Compartir

A mediados del pasado año 2017, el estudio español independiente Aheartfulofgames nos sorprendió con una nueva propuesta de acción roguelike 3D para PC, PS4 y Xbox One, la cual acabó cosechando buenas críticas entre el público y entre la prensa especializada gracias a su exigente nivel de dificultad y a su frenética acción. Ahora, sin embargo, dicha aventura, que también presentaba ciertos toques de brawler, llega a nuestras Switch haciendo gala de la misma diversión que entonces, pero también de los mismos errores a nivel jugable. Os contamos dichas fallas, así como sus mayores aciertos, a continuación.

¡Puños fuera!


La premisa argumental de la que parte Heart&Slash es bastante simple, y casi inexistente. Una vez comencemos la aventura, “encarnaremos” a un indefenso robot cuyo principal cometido será el de huir de la peligrosa fábrica en la que se encuentra atrapado. A partir de dicho punto, tendremos que descubrir por nosotros mismos cómo escapar, descubriendo un mapeado generado aleatoriamente que cambia cada vez que llegamos a la pantalla de Game Over. Por suerte, para evitar dicha tragedia contaremos con un equipamiento más que suficiente, pues tendremos a nuestra disposición más de un centenar de objetos con los que repartir leña.

Desde puños y hachas hasta espadas y lanzas, todo está permitido en el robótico universo de Aheartfulofgames, pudiendo mejorar dicho equipo con ciertos recursos, así como nuestras habilidades personales. Pero únicamente disponemos de tres ranuras para almacenar este equipo, así que hay que saber qué pensar con meditación sobre lo que nos conviene llevar en cada momento.

Los controles, eso sí, son muy sencillos pese a lo complejo que resulta dominarlos, ya que únicamente contaremos con un golpe rápido, uno fuerte, un salto y una voltereta con la que podremos esquivar los ataques de nuestros rivales. No debemos de subestimar ninguna de estas aptitudes, pues al contar prácticamente todos los escenarios con unas dimensiones ridículamente pequeñas, resulta de vital importancia esquivar en el momento adecuado, así como saber de primera mano qué ataque llevar a cabo en cada momento. Es una pena que la cámara no responda todo lo rápido que debería, poniéndonos en situaciones muy comprometidas en los momentos que menos lo necesitamos.

A pesar de su repetitivo desarrollo, el título consigue que nos piquemos intentando llegar cada vez un poco más lejos, y es que con cada minuto que Heart se mantenga con vida, más fuerte se hará. Además, ciertas mecánicas muy curiosas suman enteros al conjunto, como bien puede ser la posibilidad de reciclar los objetos que ya no queramos, permitiéndonos conseguir, en función de nuestras necesidades, experiencia o corazones para mantenernos aún más tiempo con vida.

Pero como podréis imaginar a partir de lo relatado anteriormente, el gran problema de esta propuesta, como bien pudimos comprobar meses atrás, es que, después de unas cuantas partidas, se pierde el impacto inicial, y el juego cae en el tedio más absoluto. En parte, esto es provocado por la alta dificultad a la hora de encontrar nuevo equipamiento, lo que produce que al rato de estar jugando tengamos a nuestro personaje mejorado al máximo y con puntos de experiencia de sobra. Inicialmente puede que la experiencia se nos haga muy cuesta arriba, pero cuando finalmente lleguemos a un jefe la mayoría de las ocasiones no será nada complicado derrotarlo.

Apartado Técnico


Dada su naturaleza independiente, Heart&Slash, meses atrás, no fue ningún prodigio a nivel visual, contando con unos modelados y escenarios excesivamente simples, y con unos efectos de iluminación anecdóticos. Los mapeados están vacíos en la mayoría de ocasiones, los enemigos son clónicos y los errores gráficos no brillan por su ausencia.

Como cabría esperar, este hecho se mantiene en esta nueva edición, pero al menos estos problemas facilitan, en parte, que nos encontremos ante una buena conversión, que luce prácticamente igual que las versiones de sobremesa (para lo bueno y para lo malo), y que tampoco presenta ningún tirón dramático en la tasa de 60 imágenes por segundo sobre la que se mueve. Artísticamente es otro contar, pues la propuesta presenta una estética pixelada y unos colores muy saturados que le aportan algo más de variedad al conjunto.

Los efectos de sonido, por su parte, cumplen sin más, aunque quizás la mayor decepción nos la encontremos en su banda sonora, que, si bien empieza con muy buen pie, brindándonos un tema movido y muy adecuado, acaba cayendo en un loop de un par de minutos de duración, el cual suena sin parar y se acaba volviendo tan repetitivo que en múltiples ocasiones optaremos por silenciar la consola.

Conclusión


Aheartfulofgames sabe hacer buenos juegos, y Heart&Slash es una prueba más que evidente de ello. Con unas grandes bases jugables, la entrega es, especialmente durante las primeras horas de juego, extremadamente divertida y sorprendente, pues sabe saciar nuestro apetito de acción en tercera persona con toneladas de equipamiento de todo tipo. Sin embargo, se trata de una aventura con muchísimos fallos a nivel gráfico y jugable, que acaban empañando el resultado y le restan importancia a las ideas tan sumamente buenas con las que cuenta. Esperemos que éstas se potencien y perfeccionen de cara a una posible secuela, de la que no tenemos la menor duda de que, si se hace con el debido mimo y respeto, podrá alzarse como un auténtico referente dentro de la acción indie.

  • Experiencia hack ‘n’ slash muy completa
  • En términos generales, resulta francamente divertido durante las primeras horas
  • Gran conversión a Nintendo Switch

  • Sigue presentando las mismas lacras que el producto original, como una curva de dificultad que no está bien medida o un apartado gráfico que peca de ser demasiado simplón

 

6 Nota
Historia3.5
Jugabilidad7
Gráficos6
Música/Sonido5
Edición Española7
Redactor en Gaming eSports desde el 2014. Sueño mucho y duermo poco. Alérgico a la picadura de la viuda negra, estrella de los Zanarkand Abes, brujo y héroe de mil y un aventuras. Intento de informático, de batería y de desarrollador. YouTuber a tiempo parcial.