Compartir

Antes de empezar a hablar sobre esta nueva sección que creamos en Gaming eSports, querría aclarar qué es lo que voy a tratar en ella. Reconozco que el titular puede inducir a error y llevar a pensar en una crítica feroz hacia el juego que toque en cada nueva entrega. Pero no será así. Más bien explicaré lo que, bajo mi opinión, ha supuesto una cierta sensación de desilusión, decepción o incluso, por qué no, fracaso en algunos casos.

Por último me gustaría explicar que dividiré el apartado en diversos puntos para poner algo de luz sobre estos titánicos proyectos, que por una razón u otra no consiguieron colmar las expectativas de público y/o crítica. Y ahora, sin más preámbulos empezamos con la nueva obra de BioWare.

Lo que fue la trilogía de Mass Effect


Pues sí, la historia de la saga Mass Effect comienza de manera fulgurante. BioWare acertó de pleno con la creación de un universo creíble, tangible y carismático. Cierto es que le faltaban por pulir algunos aspectos de su jugabilidad, pero ya se podían vislumbrar los mimbres de una superproducción con mucho sentido y orden.

news_photo_27007_1364070384Luego llegó Mass Effect 2, título que ampliaba el abanico de posibilidades, respondiendo a un plan claro y estudiado. Mass Effect había puesto un listón muy elevado, pero tras ver la secuela no nos quedó ni una duda de que lo tenían todo previsto. Gráficos más detallados, nuevas opciones de juego, sistema de combate muy mejorado, animaciones más trabajadas Estos son alguno de los elementos que mostraron un gran paso adelante en ME2, pero todo ello respondía a “mejorar el juego”.

Y le llegó el turno a Mass Effect 3. Denostado por muchos debido a su final, que quizá fue el elemento más polémico de todo el trabajo de BioWare en torno a esta trilogía. De hecho, hasta acabaron lanzando un DLC con el que pretendía remediar este final algo que siguió sin convencer a muchos. Pero lo curioso no es eso, sino que se puede seguir el plan estratégico que BioWare tenía en mente. Por ello nos volvimos a encontrar con un gran juego, con algunos elementos cambiados, que funcionaban mejor incluso que en su predecesor.

mass-effect-2-2Lo que tampoco se puede discutir es el giro hacia la acción desde la primera entrega hasta la tercera, dejando cada vez más de lado el concepto de RPG. En Mass Effect 3 las secuencias de tiroteo se sentían más precisas y trabajadas, el elenco de armas era muy superior y la variedad de enemigos y tácticas disponibles nos hacían pensar en un videojuego de acción con tintes de RPG. Esto puede ser del gusto o no del usuario, pero de lo que no cabía duda es de que funcionaba muy bien.

Y le llegó el turno a Mass Effect: Andromeda


Tras haber sido una trilogía de culto en el anterior lustro, BioWare tenía el difícil trabajo de superar el arco argumental de Shepard, y para ello optaban por salirse por la tangente. Se apostó por un nuevo universo, la galaxia de Andromeda; para lo cual las diferentes razas tuvieron que hacer un viaje de criogenización de 600 años.

mEn términos argumentales es una apuesta arriesgada, ya que corta por lo sano con todo el trabajo realizado con anterioridad. Es cierto que hay pequeñas alusiones o que hay razas presentes que ya conocíamos, pero había que trabajar de nuevo con la misma lucidez que con la que se trabajó en el primer Mass Effect. El resultado final es que en torno a la figura del protagonista (o la protagonista), el/la Pionero Ryder, hay un grupo de héroes con los que conseguimos empatizar. Drack, Cora o Peebee son personajes que caen bastante bien, sin ser especialmente carismáticos. A estos se añaden otros, que podemos encontrar en los diversos planetas. Hay PNJ bastante interesantes, tales como Reyes o Sloane (en Kadara ambos). Sin embargo, hay otros muchos mundos, y en algunos los PNJ son tan “olvidables” que seguramente olvidéis sus nombres nada más salir de dicho planeta. Es una pena que no se haya trabajado más en la complejidad de ciertos personajes secundarios.

¿Y los bugs? Han llenado Internet de gifs


Pues sí. Seguramente todos nosotros hemos visto cómo la desilusión se iba apoderando de nosotros al observar vídeos de YouTube o gifs de escenas de Mass Effect: Andromeda donde veíamos cosas tan increíbles como las animaciones faciales de la versión femenina de Ryder, personajes que quedaban suspendidos en el aire, conversaciones en las que se mostraba una roca y no a los personajes que hablaban, la mirada perdida de los personajes con los que hablábamos, etc. Muchos son los fallos gráficos que tenía la primera versión de Mass Effect: Andromeda, que por fortuna han sido subsanados en algunos casos en el momento de escribir este texto, pero ni de lejos nos parece que esto sea lo más preocupante sobre este nuevo proyecto.

Creo que se han magnificado estos errores. Son bugs molestos, no cabe duda. Pero ni de lejos suponen el principal problema de Mass Effect: Andromeda, que no es otro que la falta de un plan de acción a lo largo del desarrollo.

mass-effect¿Rumbo a la deriva?


Por todos es sabido que Mass Effect se mueve en una delgada línea entre acción y RPG. Mass Effect 3 había apostado por la acción, y aquí vemos que se mantienen muchos elementos que nos hacen pensar en que quieren continuar con esta orientación. Sin embargo, también observamos que la variedad de enemigos ha decrecido alarmantemente, que casi no hay bosses que nos obliguen a usar diferentes pautas o estrategias para acabar con ellos, y que las stats de las armas no son tan variables como para andar investigando mucho en el cambio (basta con mirar que hagan más daño y listo).

También le falta algo de genialidad en diseño de niveles y misiones. La eterna sensación de ser un “mensajero de MRW” que frecuentemente se usa en los RPG para tenernos de un lado para otro llevando objetos, acabando con un pequeño grupo de enemigos, y así sucesivamente. Aquí se abusa de esta mecánica, algo que no nos importaría porque divide muy bien entre misiones principales (que suelen ser bastante interesantes), misiones de aliados (que están bastante bien, aunque ya contienen algún que otro recado) y misiones variadas en cada mundo (donde ya se puede ver de manera alarmante que somos unos mensajeros). A veces nos hubiese gustado que las misiones fueran menos, y fueran más interesantes.

mass-effect-andromedaPor fortuna tenemos todo lo relacionado con las ruinas relictas, que eleva mucho el listón. Aquí hay puzles (pocos veréis fuera de las ruinas relictas), buenas situaciones de combate, escenarios interesantes, un halo de misterio que añade más valor a las misiones y un aroma a mazmorra de cierta extensión (media hora mínimo en algunas ocasiones). Este es el camino que Mass Effect: Andromeda debería haber seguido, y no la acción genérica que podemos ver en otros momentos.

Resumiendo


Así pues, BioWare debería replantearse lo que quiere de Mass Effect. La ambivalencia de jugar entre la acción y el RPG parecía que era su gran problema en la trilogía anterior. Pero ahora parece que su problema es el de afrontar con garantías de éxito un desarrollo de acción como es este Mass Effect: Andromeda, al que ojo, le sobra calidad por otros sitios. El sistema de progresión de los personajes está bastante logrado, el sistema de relaciones funciona correctamente, y las decisiones, sin ser muy trascendentales, están bien implementadas en la trama, sin llegar a ser histriónico. Pero, ¿de qué sirve ofrecer un contexto tan bonito y bien trabajado como el que plantean si luego el concepto de juego se empobrece ante una acción genérica que no sabe sacar todo el partido de su tremenda ambientación?

Así pues, el fracaso de este AAA no es otro que el de haber apostado por el caballo perdedor. BioWare ha demostrado que crea grandes universos, que se maneja muy bien con el concepto de RPG, pero que en acción tienen carencias para ofrecer un diseño atractivo y emocionante. Al menos han encontrado brotes verdes sobre por dónde tirar para el futuro Mass Effect, que deseamos con todas nuestras ganas que lo haya.