Compartir

Desde la primera vez que toqué un mando, siempre he sido jugador de consola. Nunca me he cerrado las puertas a dar el paso a la Master Race, como muchos la conocen, pero lo cierto es que los sistemas domésticos siempre me han parecido más simples, cómodos y atractivos. Sin embargo, con equipos como el que tenemos entre manos en el día de hoy, lo cierto es que cada vez es más difícil resistirse a la tentación. Hablamos nada más y nada menos que del Predator 15, la nueva bestia parda de Acer que, con un precio que oscila entre los 2000€ y 2500€, ha logrado coronarse como uno de los portátiles más potentes y equilibrados que han pasado por las mesas de Gaming eSports. Pero ¿merece la pena tal desembolso económico? Os lo contamos todo y más bajo a continuación.

Diseño


Tal y como viene siendo costumbre en nuestros análisis, comenzamos por lo más obvio, el apartado que salta a la vista desde el minuto cero en el que sacamos nuestro equipo de la caja. Así, nos encontramos con una máquina que presenta un acabado exterior robusto, soberbio y considerablemente agradable al tacto, con la que, por supuesto, no hemos tenido ningún problema mecánico a nivel de bisagras o de puertos, de los que hablaremos posteriormente. Todo está perfectamente pulido y comprimido en un ordenador de aproximadamente 3,7kg de peso, que presume de su naturaleza ‘gamer’ desde un primer momento apostando por un diseño relativamente agresivo, que no tiene miedo en utilizar las aristas como uno de sus principales elementos decorativos.

Una vez encendemos el sistema, la primera impresión no deja de ser sobresaliente, pues al correspondiente encendido de la pantalla de 15,6 pulgadas de la que hace gala, le acompaña una iluminación RGB del teclado, completamente configurable y muy amable a la vista, que hace justicia al citado periférico, de gran calidad y extremadamente cómodo, por lo que no tendremos grandes problemas a la hora de pasar múltiples horas trabajando con él.

También hay lugar para un teclado numérico, para múltiples atajos y para un total de cinco macros, que podemos encontrar en la parte superior izquierda del teclado, que también podemos configurar e intercambiar a placer con el sistema PredatorSense, y que nos permitirán hacer uso de varios atajos cuando estemos en el fragor de la batalla.

Conectividad


Dentro del apartado de la conectividad, este Predator 15 también nos ha dejado unas sensaciones inmejorables, presentando multitud de entradas que nos permiten conectar el dispositivo a monitores externos (Displayport, HDMI y Thunderbolt), así como leer multitud de discos externos a través de sus cuatro puertos USB 3.0 y de su puerto micro USB.

También hay lugar para dos mini-jacks estándar chapados en oro, un puerto Ethernet, un lector para tarjetas SD e incluso para una unidad óptica grabadora de DVD, que podremos intercambiar a placer, como si de un PC modular se tratase, por un ventilador extra siempre que no la estemos utilizando.

Se trata un conjunto extremadamente completo que, creemos, está muy preparado para la realidad virtual, pues en ninguna ocasión hemos echado de menos algún puerto más. Además, el hecho de que el sistema presente un disco duro de 1TB junto a un SSD de 256GB no hace más que agravar dicha teoría, pues mucho tendrá que llover hasta que consigamos ocupar todo ese espacio con juegos. Siempre y cuando no se nos vaya la cabeza con las rebajas de Steam, claro está.

Pantalla y audio


Esta nueva edición de la gama Predator presenta, como bien hemos citado al inicio del artículo, con una pantalla de 15,6 pulgadas que hace gala de un panel IPS de altísima calidad, y del que no tenemos ni una sola queja. Sin embargo, se trata de un monitor LCD Full HD, capaz de alcanzar únicamente los 1080p, lo cual se nos puede quedar algo cortos teniendo en cuenta la enorme potencia que estamos manejando. Aun así, el contraste, la gestión de los colores y demás parámetros predeterminados nos han parecido ejemplares, eso sí, junto a un gran ángulo de visionado que nos permite disfrutar del sistema desde prácticamente todas las posiciones.

Cambiando de tercio, hay que decir que el sonido nos ha parecido una auténtica sorpresa gracias a sus dos altavoces frontales, que, haciendo gala de un efecto subwoofer, rugen (literalmente) cada vez que se inicia el equipo, y con razón. El sistema presenta una calidad brutal y un volumen más que suficiente para cualquier usuario, alzándose esta característica como uno de los puntos más fuertes de todo el conjunto, pues se trata de una configuración todoterreno capaz de encandilar a cualquiera.

Rendimiento


Y si el sonido presenta un nivel apabullante, esperad a conocer al Trío Calavera. El Predator 15 llega a nuestras tiendas con una memoria RAM de 32GB DDR4, que se ve acompañada por un Procesador Intel Core i7-6700

HQ con una velocidad de 2,60 GHz. Y todo ello sin olvidarnos de la joya de la corona, una tarjeta gráfica GeForce GTX 1070 capaz de mover con soltura prácticamente todos los juegos del mercado, y todos los lanzamientos que llegarán a la plataforma durante los próximos años.

Tras horas de pruebas, podemos afirmar con rotundidad que, a la hora de la verdad, el sistema – siempre y cuando esté conectado a la corriente o esté en su modo de Alto Rendimiento – es un portátil omnipotente, que en nuestro caso no se despeinó ni lo más mínimo a la hora de mover auténticos juegos de última generación como The Witcher III: Wild Hunt, Grand Theft Auto V, Battlefield 1 o Rise of the Tomb Raider, pues en todos los casos jugamos a más de 80fps y en Ultra. Una auténtica locura para este rango de precios, que, como bien citamos anteriormente, tampoco tiene ningún problema en mover juegos propios de realidad virtual, aunque al prescindir de los medios necesarios, esta ha sido una característica que no hemos podido probar personalmente.

Dejando a un lado su rendimiento con videojuegos, no podríamos terminar esta sección sin antes destacar que el ordenador, como cabría esperar, también funciona extremadamente bien a la hora de desarrollar en un entorno gráfico como Unity o Unreal, editar vídeo con programas como Adobe Premiere o After Effects o, por supuesto, hacer uso de herramientas más cotidianas como Photoshop o el paquete Office.

Autonomía y refrigeración


Otro de los grandes aciertos que le hemos visto a este PC es que, en comparación con otros portátiles ‘gaming’ de la competencia, nos ha parecido, valga la redundancia, mucho más portátil. Y no solo por sus dimensiones y peso, sino también por su fuente de alimentación y por su considerable batería de ocho celdas de 6000 mAh, que fácilmente puede alcanzar e incluso superar las cuatro horas de duración, dependiendo del uso que hagamos de la CPU.

Por su parte, la refrigeración también nos ha parecido una solución más que decente, y es que gracias a la tecnología FrostCore el portátil se mantiene siempre a una temperatura baja, sin tener por ello que sacrificar nuestro silencio, pues los ventiladores funcionan a un nivel correcto, y no generan demasiado ruido. Tampoco faltan salidas de aire, ubicadas principalmente en la parte trasera del ordenador.

Por si fuese poco, parece que los chicos de Acer hayan pensado en todo, y es que gracias al sistema DustDefender y al ventilador metálico AeroBlade el equipo tratará de mantenerse limpio siempre, evitando en un segundo plano la acumulación del polvo de manera completamente automática, mientras que nuestras preocupaciones se verán limitadas a cuánto tiempo somos capaces de sobrevivir en la máxima dificultad de Doom.

Conclusiones


Sin alcanzar la perfección, lo último de Acer, como bien venimos comentando a lo largo de todo el artículo, es una auténtica exhibición de potencia y buen hacer, capaz de proporcionar una experiencia extremadamente satisfactoria a todo aquel que tenga el placer de probarlo en primera persona gracias a elementos como su memoria RAM de 32GB DDR4. Puede que su tarjeta gráfica no sea de la más última generación, así como que su pantalla no sea idílica en términos de resolución, pero no por ello deja de ser un equipo verdaderamente fascinante, enfocado a quienes buscan lo mejor de lo mejor por un precio inferior a 2500€. Desde luego, los Aliens no tienen nada que hacer contra este Predator.

GeS_Medal_Oro

A favor:

  • Conectividad de diez
  • El sistema de audio nos ha parecido una verdadera sorpresa
  • Refrigeración excepcional
  • El rendimiento general es una auténtica pasada…

En contra:

  • … Aunque la pantalla Full HD se nos queda algo corta para tanta potencia
  • Precio no apto para todos los bolsillos
Redactor en Gaming eSports desde el 2014. Sueño mucho y duermo poco. Alérgico a la picadura de la viuda negra, estrella de los Zanarkand Abes, brujo y héroe de mil y un aventuras. Intento de informático, de batería y de desarrollador. YouTuber a tiempo parcial.