Nos alegra enormemente que Nintendo haya decidido llevar esta genial aventura de plataformas de Wii U a su portátil, puesto que tras el lanzamiento de Yoshi’s New Island para 3DS nos habíamos quedado un poco “fríos”. Se esperaba un digno sucesor de la entrega de Super Nintendo, pero la realidad fue otra. Era una obra correcta, pero que estaba lejos de su predecesor. Por fortuna, Nintendo se quitó la espina que tenía con Yoshi en Yoshi’s Woolly World, y ahora se la quita definitivamente ofreciendo a los usuarios de la portátil esta misma aventura, con alguna que otra novedad (para bien y para mal).

Al rescate de los Yoshis


La trama vuelve a presentar a Kamek como el enemigo principal de la aventura. Este convierte a todos estos simpáticos seres en madejas de hilo, y se escapa con ellos… pero por el camino le vayan cayendo, y por eso nos tocará a nosotros ir nivel a nivel recogiendo al mayor número de ellos. No es una gran trama, pero es más que de sobra para dar pie a la sucesión de niveles.

La fórmula de juego de este título es un tanto más reflexiva que otros plataformas de Nintendo. A lo largo de los niveles hay multitud de secretos que encontrar. Algunos se consiguen al empujar ciertas estructuras, otras al tirar de un hilo, al disparar huevos a zonas sospechosas para revelar algún objeto oculto, etc. De hecho, podemos considerar que Poochy & Yoshi’s Woolly World es una aventura sencilla de completar, pero donde alcanzar el 100% lleva muchísimo más tiempo. ¿Por qué? Porque hay una gran cantidad de coleccionables que encontrar. En cada nivel hay 20 sellos, cinco madejas de hilos, las ya míticas flores de margarita… Y en ocasiones están bastante escondidas.

1

Pero no estamos ante un juego que solo atraerá a los completistas. Todo pequeño detalle de Poochy & Yoshi’s Woolly World ha sido ejecutado con maestría. El diseño de los niveles es muy atractivo, y lo mejor de todo es que en algunos se exploran unas mecánicas de juego, para luego ver que se exploran otras vías. Así se consigue un conjunto de niveles, repartidos en seis mundos, muy variados, nada repetitivos y muy, pero que muy atractivos.

Las novedades de la versión de Nintendo 3DS


La mayor novedad de esta adaptación a Nintendo 3DS son las fases protagonizadas por Poochy, el simpático perro que ya conocíamos. Estos niveles se desarrollan como si de un runner fuese, puesto que el movimiento es automático. De esta manera, nosotros nos preocuparemos por saltar o agacharnos para esquivar los obstáculos que se nos vayan presentando. Son niveles claramente inferiores a los que ya incluía el original, pero se agradece su inclusión.

2

Otra novedad es la inclusión de los Poochitos en el modo Relajado. Estos nos indican el camino y nos dan estas pistas. A nosotros no nos hace ni gota de gracia, pero puede que para los menos duchos en el género les venga bien… aunque recomendamos encarecidamente pasar de esta opción. Además, os recordamos que no es una aventura compleja ni difícil.

Otros extras nuevos de esta versión son la posibilidad de personalizar la apariencia de nuestro Yoshi o los cortos de animación, que se van desbloqueando de manera periódica para que podamos ver sus aventuras. No pasan de lo anecdótico, pero los que somos amantes de Yoshi lo agradecemos.

3

Lo que no nos ha gustado nada es que se haya eliminado el modo cooperativo, que tantas horas de diversión nos aportó en la versión de Wii U. Es evidente que no es tan fácil usarlo en Nintendo 3DS por las limitaciones evidentes de tener que disponer de dos consolas y dos copias del juego, pero su eliminación nos sigue entristeciendo.

Apartado Técnico


Una vez más, lo primero que llama la atención es el apartado artístico, que en esta ocasión muestra un mundo creado por lana e hilos. Cada pequeño detalle de los entornos hasta los personajes ha sido creado con texturas textiles. Como detalles interesantes está la transformación de las patas de Yoshi en una especie de ruedas al correr, que los huevos que podemos lanzar sean ovillos o que los secretos que hay repartidos por los niveles puedan verse porque haya un hilo suelto del que podremos tirar con la lengua.

4

En su paso a Nintendo 3DS vemos que se ha llevado a cabo un gran trabajo. Es evidente que no se puede mantener el mismo nivel de definición, ya que la diferencia de potencia entre 3DS y Wii U saltan a la vista. Pero observar que se mantienen los mismos niveles, con una apariencia similar y una fluidez tan conseguida es algo digno de aplaudir. Además, no observamos diferencias en la paleta de colores ni en sus texturas.

En lo referente al sonido no se aprecian grandes novedades. La animosa banda sonora sigue acompañándonos durante nuestra aventura, complementando a la perfección lo que muestra el aparado visual. Por otra parte, los “monos” efectos de sonido siguen funcionando a las mil maravillas. Ya para acabar señalar que nos llega a Nintendo 3DS por 34,95 euros y con textos de pantalla en castellano.

Conclusión


Aunque las novedades de esta versión no sean notorias con respecto al original, agradecemos enormemente que Nintendo haya decidido portear esta genial aventura de plataformas para la portátil. Así se salda una cuenta pendiente de Yoshi con la portátil, pues este título muestra unos niveles de calidad realmente elevados. El apartado gráfico ha perdido definición, como resulta evidente, pero a pesar de esto sigue luciendo genial en la Nintendo 3DS. Y en cuanto a contenido, nos quedamos con lo que ya vimos en Wii U, pese a que las novedades amplían horizontes y posibilidades jugables.

Lo mejor baner                                             

  • El soberbio diseño artístico
  • La propuesta jugable está trabajadísima
  • Los nuevos niveles de Poochy resultan interesantes (aunque sean peores que los de Yoshi)
  • Han conseguido trasladar casi todo lo brillante de un título de Wii U a la 3DS

lo peor banner lo mejor

  • La ausencia del cooperativo
  • Le faltan novedades de más calado si jugaste al original
8.5 Nota final
Jugabilidad9
Gráficos8.5
Música/Sonido8.5
Edición Española8