Compartir

Sí, otro año más se nos va. Y para nuestro ocio favorito, los videojuegos, ha sido un gran año, pues ha supuesto la llegada de nuevas formas de disfrutar de ellos – como la irrupción de la Realidad Virtual – y al mismo tiempo nos ha permitido ver cómo algunos grandes títulos que llevábamos esperando años finalmente se han puesto a la venta. Hace unos días publicamos un Top 10 de los mejores videojuegos de este 2016 según la opinión global de la redacción. Sin embargo, nos dolió mucho ver cómo grandes títulos se quedaban fuera de este Top 10, que ha contado con la opinión conjunta de todos los que componen Gaming eSports. Aunque para nosotros dicho artículo quedó francamente bien, es justo reconocer que faltan muchas propuestas de las que hemos disfrutado a lo largo de estos doce último meses. Y con tal de quitarnos el gusanillo, de hacer desaparecer esa espina que tanto se nos había quedado clavada a algunos, cada uno de los principales miembros del equipo de redacción ha escogido un título, que, bajo su punto de vista, recordará con especial cariño.

Mirror»s Edge Catalyst, por Adán Puime

Dejando de lado que soy fan de Mirror»s Edge, hay que reconocer y alabar el gran trabajo de EA DICE por mantener la esencia del juego original en su nueva entrega. Los que nos enamoramos de Faith por primera vez fue por su exquisita jugabilidad y la sensación de que realmente se necesitaba habilidad a los mandos para establecer los mejores tiempos. Hoy en día, con juegos tan sencillos y teledirigidos, Mirror»s Edge es una grata sorpresa, y a pesar de sus tímidas ventas, recibió muy buenas críticas por parte de la prensa.

Su segunda entrega ha llegado después de ocho largos años acompañada de toda la potencia de la nueva generación de consolas y ordenadores. Aprovechándose de estos avances, DICE evolucionó la fórmula original al ofrecer una inmensa ciudad por la que correr libremente; justo lo que todos sus fans esperábamos. Los controles y su jugabilidad, a pesar de contar con unos pequeños cambios, se notaba familiar. Todas estas razones unidas a un apartado gráfico y artístico realmente espectacular, han conseguido que sigamos amando Mirror»s Edge. Y es que amigos y amigas, es raro que hoy en día un juego siga manteniendo sus orígenes y que no se casualice, así que debemos deidificarlo.

Link del análisishttp://www.gamingesports.com/articulos/mirrors-edge-catalyst-analisis-ps4/

Final Fantasy XV, por Carlos Sánchez

Como bien plasmé en el análisis que redacté hace escasas semanas, Final Fantasy XV presenta innumerables trabas y óbices que le impiden alcanzar el sobresaliente, alejándose unas décimas de la excepcionalidad habitual de la franquicia, que tan buenos momentos nos ha brindado con sus capítulos VI, VII, VIII, IX o X, por ejemplo. Sin embargo, y ante todo pronóstico, la última obra de Hajime Tabata ha logrado salir airosa después de una más que extensa gestación de diez años, tras pasar por muchas manos y cambiar su enfoque en múltiples ocasiones hasta llegar a coronarse como el título mágico, memorable y emotivo que hoy tenemos en nuestras tiendas.

De igual forma, un divertidísimo y espectacular sistema de combate y un apartado audiovisual de sobresaliente acaban de poner el broche a una aventura que, aún con una historia repleta de problemas, incoherencias e hilos sueltos, logrará quedarse en nuestra memoria durante años al habernos brindado tanto una relación extremadamente humana con nuestros acompañantes como auténticos momentazos a nivel narrativo, muy propensos en el último tercio de la entrega, capaces de llegar a lo más hondo de nuestro corazón. Y son esos precisos atisbos de ingenio y maestría los que, al final del día, quedan en nuestra memoria.

Link del análisishttp://www.gamingesports.com/articulos/final-fantasy-xv-analisis-ps4/

Silence, por Edgar Madrid

Siempre he pensado que cuando juegas a cualquier videojuego y pasan los años, lo que suele acabar perdurando en la memoria es el argumento. Las mecánicas jugables se pueden parecer más o menos entre varios títulos, pero lo que le diferencia del resto y lo hace único es su historia. Y si es buena, pasado el tiempo, la recuerdas con nostalgia, como puede ocurrir con cualquier película o libro, que pocos rememoran con el tiempo si la fotografía o el encuadernado era mejor o peor. Es por ello que este año 2016, el juego que más me ha llegado al alma ha sido Silence, el cual ha sido lanzado hace poco pero ha hecho que, de un plumazo, me haya transmitido más que juegazos triple A como puedan ser Uncharted 4 o Final Fantasy XV.

Y es que, dejando de lado el sobresaliente apartado artístico y sonoro, la historia de estos dos hermanos me ha transportado de vuelta a finales de los años 80, cuando era un chiquillo y disfrutaba de películas sobre niños que se adentraban en mundos fantásticos como eran La Historia Interminable o Dentro del Laberinto. Y que no os engañe su aparente condición de cuento de hadas, su argumento trata temas tan profundos como la muerte o el autoengaño, con un trasfondo psicológico que nos hará reflexionar cómo todos nosotros tenemos nuestro propio mundo de fantasía al que evadirnos cuando no queremos enfrentar la realidad, y las consecuencias que ello trae. Para mí, el juego ha conectado más conmigo este año 2016, gracias a Noah y, sobre todo, a la pequeña Renie.

Link del análisishttp://www.gamingesports.com/articulos/silence-analisis-ps4/

Fire Emblem Fates, por Miguel Alperi

Me alucina la capacidad que tienen algunos estudios para saber darle una vuelta de tuerca a una idea tan trabajada, y a la vez tan simple como consiguen hacer Intelligent Systems. Fire Emblem es una saga asentada y querida por todos los amantes del rol por turnos, que se ha ganado este respeto con una continua sucesión de entregas de calidad. Pero lo que ha ocurrido con Fire Emblem Fates me ha sorprendido gratamente.

Se han lanzado a cambiar algunas mecánicas de juego asentadas, tales como la del triángulo de las armas, añadiendo muchas más y lejos de ser una complejidad que estropease el balance de la jugabilidad, lo que han conseguido es potenciarla y llevarla a un punto que pensaba que no lograría. Ha habido más cambios, pero como ejemplo ya sirve. Y por cierto, a esto le sumo la amplia cantidad de horas de diversión que me ha reportado, hasta el punto que quise jugar a las tres versiones que se publicaron: Conquista, Estirpe y Revelación. Algunos dirán que esto es un sacacuartos. Yo lo único que sé es que de las 100 horas creo que no he bajado. Y por ello me ha entristecido ver a Pokémon Sol / Luna, sin querer menospreciar esta obra, y no ver a Fire Emblem Fates, que bajo mi opinión es el mejor juego de la 3DS del año, y posiblemente esté en el Top 3 de dicha plataforma.

Link del análisishttp://www.gamingesports.com/articulos/fire-emblem-fates-analisis-3ds/

Redactor en Gaming eSports desde el 2014. Sueño mucho y duermo poco. Alérgico a la picadura de la viuda negra, estrella de los Zanarkand Abes, brujo y héroe de mil y un aventuras. Intento de informático, de batería y de desarrollador. YouTuber a tiempo parcial.