Compartir

Teniendo en cuenta el trabajo que supone desarrollar un videojuego, debe de ser muy duro que ese proyecto en el que has trabajado durante tantos años y en el que has invertido tantos recursos acabe siendo muy criticado una vez se ponga a la venta. Sin embargo, los chicos de Wolf Brew Games no parecen ser de esos que tiran la toalla a la primera de cambio, y es que, si bien Slain fue objetivo de fuertes críticas tanto por parte del público como de la prensa especializada en su lanzamiento inicial en PC, ahora resurge de sus cenizas, aterrizando en PlayStation Vita bajo la coletilla de Back from Hell y coronándose, aún con sus fallos, como uno de los mejores Metroidvania que el sistema recibió a lo largo del pasado 2016.

El hijo bastardo de Castlevania y Dark Souls


La premisa inicial de la que parte Slain es bien sencilla. Como bien hemos citado más arriba, nos encontramos ante una propuesta de acción rolera en dos dimensiones de scroll lateral, en la cual nos meteremos en la piel de Bathoryn, un héroe que, condenado a vagar por un mundo gótico, deberá de viajar a lo largo de seis reinos malditos para restaurar el orden en el mundo. Este periplo, que probablemente nos dure entre seis y ocho horas, estará repleto de peligros, pues nuestro protagonista visitará multitud de mazmorras, mansiones y cementerios a lo largo del peregrinaje, todos ellos repletos hasta arriba de trampas mortíferas y de espantosas criaturas.

slain-2

Aunque muy diversos entre sí, todos los entornos presentan una característica en común, y es que todos ellos cuentan con un diseño de niveles algo simple que no brinda demasiadas posibilidades al jugador, además de ser un poco repetitivos en determinadas ocasiones. Sin embargo, el título compensa este hecho ofreciéndonos un buen reto, presentando un alto nivel de dificultad que, pese a que pueda llegar a ser algo desquiciante por momentos, nos mantendrá pegados a la pantalla durante horas tratando de superar esa fase de plataformas tan difícil o intentando derrotar a ese enemigo que ya ha acabado con nosotros miles de veces.

Demonios, magia y heavy metal


Para acabar con las decenas y decenas de enemigos que nos encontraremos, dispondremos, desde un primer instante, de una espada y de la habilidad de bloquear ataques, aunque con el paso tiempo, conforme descubramos nuevas zonas y acabemos de ciertos jefes, podremos ir expandiendo nuestro arsenal con nuevas armas y habilidades. De igual forma, nada más comenzar la campaña se nos permitirá hacer uso de potentes hechizos mágicos, que, como el resto de los ataques, podremos recargar a placer con tal de maximizar su poder con tan solo mantener pulsado el botón correcto y soltarlo en el momento preciso.

slain-3

Lo que no nos ha gustado del sistema de combate, al margen de su obvia y a la par atractiva simpleza, es la ausencia de un sistema de progresión tal y como lo conocemos. Absolutamente todo depende de nuestra habilidad, y es que, más allá de incrementar nuestra salud o nuestra barra de magia recogiendo diferentes piezas esparcidas por los diferentes escenarios (de una manera similar a la saga God of War), no existe un árbol de habilidades, ni hay forma humana de farmear puntos de experiencia o subir de nivel.

Así, se trata de un juego muy clásico en ese sentido, y pese a que esto ÔÇô junto a elementos como el abuso que se realiza del «ensayo y error» – pueda ser atractivo para muchos (especialmente, para aquellos que únicamente buscan acabar la entrega lo más rápido posible), a nuestros ojos es una obvia carencia que, falto de profundidad, le ha hecho perder enteros.

Apartado Técnico


Esta revisión Slain también trae consigo novedades de peso en el apartado gráfico, aunque sigue basándose en dos grandes pilares: un estilo pixel art francamente bien introducido y atractivo a la vista, y un aspecto gótico, tenebroso y oscuro que logra transmitir todo lo que pretende, y que nos sorprenderá en más de una ocasión gracias a lo vistosos que resultan algunos enemigos o a lo increíbles que pueden llegar a ser determinados mapeados. No es nada del otro mundo, vaya, pero la calidad de su fluido conjunto técnico resulta innegable.

slain-4

No encontramos peores noticias en su apartado sonoro, donde podemos encontrarnos con una banda sonora compuesta por Curt Victor Bryant y repleta de temas rápidos, fuertes y poderosos que nos transmiten emociones muy similares a lo visto en otras aventuras como el último Doom. Se trata de una conglomeración de ÔÇô en su mayoría – metal industrial que, viéndose acompañada por unos efectos de sonido decentes, encajan perfectamente con la filosofía general de la entrega.

Conclusión


Tras meses de espera, la obra de Wolf Brew Games ha vuelto de lo más profundo del mismísimo infierno para reivindicar un pequeño hueco en nuestra biblioteca de juegos. Slain: Back from Hell incluye todo lo que el título original necesitaba, convirtiéndose por méritos en una gran aventura de acción y plataformas 2D que gustará tanto a quienes disfrutaron de aventuras como Castlevania: Symphony of the Night como a todos aquellos que amaron Dark Souls por su planteamiento medieval y por su gran dificultad. Una aventura que, sin llegar a ser indispensables, sabrá entretener durante un buen puñado de horas a los fans del género, que no deberían dejar pasar la aventura de Bathoryn bajo ningún concepto.

Lo mejor baner

  • Audiovisualmente presenta un nivel más que notable
  • Que haya sabido resurgir de sus cenizas para acabar siendo un Metroidvania más que digno
  • Ágil, simple y muy, pero que muy difícil

lo peor banner

  • Tanto que en ocasiones puede llegar a ser verdaderamente desquiciante
  • Un sistema de progresión le habría sentado de fábula
Slain: Back from Hell
7 Nota
Historia5
Jugabilidad7
Gráficos7.5
Música/Sonido8
Edición Española6
Redactor en Gaming eSports desde el 2014. Sueño mucho y duermo poco. Alérgico a la picadura de la viuda negra, estrella de los Zanarkand Abes, brujo y héroe de mil y un aventuras. Intento de informático, de batería y de desarrollador. YouTuber a tiempo parcial.