Compartir

Nintendo ha conseguido presentar un producto diferente. ¿Es una consola de sobremesa? Claramente sí. ¿Es una portátil? Claramente lo es. De esta manera consiguen un éxito que se les resistió con su predecesora… y es que lo que fue motivo de indefinición y a la postre fracaso en Wii U, ahora son vítores y alegrías por parte de la comunidad de jugadores.

Tres modos para jugar, pero con mucha atención a la diversión


Más allá de los fríos datos técnicos (de los cuales no se conocen todos), lo que Nintendo ha conseguido con su nueva plataforma es algo digno de mención. Nada más abrir el empaquetado en el que viene nos encontramos con la pantalla capacitiva de 6,2 pulgadas, los dos Joy-Con, el Grip (soporte donde irían los Joy-Con para formar un mando de corte más estándar), los dos accesorios con correa (uno para cada Joy-Con) y los típicos cables de corriente y HDMI.

1Pero antes de nada hemos de aclarar que existen tres modos de juego. Lo podremos hacer a través del televisor, en modo portátil o en modo Tabletop. El primero es aquel en el que la pantalla de la Switch se introduce dentro de la base y se consigue ver la acción a través del puerto HDMI en nuestro televisor. En este sentido vemos que la resolución máxima que puede llegar a ofrecer es 1920×1080 a 60fps. Pero más allá de lo que puede llegar a ofrecer a un nivel técnico, que es algo que conociendo a Nintendo no importa tanto, y que se demostrará con el paso de los meses; lo que a todo aquel que esté interesado en adquirir una Switch es observar que la transición de jugar en el televisor a pasar a hacerlo en el modo Portátil es inmediata (en ambas direcciones). Bastará con colocar los Joy-Con en los raíles laterales de la pantalla y levantarla de la base para que automáticamente se nos muestre la escena que veíamos en el televisor en la pantalla. Y lo mismo ocurre al revés. Una auténtica maravilla.

Donde Switch saca todo su potencia es en los modos Portátil y Tabletop. La principal diferencia entre ambos es que en el primer modo los Joy-Con están acoplados a la pantalla, mientras que en Tabletop sacaremos los mandos para poder competir contra un amigo, quedándonos cada uno con un Joy-Con diferente. A partir de aquí hemos de comentar que la batería dura unas 3 horas o quizá algo más mientras jugamos, que el disipador de la parte superior no sobrecalienta en exceso la zona y que con los mandos acoplados a la pantalla, es super cómodo de jugar, pudiendo estar varias horas sin que notemos agotamiento o malas posturas de las manos.

2Potenciando el multijugador desde el primer instante


Siempre he tenido la percepción de que adquirir una nueva máquina es sinónimo de una cierta sensación de soledad durante las primeras semanas. Es evidente que durante el lanzamiento es el momento en el que hay menos consolas, y por tanto menos amigos la tienen. A esto se suma que el catálogo inicial suele centrarse más en demostrar las capacidades técnicas de la máquina que de ofrecer una verdadera experiencia multijugador (y mucho menos local). Es por ello por lo que me agradó Wii y Wii U en sus inicios, y ahora Switch. El hecho de poder compartir un Joy-Con con un amigo en cualquier situación es algo que me parece un acierto absoluto. Es cierto que 1-2 Switch no es un juego tan especial como Wii Sports, pero hay otras opciones para disfrutar en compañía como son los clásicos de Neo Geo, Just Dance 2017, Snipperclips o Super Bomberman R.

Vibración HD, pequeñas taras de diseño y Mando PRO


Antes de nada decir que hay otras cosas que me han encantado, como la vibración HD de los Joy-Con o su espectacular diseño. También que esas 20 horas que dura su batería casi nunca se agotan dado que si acostumbráis a jugar en modo Televisor o Portátil se cargan… pero también es cierto que hay algunos aspectos que no nos han convencido tanto.

Para empezar decir que si bien el diseño de Switch es genial en todos los aspectos, hay dos de ellos que no me acaban de convencer, y están relacionados con el modo Televisor. El grip, esa estructura donde podremos colocar los Joy-Con para poder jugar como si fueran un mando convencional, no ofrecen la posibilidad de cargar estos mandos… y además junta demasiado nuestras manos para jugar. Sigue siendo cómodo, pero no se siente ni tan natural ni tan satisfactorio como cuando jugamos en modo Portátil. Y por otra parte está el asunto de la base, que no sujeta a la consola lo suficiente. Se apoya la consola y ya está. Un mecanismo de mayor sujeción hubiera sido lo idóneo.

7También han sido motivo de bastantes críticas las sujeciones para los botones laterales de cada Joy-Con (si jugamos solamente con uno de ellos). Estos están escondidos en la parte interior por donde va el raíl… pero gracias a un soporte podremos dar un mayor empaque al Joy-Con. El problema reside en que hay que fijarse bien cómo se colocan, puesto que se pueden colocar al revés… y luego cuesta sacarlos. Incluso hay gente que no ha visto cómo se ha averiado alguno de estos mandos.

Sobre el almacenamiento he de decir que no me parece un asunto tan relevante. Viene con 32 GB de base, pero luego se puede incorporar una MicroSD del tamaño que queráis. Yo he comprado una de 128 GB, y a pesar de que ya tengo once juegos metidos dentro de la consola, tan solo me ocupan 4 GB. Entiendo a la gente que pide más espacio, pero hay que entender que dicho espacio tenía que encontrarse en la pantalla… y esto repercutiría directamente en la batería y el peso (que por cierto, con Joy-Con incorporados se queda en unos magníficos 398 gramos).

6Y ya para acabar, los gamers más tradicionales tienen disponible un mando Pro Controller clásico, inalámbrico y con las mismas funciones que los Joy-Con por 59,99 euros. Nosotros lo tenemos, y la verdad es que es la mejor opción para jugar en modo Televisor. Sus botones son grandes, está muy bien diseñado y la batería le dura bastantes horas. En este sentido se trata de otro gran acierto por parte de Nintendo.

Conclusión


Sabemos que nos dejamos muchas cosas en el tintero, pero no queremos aburriros con datos y más datos que seguro que ya conocéis. La verdad es que para nosotros Nintendo ha conseguido dar un paso de gigante en cuanto al mercado de portátiles, ofreciendo una máquina tremendamente cómoda y que supone un verdadero avance con respecto a Nintendo 3DS.

Es cierto que su apuesta es muy ambiciosa, pues también pretende llegar al usuario que pretenda adquirir una consola de sobremesa, y puede que aquí defraude a algunos, puesto que técnicamente no está a la altura de las últimas apuestas de la competencia, pero ya sabemos que Nintendo juega en otra liga… y en este sentido nos alegramos un monton. Switch es muy cómoda, está muy bien pensada y también muy bien ejecutada. Es cierto que entre su ingeniería hay algunos aspectos mejorables, pero no nos cabe ni la más mínima duda de que tenemos muchas horas de diversión por delante… que para encima ahora serán donde nosotros queramos.

Lo mejor baner

  • Si lo tomamos como concepto de juego portátil, el avance que supone es mayúsculo
  • Lo increíblemente geniales que son los Joy-Con, un gran avance con respecto al Wiimote
  • Resulta comodísima para jugar en modo Portátil
  • El estupendo mando Controller Pro

lo peor banner lo mejor

  • Que no hayan apostado por incluir 1-2 Switch en el pack inicial, obligándonos a comprar un juego (aunque esta decisión no era nada complicada, ¿no?)
  • Pequeños fallos de diseño como los citados a lo largo del artículo, que son de muy poca importancia si atendemos a todas sus virtudes

 

GeS_Medal_Oro