Este artículo se centra en la trascendencia y la relevancia de los títulos más esperados por los jugadores, porque deberían estar a la altura de la importancia que tuvo el anuncio de los mismos, y porque deben acabar teniendo el peso tan importante que se espera de ellos. El mero hecho de existir ya supone un hito entre sus seguidores, por ello, su calidad en el momento de publicarse debe estar como mínimo a la altura de las expectativas que supuso su presentación al mundo. Los tres juegos nombrados son el núcleo del texto, pues deberán afrontar el desafío de alcanzar el éxito y su único destino es el de no fracasar en el intento.

Una conferencia ilusionante


La noche del 16 de junio de 2015 me senté frente a la pantalla para ver la conferencia de Sony del E3, y como de costumbre era la que cerraba la ronda de las conferencias del día, y a decir verdad las esperanzas de ver algo interesante eran bajas. Yo estaba muy cansado, eran las 3 de la madrugada y mis párpados parecían haberse aliado con la gravedad. Lo único que me mantenía despierto era mi refresco de cafeína y la tradición de seguir todas las conferencias como cada año, casi como un ritual. Últimamente el E3 parecía haberse perdido en un laberinto de mediocridad y no conseguía generar la ilusión de antaño. Poco quedaba de la famosa magia de la feria dedicada a los videojuegos más importante del mundo.

Pero nadie podía imaginar lo que sucedería en los siguiente minutos, en menos de hora y media Sony presentó al mundo tres de los títulos más esperados por los fans del sector, tres juegos que por diversos motivos parecían condenados a existir solo en el imaginario colectivo. La Santísima Trinidad era por fin una realidad palpable y lo habíamos visto con nuestros propios ojos; The Last Guardian, Shenmue 3 y Final Fantasy VII Remake estaban en desarrollo y se mostraron ahí, los tres juntos en la conferencia de Sony.

Sony_E3_2014_fansidedDespués de ver aquello no podía dormir y acabé revisando aquellos vídeos una vez tras otra, buscando en las redes sociales reacciones y comentarios sobre lo acontecido, removí todos los cajones de internet en busca de opiniones, visité canales de YouTube que habían emitido “la mejor” conferencia de la historia del E3 para verlo todo de nuevo. Estaba emocionado, ilusionado y borracho de optimismo, era fácil entender que tanto como si esperabas o no esos 3 juegos, el momento era histórico para el medio por la relevancia que generaban cada uno de ellos.

La Santísima Trinidad


The Last Guardian fue el primero en aparecer, de hecho Sony abrió la conferencia con el juego de Fumito Ueda y todos lo adivinamos enseguida al ver una pluma flotando en el aire de manera casi hipnótica, aquello empezaba fuerte, hacía demasiado tiempo que no sabíamos nada de aquel proyecto que tanto se había dilatado entre retrasos, rumores de cancelación y múltiples problemas en su desarrollo, contratiempos que incluso acabaron con la salida de Ueda de Sony y la disolución del Team ICO. The Last Guardian acabó lanzándose en PS4 de la mano de Gen Design, el nuevo estudio del creativo japonés y de Japan Studio. Un título que a pesar de todas las adversidades consiguió gustar a los fans y recogió el aplauso de la crítica, aunque bien es cierto que no obtuvo el reconocimiento unánime a pesar de ser considerado un producto indiscutiblemente único por sus virtudes y originalidad marca de la casa, y sin duda uno de los mejores juegos de 2016. Primer asalto y primera victoria.

final_fantasy_cloud de espaldasEntrada ya la conferencia y con el público entregado, la compañía japonesa supo jugar a la perfección la carta emocional, y después de algunos anuncios y demostraciones de otros títulos, no tardó en lanzar su segunda bomba, no sin antes hacer un amago con World of Final Fantasy, un juego de rol por turnos de corte clásico y con una estética más animada e infantil. Tras este farol y después de que el presentador preparara al público para lo que iban a presenciar a continuación, aquel hombre dijo una frase muy significativa y premonitoria: “Ahora vamos a mostrar uno de los juegos más queridos y esperados de toda la historia de los videojuegos”. Entonces la pantalla se fundió a negro y comenzaron a sonar unas notas de piano de fondo mientras se mostraba una cinemática en la que adivinábamos por una mezcla de fe e intuición lo que estábamos a punto de vivir, en ella podíamos ver una ciudad industrial, unos soldados corriendo bajo la lluvia y una niña balanceándose en un columpio, todo aquello nos recordaba a algo muy familiar, después apareció Cloud Strife y su espadón caminando de espaldas y el resto ya es historia Logo de Final Fantasy VII y la palabra de moda, Remake. Internet había enloquecido, en ese momento teníamos 2 de los juegos más esperados sobre la mesa y aquello todavía no había terminado.

La conferencia continuó con un servidor sobreexcitado y sin rastro del sueño que me dominaba hacía poco rato, el público presente en el evento parecía estar en estado de shock y en aquel preciso instante de locura colectiva llegó el tercer momento de la velada, y este sí que ya nadie se lo podía imaginar, pues el presentador comenzó a hablar de proyectos que habían encontrado su lugar a través de Kickstarter, pero de repente irrumpió el tema principal de la banda sonora de Shenmue, vimos unos fragmentos de las dos primeras partes lanzadas en Dreamcast y finalmente apareció el logo de Shemmue III y un breve teaser del mismo. Todo el mundo gritaba y esta vez nadie fingía, habían sucedido demasiadas cosas en tan breve espacio de tiempo como para reaccionar de forma racional. El juego más improbable iba a ser una realidad y con Yu Suzuki en el escenario se daba el pistoletazo de salida a un Kickstarter que rezaba “Shemmue III está en tus manos”, media hora después ya llevaba más de 2 millones de dólares recaudados, el método de financiación colectiva acabó siendo un éxito total al finalizar su periodo de recaudación. The Last Guardian, FFVII Remake y Shenmue III, una triple utopía que se había convertido en una rotunda realidad.

lastguardian_1864003bYa hemos hablado del primer título de la tripleta histórica de aquella noche, TLG salió a la venta en todo el mundo en diciembre de 2016, en gran parte gracias al empeño y compromiso de Sony con los fans de PlayStation. El juego seguía en las manos de sus creadores originales y con la ayuda de uno de los estudios internos de apoyo más importantes de Sony como es Japan Studio, acabó saliendo al mercado sin conseguir ser un gran éxito de ventas, pero se considera un juego de los que hacen especial a una marca y desde la compañía nipona lo sabían a la perfección, sabían que nos lo debían.

Y he aquí la gran piedra de toque, el tercer protagonista de la ecuación, Shenmue III. En manos de su creador original pero sin el paraguas de una Sega que tras el millonario presupuesto e inversión que le supuso la financiación de las 2 primeras entregas, nunca tuvo la intención de continuar con la historia de Ryo Hazuki, ya que jamás fueron rentables para ellos y supuso, según afirman algunas voces importantes de la industria, el golpe definitivo que acabó con la aventura de Sega en su faceta como desarrolladora de hardware. Si hablamos del método elegido para continuar con la saga de Yu Suzuki, creo que la fórmula Kickstarter, es como poco atrevida y arriesgada y tendrá muy complicado cumplir con los estándares de súper producción que sí tuvieron las dos primeras entregas.

542438-shenmue-3-nuevos-detalles-mano-yu-suzukiClaro que eran otros tiempos y ni siquiera Sony ha tenido el valor de correr con el riesgo de producir el juego a sabiendas de que la expectación y el ruido en las redes casi nunca se corresponden con el interés real sobre un producto, y que muchas veces el altavoz colectivo amplifica la demanda real. Sin duda la aceptación del mercado a nivel de ventas en lo que respecta a Shenmue III es un verdadero melón por abrir del que conoceremos su resultado cuando el juego se encuentre a la venta. No obstante, sigo pensando que el método de financiación colectiva es demasiado temerario por la importancia que se le presupone a un título tan esperado por el público y tanto Sony como Sega deberían contribuir aportando gran parte del presupuesto para que Shenmue III sea algo más que aquella propuesta jugable que a pesar de que en su momento fue rompedora, actualmente ya se ha visto ampliamente superada por mucho títulos.

En conclusión


Comencé el artículo diciendo que es de vital importancia y suma responsabilidad el llevar a buen puerto proyectos con tanta relevancia dentro del sector, siempre se ha dicho que en el E3 lo importante es generar ilusión y de ahí viene su magia. También se comenta que la feria de Los Ángeles es una maquinaria perfectamente engrasada para vender humo. Ojalá esta vez se demuestre que los que piensan lo segundo se equivocan y que lo que vivimos en aquella madrugada de 2015 no sucedió en vano, que aquellos tres juegos imposibles cuyos anuncios alcanzaron tan altas expectativas acaben siendo tan relevantes como la repercusión que causó su primera puesta en escena. Ganaría el medio, pero sobre todo como dice el tópico; ganaríamos todos.