Compartir

The Legend of Zelda se pasa a la moda de los contenidos descargables con Breath of the Wild. Años más tarde de que esta práctica se extendiese en todas las franquicias más importantes del mundo de los videojuegos, acaba cayendo rendido aunque no tenemos problema de que sea así si el producto es tan interesante y de tanta calidad como Las Pruebas Legendarias, el primer set de contenido que ha llegado a Breath of the Wild el pasado 30 de junio. Dentro de unos meses llegará otro pack de contenido, pero ahora toca hablar del que ya tenemos entre nosotros.

No todo en Las Pruebas Legendarias es el Modo Experto


Es cierto que el mayor reclamo de Las Pruebas Legendarias es el Modo Experto, una nueva modalidad que nos permite iniciar una partida mucho más desafiante, donde ya durante nuestros primeros pasos nos encontraremos con enemigos mucho más duros y con algunas sorpresas desagradables en forma de poderosísimos enemigos a las primeras de cambio.

Pero es que no consiste simplemente en una subida de los stats de los enemigos en forma de más vida y más daño. Muchos de estos enemigos regeneran parte de la barra de su vida, corren que se las pelan, etc. De esta manera suponen un desafío bastante elevado, que cuesta al principio incluso a los más avezados. Por suerte no se trata de algo casi imposible, y tras acostumbrarse a la curva de dificultad que propone, volveremos a pasarlo, aunque esto suponga tener que replantearse estrategias y tener que afrontar ciertas situaciones de manera diametralmente opuesta a como lo hicimos hace meses en la aventura original.

Pero como decía en el título, no todo en Las Pruebas Legendarias es el Modo Experto, ya que también hay desafíos y extras muy interesantes. Comenzaré hablando de las máscaras y atuendos. Hay diversos cofres del tesoro repartidos por Hyrule que nos confieren elementos de equipo que marcan las diferencias. Quizá uno de los más llamativos es la Máscara Kolog, que funciona como un radar de los 900 Kolog que hay repartidos por Hyrule (funcionando de manera similar al radar de santuarios). Luego también tenemos la Máscara Majora, que nos ayudará a pasar desapercibidos delante de muchos enemigos.

Otros atuendos interesantes son la Armadura de espectro, que incrementa el ataque de Link; o la ropa de Tingle, que nos permite correr más rápido de noche.

Toca hablar ahora de los desafíos, destacando principalmente el Santuario de la Espada, en este comenzaremos sin armadura ni armas, y deberemos derrotar a los enemigos que hay en cada estancia para poder avanzar. Si superamos todos los retos que se nos proponen, podremos despertar el verdadero poder de la Espada Maestra, lo cual es realmente sorprendente.

Hay más sorpresas a lo largo de la aventura, pero os dejamos que las vayáis descubriendo por vuestra cuenta. Lo que tenemos muy claro es que los nuevos contenidos aportan la suficiente diferencia con respecto al producto original como para que apetezca regresar. Bien sea por nuestro afán completista (máscara de Kolog), por potenciar a nuestro personaje (alguno de los atuendos) o por encontrarse con un desafío muy superior (tanto el desafío de la espada como el modo experto) merece la pena regresar a Hyrule.

Apartado Técnico


No se aprecian novedades importantes a este respecto más allá de la propia aparición de nuevas vestimentas. En materia de enemigos hay alguna que otra pequeña sorpresa.

Conclusión


Por 19,99 euros nos podemos hacer con un pase de expansión que incluye dos lanzamientos. El primero de ellos ya ha llegado y la verdad es que es un lujo poder redescubrir Hyrule con él. Los nuevos contenidos son muy interesantes y a buen seguro le dedicaréis otro buen número de horas. La verdad es que teníamos dudas sobre la política de DLC de Nintendo con The Legend of Zelda: Breath of the Wild, pero de un plumazo nos ha despejado todas las dudas. Imprescindible para tu Nintendo Switch.

  • El desafío de la Espada Maestra
  • Los nuevos atuendos y máscaras
  • El modo Experto nos permite rejugar la aventura principal de otra manera

  • Ojalá hubiera incluido más desafío