El vigésimo aniversario de la saga NBA 2K es todo un acontecimiento. Nosotros hemos estado jugando durante un mes y hemos de reconocer que la edición de este año encierra todas las bondades que han aupado a esta saga de videojuegos como la mejor en materia deportiva. El grado de inmersión, calidad gráfica, opciones de juego y profundidad jugable que ofrece no tiene rival. Tanto es así que los rivales a veces dudan hasta a presentarse a la contienda, ante el temor a naufragar contra un gigante como el título de Visual Concepts. Ahora bien, no es oro todo lo que reluce y a lo largo de este análisis iré detallando algunos lunares, yendo desde atrás en el tiempo, para que veamos qué hemos ido ganando y perdiendo por el camino durante estos veinte años.

¡Viva el Rey, Viva LeBron!


La entrega del año pasado fue brillante si atendemos a las opciones de juego, la suavidad y posibilidades del modo online y las mecánicas jugables. Cierto es que el asunto de la moneda virtual VC terminó con parte de su popularidad, ya que el progreso fue mucho más complicado, lento y pesado de lo que nos hubiese gustado, pero de este tema trataremos más adelante.

Debido a la enorme calidad de la jugabilidad de NBA 2K18, era complicado, pero Visual Concepts siempre se guarda un as bajo la manga para poder seguir trabajando y depurando las pulidas mecánicas de esta saga. En esta ocasión se aprecian novedades muy sutiles, pero que van adquiriendo más importancia conforme más horas le dediquemos.

Una de las novedades más destacadas, que en un principio me costó ver, es la IA. La máquina concede menos en defensa, y se nota en maniobras como el pick and roll, que ya no resultan tan efectivas. Ahora es más importante la posición de los dos hombres interiores que intervienen (tanto defensor como el que realiza el bloqueo), puesto que la salida de los defensores será mucho más cuidada, sin dejar la puerta atrás.

El sistema de control es muy similar al de ocasiones anteriores, aunque como novedades presenta el hecho de un medidor de potencia para ganchos y bandejas. Antes bastaba con aguantar el tiro casi al máximo para esperar que el brazo de nuestro defensor bajase y pudiésemos anotar con tranquilidad.

Otro retoque que aporta realismo al conjunto es la limitación que sufren los jugadores que están en racha, que ahora solo destacarán por las facetas del juego en la que son especialistas o aquella que les ha llevado a estar en racha. En el caso de los jugadores más completos o versátiles no hay mucha diferencia, pero para el resto sí que se aprecia que no resultan tan infalibles.

Pasemos a hablar ahora de los modos de juego. Nuestra primera parada es el modo Mi Carrera. En esta ocasión se nos propone una trama algo genérica, donde el sistema de progresión es mucho más dinámico si lo comparamos con el del año anterior. Ahora bien, el devenir de la historia nos presenta una gran cantidad de escenas de vídeo, que en algunas ocasiones se nos han hecho algo pesadas. Quizá sea porque nos queremos centrar demasiado en el baloncesto y el artificio haya llegado un poco lejos, según nuestra opinión.

También se ha intentado dotar de trama al modo Mi GM, aunque quizá resulte un tanto insulso debido a los textos que se incorporan. A algunos les gustará porque aporta inmersión, pero aquí lo importante es crear el mejor equipo posible en tu franquicia, ajustando salarios, sabiendo cuándo liberar masa salarial, negociaciones, entrenamientos, etc. Y en eso se aprecian algunas novedades menores que mejoran el conjunto, aunque la interfaz podría ser algo mejor, la verdad. Con todo esto, también encierra una ingente cantidad de horas de diversión.

Por si todo esto fuera poco, seguimos teniendo la opción de Mi Equipo, que funciona a las mil maravillas y une coleccionismo y diversión en uno para competir contra otros rivales vía online. Y no me olvido de BlackTop, una función que ofrece multitud de posibilidades en lo que a opciones se refiere. 3 vs. 3, 5 vs. 5… y con las reglas que queramos. Además está el Campeonato y los Play-Offs. Lo que no ha regresado es la Euroliga.

El espinoso tema de las VC


Sobre el tema de la moneda virtual VC decir que siguen estando ahí. El año pasado apostaron por apretar el puño y no dar muchos VC por nuestras actuaciones en la cancha. De esta manera muchos fueron los usuarios que se quejaron, ya que necesitábamos muchísimas horas de juego para llegar a ser una superestrella. Y otros muchos acabaron cayendo en la tentación de comprar miles de VC para poder dar un empujón importante a las estadísticas de nuestro jugador creado, por poner un ejemplo.

Esto provocó quejas y más quejas por parte de los usuarios, que lo consideraron un abuso. Cierto es que no se obligaba a nada, pero esa explicación es un tanto pretenciosa. Su intención era estirar tanto la confianza que los usuarios depositaban en la saga que acabasen pasando por el aro. Y ya con la lección aprendida vemos que este año han optado por dar más VC en el juego. Esto nos alegra, aunque no nos sorprende. Era un movimiento lógico.

Ahora bien, lo que ya parece un camino sin retorno es la incorporación de esta moneda virtual a lo largo del juego. Éramos conscientes de que no había vuelta atrás, pero al igual que nos quejamos en el pasado de la constante publicidad que se veía en el juego, ahora podemos hacer lo mismo de esta fórmula en NBA 2K, la incorporación de mecánicas más propias de un free-to-play que de un videojuego que cuesta 70 euros.

Y sí, me jode reconocerlo porque esto es una adicción más, ya que pocos videojuegos representan tan bien un deporte y resultan tan tremendamente profundos, divertidos y adictivos como NBA 2K19, pero mientras tanto nos están intentando colar un modelo de negocio que igual es aceptable en un videojuego gratuito… pero que debería ser mucho menos intrusivo, importante o palpable en un título de estas características.

Y no quiero acabar con mal sabor de boca, no sé si será una especie de “Síndrome de Estocolmo” o porqué. Pero queda el tema del modo online, que funciona a las mil maravillas. El matchmaking es muy bueno, el rendimiento genial y tenemos opciones para aburrir.

Apartado Técnico


El apartado técnico no muestra grandes variaciones. El parecido de las grandes estrellas de este deporte no se queda en la apariencia, puesto que se mueven, tiran y gesticulan como sus homónimos reales. No hay ni una sola queja al respecto, y el aspecto de los estadios es genial, incorporando algunas nuevas tomas para que las retransmisiones ganen en espectacularidad y credibilidad. El único punto negro que se le puede anotar es justo lo que dije al principio: que no hay cambios de importancia con respecto a NBA 2K18. Pero por otra parte es algo que esperábamos.

En materia sonora tenemos una BSO de bastante calidad, escogida por Travis Scott. Entre los artistas que podremos escuchar están Dua Lipa, Bruno Mars, Fall Out Boy, GTA, Marshmello y claro está, unos cuantos temas de Travis Scott.

Los comentarios en castellano siguen corriendo a cargo de Sixto Miguel Serrano, Antoni Daimiel y Jorge Quiroga. Son muy buenos, pero tampoco se aprecian muchos cambios con respecto a ediciones pasadas. Queda claro que buena parte del trabajo ya estaba hecho, y ahora cada año retocan y añaden algunos comentarios y anécdotas que son de agradecer. También podemos quedarnos con los técnicos y cuidadísimos comentarios de la versión original.

Conclusión


NBA 2K19 es el mejor videojuego de baloncesto del momento. Cierto es que su competencia está muy lejos, pero se han incluido novedades para seguir dominando sin dormirse en los laureles. Cambios como los de la IA pueden parecer poca cosa, pero para jugar contra la CPU es algo que se agradece a largo plazo. Además tenemos opciones de juego para parar un tren, y es que sacarle todo el jugo a NBA 2K19 puede llevaros tanto tiempo que quizá lo agotéis para cuando salga la edición del año que viene.

Pero no todo va a ser halagos. Por desgracia vemos que las VC siguen en el juego, y aunque la manera de conseguir esta moneda virtual en el juego es más permisiva que el año pasado, nos sigue pareciendo que su incidencia debería ser menor.

 

 

  • Opciones de juego para aburrir.
  • Es el mejor videojuego de baloncesto.
  • La estupenda recreación de la NBA.
  • Los modos online funcionan a las mil maravillas.

 

 

  • El asunto de las VC sigue sin ser de nuestro agrado.
  • Gráficamente no presenta grandes cambios.
  • Las novedades no son de mucho peso.

 

9 Nota
Historia7
Jugabilidad9.5
Multijugador9
Gráficos8.5
Música/Sonido9
Edición Española8.5