Compartir

Está claro que el ser humano interpreta estímulos de su ambiente de diferentes maneras. Ante la misma situación podemos ver cómo dos personas diferentes reaccionan de muy diversas maneras. No hay más que ver la polaridad que se percibe en muchas noticas de actualidad de hoy en día, y todo depende del punto de vista bajo el que se sitúa el periodista.

Pero hoy vengo a hablaros de algo mucho más subjetivo, de la emoción que causan los videojuegos. No hay duda de que se trata de algo muy complicado de descifrar, pues lo que para uno puede ser “emotivo”, para otro puede no haberlo sido en absoluto. Y es más, ni siquiera la definición de este término conseguirá un consenso total entre los lectores. De todas formas, vamos allá.

Las relaciones interpersonales


No cabe duda de que como seres humanos que somos, simpatizamos con los que son de nuestra especie (salvo en ocasiones contadas, como en las películas de El Planeta de los Simios… sobre todo en la reciente trilogía). Es por ello por lo que a veces la emoción surge de los momentos álgidos de la relación entre diversos personajes. Y cuidado, no hablamos solo de momentos amorosos, pues también hay lugar para la emoción en situaciones desgarradoras, melancólicas, etc.  Además, muchas veces esta emoción surge de manera continua o regular, al realizar una excelente construcción de la relación entre dichos personajes. A continuación pondré varios ejemplos:

  • Secuencia del baile de Final Fantasy VIII

Final Fantasy VIII ofrece un inicio muy bien estudiado, permitiéndonos conocer a los personajes principales como son Squall, Quistis, Seifer, Zell, Selphie, etc. Lo mejor del caso es que la figura de Squall está íntimamente relacionada con la de Rinoa, y toda su relación “da comienzo” cuando se produce esta escena. Además, hay que tener en cuenta que Final Fantasy VIII utilizaba estos vídeos FMV para presentaciones de personajes y situaciones cruciales de la aventura. Sin embargo, esta escena del baile no tiene trascendencia a nivel argumental, aunque sí ha pasado a los anales de la historia de los videojuegos por el significado que llevaba consigo.

  • Ellie tratando de comprender el mundo previo en The Last of Us

No cabe duda de que la relación entre Ellie y Joel es una de las más fuertes que se ha dado en una pareja de un videojuego (al menos de una superproducción). Es por ello por lo que se viven momentos tan tiernos como cuando Joel le explica cómo era el mundo de antes. Ella preguntará por el camión de los helados, se quedará maravillada al ver a una jirafa, querrá aprender a silbar y tendrá conversaciones bastante interesantes sobre el pasado de Joel y su familia. Aquí os dejo con un pequeño fragmento, aunque la verdadera gracia es la construcción de la relación entre los dos protagonistas, que se da en todo momento

  • La vida tras el accidente de Heavy Rain

Es complicado tratar ciertos temas sin entrar en spoilers. Es por ello por lo que no quiero dar excesivos detalles. Pero si habéis jugado a Heavy Rain, seguramente sepáis a qué me refiere. Ver las relaciones interpersonales entre el matrimonio formado por Ethan Mars y Grace Mars antes y después de un incidente es algo que causa emoción, aunque también se consigue gracias al contexto formado por el resto de la trama, que intenta tocar la “fibra sensible” al jugador. Sin embargo, el momento que nosotros más destacaríamos es el del primer capítulo, entre Ethan Mars y su hijo Shaun. No es algo excesivamente relevante en términos argumentales, pero al menos se trata de una escena muy sentida.

  • Firewatch

Permitidme que de este apartado escoja cuatro ejemplos, en vez de tres como he hecho con el resto, pero no quería ser tan cruel como para dejar fuera  a Firewatch. Este título consigue transmitir mucho gracias a las conversaciones con walkie-talkie entre Henry y su supervisora, Delilah.  Este personaje femenino al que nunca veremos, pero que nos preocupa y nos interesa gracias a las conversaciones banales que tienen en muchas ocasiones. Una pareja que parece tener química, pero a veces no… y que en muchas ocasiones nos transmite muchísimo.

Momentos desgarradores


No cabe duda que el videojuego es un vehículo para transmitir situaciones de todo tipo, y aquellas realmente desgarradoras son quizá una de las más recurrentes. No tienen porqué ser escenas de excesiva violencia. Es mucho más importante que el uso de esta violencia tenga un significado más allá. Ejemplos hay a rabiar, pero voy a intentar ofrecer ejemplos muy diferentes. Lo más importante de todo es comentar que aquí sí que va a haber spoilers, por lo que si no has jugado antes a Final Fantasy VII, Lost Odyssey o The Walking Dead: Temporada 1, mejor pasa al siguiente apartado.

  • Final Fantasy VII

Nuevamente hablamos de un Final Fantasy, en este caso la séptima entrega. Al igual que en la escena del baile de Squall y Rinoa del FF VIII, los vídeos presuponían  la aparición de alguna escena importante, por lo que las emociones ya afloraban al ver el fundido de pantalla y disfrutar de los bellos gráficos que tenían los vídeos (para aquella época).

La situación escogida para el momento desgarrador de Final Fantasy VII es la muerte de Aeris, como no podía ser de otra manera. El inicio del vídeo con Cloud mirando a Aeris y casi sin música ya hace temer lo peor. En ese momento aparece desde el cielo Sephirot para asestar un espadazo mortal a la joven. Se trata de un momento de mucha belleza, donde solo el latido del corazón suena. Lo que parece una escena tremendamente violenta se consigue hacer de manera muy evocadora e incluso sensible. Ver a Cloud reaccionar de manera tan humana al ir con Aeris mientras Sephirot se recrea en su acto es algo que aún le da más fuerza a esta escena, que opta por eliminar acción y violencia para transmitir mucho más. Es por ello por lo que se trata de una de las escenas más recordadas del videojuego, pese a que Aeris no era la “protagonista absoluta” y al relativamente temprano momento de su muerte. Y por cierto, la banda sonora hace mucho por emocionarnos, pues hasta en el combate posterior contra Jenova sigue sonando una melodía de carácter pausado y melancólico.

  • Lost Odyssey

Es evidente que la muerte es un recurso habitual para reflejar momentos desgarradores, pero lo vivido en Lost Odyssey cobra una especial relevancia por la trama, los recuerdos, la presencia de lágrimas, niños… y todo mientras Lirum está postrada en una cama. Ver la escena sin haber jugado al título quizá le reste fuerza a los sentimientos que nos hizo aflorar… y el hecho de no ser un videojuego tan “popular” o tan “jugado” como los Final Fantasy le reste algo de fuerza, pero quienes lo jugaron seguro que se sentirán embargados por la emoción al recordar este momento. Nuevamente, la banda sonora hace un trabajo excepcional para “meternos” en situación

  • The Walking Dead: A Telltale Game Series

En este caso es complicado quedarse con una sola situación, ya que la toma de decisiones es la que nos lleva a conseguir esta emoción. ¿Cómo? Pues planteándonos situaciones límite muy jodidas de resolver. Habrá gente que siempre lo ha tenido claro, pero a veces cuesta decidir sobre Lee, Clementine y el resto de protagonistas de esta maravillosa aventura de Telltale Games. La escena escogida es sobre la manera de matar a Duck, el hijo de Katja y Kenny. Aquí os dejo un vídeo donde se muestran todas las opciones.

Los finales


No cabe duda de que los finales son situaciones que de por sí emocionan, y más en un videojuego dado el mayor grado de identificación que conseguimos con los personajes, bien sea por el hecho de que los manejamos directamente o bien sea porque la duración de los productos es mayor que la de películas, lo cual hace que el grado de implicación con el personaje sea mayor, y por tanto “nos emocionan más”. También es cierto que se trata de un arma de doble filo, y que un final puede decepcionarnos más por el mero hecho de esperar mucho de él… pero este ya es otro tema que se escapa al tema de nuestro artículo.

Nuevamente, os ponemos sobre aviso del tema de los spoilers, pues como comprenderéis quizá no haya mayor spoiler que el final de un videojuego.

  • Red Dead Redemption

Quizá estemos ante el momento en el que más me ha apetecido aplaudir por el final de un videojuego. Tras ver lo ocurrido con John Marston y presenciar lo que parece la escena final del juego, no hay mayor belleza y justicia divina que la vivida en la escena posterior. Una maravilla y un auténtico final de western para un videojuego que dejó marcado a muchísima gente.

  • To The Moon

Quizá sea uno de los videojuegos más emotivos que he jugado en toda mi vida. Un anciano en su lecho de muerte decide contratar a una compañía que introduce recuerdos falsos en las personas para simular un viaje a la luna. Quiere tener ese recuerdo. Sin embargo, todo se complica cuando la pareja de doctores encargados de este trabajo acaban encontrándose con misterios sobre el pasado del anciano y su difunta esposa. Podría haber hablado de To The Moon en cualquier otro apartado, pero lo he dejado para la sección de “los finales” porque realmente consiguió emocionarme muchísimo en su momento. Aquí os dejo la escena para que la podáis revivir (porque no os aconsejo verla si aún no lo habéis jugado).

  • Metal Gear Solid 3: Snake Eater

Otro bello final que resultó muy emotivo, al menos para mí, fue el de Metal Gear Solid 3: Snake Eater. Todo lo relacionado con The Boss y Snake es algo que llegó al corazón de muchos jugador, y es que Kojima sabe cómo remover sentimientos, y en este final queda claro. Aquí os dejo la escena.

Ambientación general y otras cuestiones


Hay veces que la emoción no surge solo por situaciones concretas o la construcción de personajes. A veces también surge por la ambientación general, bien sea por el diseño de escenarios, la presentación de un nuevo entorno o la empatía que logramos con determinados diseños de personajes. Aquí van tres ejemplos de videojuegos, muy diferentes entre sí y que recopilo por diferentes motivos.

  • Shadow of the Colossus

Tener que enfrentarse a los colosos y matarlos es algo que costaba en muchas ocasiones. Su diseño era tan bonito y presentaba algunas situaciones tan enternecedoras que costaba seguir jugando a esta maravilla. Sin embargo, hay que reconocer que buena parte de esta empatía era debido a su diseño, sus ruidos, su magnitud y, por supuesto la ambientación general del título.

  • The Legend of Zelda: Ocarina of Time

Permitidme que os lleve a finales del siglo pasado. Si no, es posible que no se entienda de la misma manera la emoción que consiguió transmitir este videojuego de Nintendo 64. Tras las primeras escenas en el Bosque Kokiri, le tocará viajar al campo de Hyrule, y en ese momento la realidad de estar ante un mundo tan grande nos da tal bofetada que nos emociona. Sin embargo, el momento que más querría destacar es cuando Link se convierte en adulto. El cambio ya es bastante drástico, pero ver cómo está el mercado de Hyrule es aún más sorprendente. El cambio absoluto de todo lo que habíamos conocido hasta ese momento supuso una gran emoción para el momento. Por supuesto que podría haber escogido otras escenas, pero esta me pareció la más reseñable.

  • That Dragon Cancer

Es duro vivir la muerte de un niño. No es natural. No es lo esperado o establecido. Lo lógico es que sean los hijos los que vean morir a sus padres. Sin embargo, no siempre ocurre así. Y justo este tema es el que trata That Dragon Cancer, donde un niño de cuatro años enfermo de cáncer es el leitmotiv de la aventura que nos tocará vivir.

Y para acabar he de reconocer que me he dejado muchos ejemplos fuera, pero he querido dar un breve repaso a la emoción que consiguen transmitir los videojuegos, que ha ido alterándose con el paso del tiempo, siendo un recurso que, aunque cueste transmitir, cada vez es más utilizado por los desarrolladores. Seguramente viviremos aventuras emotivas, que consigan transmitirnos sensaciones y sentimientos fuertes