para que así supere alguno de los niveles más concienzudos y mejor trabajados de todo el conjunto. Decimos esto porque tendremos que mover a estos dos (o más) Toad resultantes, fruto de la clonación, de forma inteligente y separada, para que así lleguen a diferentes lugares y cooperen por superar el nivel y obtener los tesoros que haya repartidos por el mismo. La otra habilidad especial es la del pico, que nos permitiría durante unos breves instantes romper algunos tipos de bloque para llegar a estancias que, de otra forma, serían inaccesibles.

Para terminar de descifrar el concepto de juego vemos que juega un gran papel la cámara, pues la perspectiva adquiere una relevancia casi tan vital como la vista en videojuegos de la talla de echochrome, esa pequeña joya de Sony Computer Entertainment. Con los botones L y R podremos girar el punto de vista de la cámara 90º, también podremos hacer lo propio con el stick derecho. Llegados a este punto, os preguntaréis porqué es tan importante girar la cámara, y la respuesta no reside en otro aspecto que no sea el cuidado diseño de niveles. La perspectiva cenital nos permite tener una visión global del entorno que rodea a Toad (o Toadette, que pasará a ser la protagonista llegado cierto punto en la aventura), y esto nos permitirá descubrir ciertos tesoros. A partir de este momento hay que investigar y analizar los caminos que llevan a dicha estancia para que lo podamos recoger. Al principio los niveles son bastante “transparentes” sin que haya mucho que pensar, pero poco a poco se irán volviendo más complejos, suponiendo un desafío que, sin llegar a ser elevado, sí resultará gratificante para los jugadores más talludos.

La rejugabilidad es otro de los conceptos que han trabajado a conciencia. Para superar el nivel bastará con recoger la estrella que hay al final del mismo, aunque por el camino también es muy importante hacerse con los tres diamantes, que permitirán abrir las puertas a posteriores misiones. A su vez, cada nivel presenta un desafío oculto que solo se nos revelará tras haber superado el nivel la primera vez. Puede darse la casualidad de que lo hayáis superado y no os dierais ni  cuenta, pero si no ya toca volver una segunda vez para ver el sello de la corona que indica que lo hemos completado. Todo esto produce que la duración del juego base, que oscila en torno a las siete u ocho horas, se acabe duplicando o triplicando a poco que seamos mínimamente coleccionistas. Y estos no son los únicos extras, pero los demás, de menor calado, casi mejor os dejamos que los descubráis por vuestra cuenta.

Los niveles están estructurados y recogidos en una especie de libros, surgiendo a veces páginas especiales en niveles ya superados que indican la presencia de un nivel de bonus, ideal para conseguir un amplio número de monedas (y las consecuentes vidas extra por cada 100 monedas).

Para dotar al conjunto de más interés se aprecia la inclusión de diferentes funciones que en su día podíamos hacer con el Wii U GamePad, pero que ahora podemos llevar a cabo a través de la pantalla táctil o, si nos encontramos jugando en modo TV, a través del giroscopio. Por una parte, están los bloques más clásicos, que pueden ser movidos al tocarlos. Sin embargo, los niveles que rompen con la rutina y que desatan todo el frenetismo de la acción son aquellos en los que, montados en una vagoneta de una mina, tendremos que disparar una serie de nabos para recoger monedas y demás objetos. Dicho apuntado se puede llevar a cabo con los sticks o, nuevamente, con el giroscopio del sistema, por lo que la diversión está asegurada.

No me gustaría finalizar el artículo sin antes hacer mención a los bosses, que aunque no son muy numerosos, sí que protagonizan alguno de los puntos más álgidos e inolvidables de esta aventura. Digo esto porque en vez de ser el típico enfrentamiento de confrontación donde estudiamos sus movimientos y le golpeamos en su punto débil, aquí se les vence, como no podía ser de otra manera, con mayores dosis de ingenio. Aquí lo que toca es sortear sus ataques, avanzar por el nivel y llegar a un punto donde podremos asestarle golpes infligidos por sí mismos o por el entorno.

Pero… ¿qué trae de nuevo esta versión portátil?


Más allá del increíble plus que le supone la portabilidad a un título como este (perfecto para partidas cortas), lo cierto es que esta nueva edición trae consigo diversos añadidos que quizás no justifiquen una segunda compra para los jugadores más veteranos, pero que, desde luego, redondean el conjunto y lo hacen mucho más apetecible para aquellos que no se lanzaron en su día a por él. Los principales culpables de que esto ocurra no son otros que los nuevos niveles inspirados en Super Mario Odyssey, a los cuales podremos acceder una vez hayamos finalizado la campaña principal. Son poquitos, sí (en menos de media hora los habremos liquidado por completo), pero lo cierto es que su diseño se nota muy trabajado.

Un excesivo derroche de carisma e ingenio que, por contrapartida, sustituye los mediocres niveles de Super Mario 3D World presentes originalmente en la edición de Wii U. Bien es cierto que éstos realmente no conseguían llegar al nivel de calidad del resto del juego, pero pese a ello, su ausencia no deja de ser una pequeña carencia que nos impide disfrutar de la plenitud de la entrega original.

La última gran novedad palpable de la que voy a hablar en este artículo es del modo cooperativo local, el cual, lejos de ser una maravilla, cumple su objetivo con creces, llegando a ser muy divertido, reforzando la rejugabilidad del título y brindándonos una amplia variedad de situaciones que, en buena compañía, nos sabrán entretener de buena manera durante muchas horas. En él, y al contrario de lo que a priori podría parecer, uno de los jugadores maneja a nuestro protagonista con complejo de champiñón, mientras que otro, a través de los controles por movimiento, ayudará al primero moviendo la cámara y despejando su camino de enemigos a base de disparar ingentes toneladas de nabos. Lo dicho: no esperéis la panacea, pero sí un pintoresco añadido que está muy lejos de hacer algún mal al conglomerado jugable.

Apartado Técnico


A simple vista los niveles parecen sacados de Super Mario 3D World. Entornos 3D de reducidas dimensiones, una paleta de colores vivísima y un nivel de detalle excelente. Puede que los escenarios tiendan a ser un poco más pequeños que en la aventura de Mario, pero a cambio vemos que todo el conjunto luce más definido y más bonito. Y no es para menos, pues esta edición de Captain Toad: Treasure Tracker luce a 1080p y 60fps en modo dock; 720p y 60fps en modo portátil. Un rendimiento excelso para una obra visualmente única y memorable.

Sobre la banda sonora decir que nos encanta tanto las melodías incluidas como los gruñidos de los protagonistas. Todo está tremendamente cuidado, siendo una delicia para nuestros oídos, y aunque en este sentido el juego es idéntico a lo que pudimos ver años atrás en Wii U, sentimos que en todo este tiempo no se ha perdido ni un ápice de personalidad y de magia, lo cual es, cuanto menos, reseñable.

Conclusión


Captain Toad: Treasure Tracker es, por méritos propios, otra de esas obras maestras atemporales de Nintendo. No es demasiado largo, y puede que la fórmula de juego termine resultando un tanto cansina, pero más allá de esto nos encontramos con un título que aprovecha de manera eficiente las posibilidades de la consola; un juego muy valiente, que arriesga probando nuevos géneros, y cuya conversión a Switch, desde luego, está a la altura. Puede que los añadidos de la misma no justifiquen una segunda compra, pero todos ellos, junto a su precio reducido, deberían de ser alicientes más que suficientes para que los nuevos jugadores se lanzaran a las tiendas a por una copia del mismo.

 

  • El concepto de juego nos ha atrapado sin remisión
  • Los niveles de acción y los que presentan “combates” contra jefes finales
  • Artísticamente es precioso
  • Los nuevos niveles inspirados en Super Mario Odyssey…

 

  • … Aunque hayan sustituido a aquellos inspirados en Super Mario 3D World
  • A veces se pierde la posición del protagonista en el escenario

 

8 Nota
Jugabilidad8
Gráficos8.5
Música/Sonido8
Edición Española7.5